Acción Ejecutiva

Familias del norte de Texas quedan devastadas tras el bloqueo de la acción ejecutiva

Las voces de los que sufren tras el bloqueo por parte de la Corte Suprema a la acción ejecutiva de Obama se quiebran pero sus esperanzas se mantienen firmes
23 Jun 2016 – 7:43 PM EDT

DALLAS, Texas - La noticia de un empate 4 a 4 en la votación de la Corte Suprema con relación a la acción ejecutiva del presidente Obama —que significa que el bloqueo al alivio migratorio continúa— dejó devastadas a algunas familias del norte de Texas, quienes guardaban la esperanza de poder arreglar su situación legal.

La división en el fallo de la Corte Suprema, que impidió el avance de las iniciativas presidenciales en el tema de inmigración, deja a casi cinco millones de inmigrantes indocumentados en un limbo legal y debilita las esperanzas de quienes luchan por un mejor futuro en este país.

Tal es el caso de Lourdes Ontiveros quien lloró al enterarse de la noticia. "Hemos esperado mucho tiempo para esto, hemos participado en marchas y protestas y ahora todo queda sepultado, es muy doloroso'', dijo.

Otros se sienten derrotados pero no pierden la esperanza. Marco Malagón, miembro de la organización North Texas Dream Team que ha impulsado a los jóvenes y sus familias a luchar diariamente, afirma que ''La batalla aún no termina y ahora es cuando debemos seguir luchando y preparándonos para lo que viene''.



Por su parte, Catalina Velasquez, directora de la organización "Young People For" dijo estar muy afectada por el anuncio de la Corte Suprema. "Estamos devastados. Cinco millones de familias van a tener que sufrir lo que yo sufrí en la universidad cuando deportaron a mi familia. Hace ocho años que no puedo darle un abrazo a mi mamá", dijo.

Velasquez se acogió en 2012 al programa de Acción Diferida (DACA). Ella y los demás beneficiarios de DACA no deben preocuparse porque la decisión de este miércoles no afecta a este programa, sólo a las iniciativas de la acción ejecutiva.

El fallo dividido de los cuatro jueces liberales y los cuatro conservadores del alto tribunal mantuvo hoy en vigor el bloqueo dictado por la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en Nueva Orleans, a la que había recurrido el Gobierno tras el bloqueo judicial de las medidas.



"Es inhumano, de un nivel de obstrucción que no tiene sentido. No estamos pidiendo ningún servicio, solo permiso para trabajar", argumentó Velasquez.

La guatemalteca María de León Barrios, quien lleva 13 años en el país y tiene dos hijos estadounidenses, dijo sentirse "traicionada" por la justicia.

Con "tristeza, enojo y decepción", Barrios lamentó ante la sede del Supremo no haber "llegado al corazón de los jueces".

También los mexicanos José Piña y Madai Ledesma, un matrimonio que lleva más de una década en EEUU y tiene una hija ciudadana estadounidense, quedaron "decepcionados" y "sin palabras".

"Perdimos la batalla pero no la guerra. Hay que seguir luchando para que no queden nuestros hijos desamparados", afirmó Piña. Con las leyes actuales, él y su mujer podrían ser deportados, pero no su hija, y de haberse aprobado las medidas de Obama hubieran quedado protegidos contra la deportación.

Esa lucha se desplaza ahora al terreno electoral para las organizaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes, como CASA o Latino Victory, presentes hoy en la congregación ante la Corte Suprema.

"Los jueces tuvieron la oportunidad de estar del lado correcto de la historia, la justicia y la moral. Pero han sido cobardes y han decidido seguir jugando el juego político a los republicanos", dijo Alma Couverthié, miembro de la organización CASA .

Las organizaciones latinas explicaron que centrarán sus esfuerzos ahora en promover la naturalización de ciudadanos, que se registren para votar y que acudan a las urnas el 8 de noviembre.

Del próximo presidente dependerá la nominación del noveno juez del Tribunal Supremo para sustituir al fallecido Antonin Scalia. La vacante no ha podido ser llenada debido a que los republicanos bloquearon al nominado por el presiente Obama.

Las organizaciones por la defensa de los hispanos dijeron esperar la nominación de un juez progresista y la victoria de la demócrata Hillary Clinton en las elecciones. Es la única opción que tienen en vista de la agenda antiinmigrante de su virtual rival, el republicano Donald Trump.

Además, como recordó la directora de Latino Victory, Lizet Ocampo, "aún es necesaria una reforma migratoria" del sistema completo, más allá de estas medidas ejecutivas, algo que será tarea del siguiente presidente y del Congreso.

Historias relacionadas:

Más contenido de tu interés