publicidad
Jake Colborn y sus nietos recorren los escombros de su casa, que quedó totalmente destruida por el incendio Thomas en Santa Paula, California.

"Nadie podía detener ese fuego": el drama de una familia que lo perdió todo en incendio de California

"Nadie podía detener ese fuego": el drama de una familia que lo perdió todo en incendio de California

Una familia de Santa Paula que perdió su vivienda en el fuego Thomas, que ha calcinado 96,000 acres en el condado de Ventura, comparte su amarga experiencia. El incendio no solo destruyó el hogar donde vivieron durante 42 años, sino objetos con valor sentimental.

El incendio Thomas en Ventura solo ha sido controlado en un 5 % Univision

SANTA PAULA, California.- Jake Colborn camina con cautela sobre los escombros del que fue su hogar en las montañas de Santa Paula durante más de 40 años, pero aún tiene el ánimo para bromear. "Te voy a dar un recorrido por el interior de mi casa", dice con una sonrisa simulando entrar por la puerta de su casa. Al llegar a la sala que ya no está, dice: "Hay que ser positivos".

De esa vivienda de tres recámaras, dos baños, sala amplia, piscina, jacuzzi, casa de visitas y un taller, solo han quedado fierros retorcidos, montañas de carbón, láminas destruidas y restos de objetos. "No me queda de otra que levantarme de las cenizas", reflexiona Jake, de 69 años, ya con un tono más serio.

publicidad

La mañana del lunes, el voraz fuego Thomas, que ha calcinado 115,000 acres y más de 400 estructuras en el condado de Ventura, se asomó por la colina que se encuentra en la parte trasera de la casa que habitaban Jake y su esposa, Lorrie. No era la primera vez que un incendio forestal amenazaba su hogar, por eso evacuaron sin alarmarse demasiado.

Relacionado
Más de 2,500 bomberos luchan contra la furia de las llamas del in...
Incendio en Ventura ya ha calcinado 132,000 acres destruyendo más de 400 edificaciones a su paso

Se fueron a la casa de su hija Jessica, en Ojai, a unas millas de ahí. A pesar de las fuertes ráfagas de viento que avivaban las llamas y el intenso humo, Jake confió en se trataría de otro susto. Un familiar que regresó a su comunidad le envió un video de la devastación, pero Jake tampoco se asustó.

Finalmente, el martes, él y su esposa subieron al vecindario, pasando por laderas humeantes y viendo incluso la destrucción de las casas de sus vecinos. Cuando llegaron a la entrada de su propiedad les cayó un balde de agua fría: las llamas no se apiadaron de su hogar y calcinaron todo.

"Sigo pasmada", expresó Lorrie, de 70 años. "No estoy segura de cómo siento. Pensaba: puedo recuperar esto o aquello, pero no. No hay nada ahí. Perdí todo", dijo apuntando a los restos de su casa.

Lorrie, de 70 años, enseña la devastación de lo que alguna vez fue su casa.
Lorrie, de 70 años, enseña la devastación de lo que alguna vez fue su casa.


"Hemos estado aquí por 42 años y ya hemos pasado por otros fuegos, pero nunca imaginé que nos tocaría esta vez. Yo solo tomé medicinas, unos ahorros, nuestro perro y mi esposo agarró tres de las mejores armas de su colección. Fue todo. Cuando regresamos vimos que no quedó nada", lamentó.

Los Colborn esperan reconstruir su vivienda en un año, con la ayuda del seguro inmobiliario y sus familiares. En tanto, planean vivir en la casa móvil que les prestará un pariente. Este miércoles, ellos comenzaron las labores de limpieza, con la ayuda de su hija Jessica y sus tres nietos, con la motivación de regresar a su vida anterior lo antes posible. Pocos han empezado ese proceso. Los retenes de la Policía de las laderas de las montañas de Santa Paula impiden el acceso a los afectados.

"Hay unas 100 casas que se quemaron aquí y muchas familias no lo saben", dijo Jessica, la hija de los Colborn. Ella agradece que sus padres no vieron cuando su vivienda se quemó.

Lorrie cuenta que cuando los evacuaron ya había equipos de bomberos tratando de contener el fuego Thomas; sin embargo, no los culpa por no evitar la destrucción de su casa. "Nadie podía detener ese fuego. Al ver esta destrucción te das cuenta que no había manera de contener su voracidad", agregó.

Jake, un contratista de la construcción, perdió también el taller donde guardaba su herramienta y material. Se encontraba en el acceso de su propiedad.

También se quemó la gran mayoría de sus 50 armas antiguas que coleccionaba desde hacía una década. Solo rescató unas pocas, las más valiosas. Las que fue encontrando debajo de los escombros las colocó en fila en su patio. "Algunas de esas armas las trajo mi padre de Japón en la Segunda Guerra Mundial", relató.

Uno de los nietos de la pareja Colborn revisa entre los escombros de la...
Uno de los nietos de la pareja Colborn revisa entre los escombros de la vivienda calcinada.

Sus tres nietos trataban este miércoles de recuperar otros objetos, los que sirvieran, entre las cenizas, aunque la búsqueda fue infructuosa.

"Mis hijas crecieron aquí, esta era la única casa que conocían", dijo Jake, quien planea comenzar la edificación de su nueva vivienda tan pronto le envíe dinero la compañía de seguros inmobiliarios. "Mi plan es tirar los escombros y reconstruir todo de nuevo. Simple", comenta.

Su esposa calcula que los daños a su vivienda superan el millón de dólares y lamenta que hay cosas que no podrá reemplazar. "Perdimos muchas fotos preciosas, viejas, de mis padres, abuelos y bisabuelos. Todo desapareció", mencionó.

Jake entristece al referirse a los árboles que por muchos años le dieron sombra a su casa. El fuego los mató. "Lo que más me molesta son estos árboles hermosos que se quemaron y ahora tengo que cortarlos. ¿Cómo reemplazas un árbol enorme que había vivido varios años?", se pregunta.

Relacionado
Las llamas del fuego Creek devoran ranchos en el barrio Shadow Hills, en...
Incendios en el sur de California no dan tregua y amenazan con devorar más de 20,000 estructuras
En fotos: Pavorosos incendios obligan a la evacuación de miles de residentes del sur de California
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad