null: nullpx
Abortos

Florida aprueba ley que dificulta el acceso al aborto seguro

Uno de los estados afectados por regulaciones similares es Texas. Una ley de 2013 impuso severas restricciones al aborto.
26 Mar 2016 – 3:56 PM EDT

Aunque el aborto es legal en Estados Unidos, acceder a ese procedimiento de manera segura será más complicado en el estado de Florida, luego de que el gobernador Rick Scott firmara este viernes una ley –similar a la que se encuentra vigente en Texas- que dificulta el acceso al procedimiento y ha provocado el cierre de más de la mitad de las clínicas a las que las mujeres acudían para interrumpir su embarazo de forma segura.

"Como resultado de este proyecto de ley, miles de personas en toda Florida ya no podrán acceder a la atención esencial en materia de salud reproductiva, detección del cáncer, control de natalidad, y exámenes de bienestar", declaró Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood al diario Orlando Sentinel.

"Esta cruel medida está diseñada para quitar el cuidado de la salud a los grupos de mayor riesgo", agregó.


La ley, que se hará efectiva el 1 de julio, solicitará a los médicos que realicen abortos tener privilegios de admisión en algún hospital cercano con servicios de obstetricia y ginecología. También impone inspecciones a las clínicas que tienen licencias y prohibiciones de venta, compra o transferencia de material fetal.

Abortar en Estados Unidos es legal desde el año 1973 (Roe v. Wade). Sin embargo, desde entonces, distintas iniciativas han intentado desafiar su legalidad.

La normativa vigente se rige por el caso Planned Parenthood v. Casey (1992), que asegura que los estados pueden establecer restricciones, con tal de que éstas no representen un obstáculo sustancial para que una mujer pueda abortar.

La ley en la que se enfoca el caso en cuestión, Whole Woman’s Health v. Hellerstedt, es la House Bill 2. Defensores aseguran que su objetivo es proteger a las pacientes y dar tratamientos de emergencia a quienes se practican abortos, por si ocurren complicaciones.



Pero organizaciones de salud consideran que se trata de medidas innecesarias que han obligado a las clínicas a cumplir con los estándares quirúrgicos de un pequeño hospital, entre otras exigencias, por lo que esta ley no tiene nada que ver con mejorar la salud reproductiva, mucho menos de las más pobres.

John Stemberger, presidente del Consejo de Políticas de Familia de Florida, saludó la decisión del gobernador Scott. "Es una victoria histórica", dijo al diario Orlando Sentinel. "Estamos emocionados de haber sido parte de este esfuerzo".

Stemberger es parte del grupo que ha presionado a Scott para la aprobación de la ley, luego de que Planned Parenthood fuese objeto de controversia este año tras las filtraciones de videos de sus ejecutivos discutiendo la supuesta venta de tejidos y órganos de fetos abortados.


Otras organizaciones como American Civil Liberties Union of Florida están en contra. Su director ejecutivo Howard Simon aseguró este viernes que condenarán la ley.

"Cualquiera que haya vivido en Florida durante la administración de Rick Scott no se sorprendería con la firma de esta legislación que restringe el acceso de las mujeres a sus cuidados de salud", dijo Simon al diario Miami Herald.

Proveedores de salud como Planned Parenthood y Whole Woman’s Health han asegurado que la ley fue diseñada especialmente para provocar el cierre de clínicas que proveen servicios de este tipo (TRAP, Targeted Regulation of Abortion Providers).


Uno de los estados afectado por regulaciones similares es Texas. Una ley estatal aprobada en 2013 impuso severas restricciones al aborto y generó el cierre de más de la mitad de las 41 clínicas que los practicaban, en ese estado donde 5.4 millones de mujeres están en edad fértil.

Como resultado, en Texas las mujeres que quieren interrumpir su embarazo de forma segura solo pueden acudir a 10 centros que sobrevivieron a las restricciones. Esto seguirá ocurriendo hasta que la Corte Suprema se manifieste sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad de la medida.

Este viernes, Scott aprobó un paquete de 68 leyes. Además de establecer las restricciones al aborto, firmó otro instrumento que permitirá a los pacientes terminales utilizar la marihuana para disminuir el sufrimiento.

Publicidad