null: nullpx
Cambio Climático

Más de 200 revistas médicas advierten de una catástrofe de salud pública debido al cambio climático

La crisis climática no es un oso blanco sobre un pedazo de hielo en los confines del polo, o no solamente. Estamos ante la mayor amenaza de salud pública que enfrenta la humanidad, alertan en un editorial conjunto más de 200 revistas médicas que avisan sobre las repercusiones del cambio climático en la salud y exigen a los países ricos actuar con más contundencia.
7 Sep 2021 – 01:15 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El editorial publicado por primera vez de forma conjunta en las revistas médicas más influyentes del mundo es una llamada de atención a los países ricos para evitar una catástrofe sanitaria que puede resultar ser mucho peor que la provocada por la pandemia. Como señaló Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "los riesgos que plantea el cambio climático podrían eclipsar los de cualquier enfermedad”.

“Superar los 2°F de calentamiento y permitir la destrucción continua de la naturaleza provocarán la próxima crisis, que será mucho más mortal”, escribe en una nota Fiona Godlee, editora de British Medical Journal.

Los tiempos en los que la crisis ecológica se identificaba con un oso blanco sobre el hielo en un confín lejano quedaron muy atrás. El medio ambiente y la salud están inextricablemente entrelazados y nos tocan de cerca.



La crisis ecológica ya tiene repercusiones muy concretas en la salud de las personas. En los últimos 20 años, por ejemplo, la mortalidad por calor entre los mayores de 65 años ha aumentado más de un 50%.

De hecho el aumento de las temperaturas ya está poniendo a prueba los sistemas de salud pública. Cientos de personas murieron este verano en una ola de calor sin precedentes en el noroeste del Pacífico.

El huracán Ida causó docenas de muertes la semana pasada en varios estados por inundaciones repentinas y otros impactos. Con la red eléctrica caída, algunos murieron por intoxicación de monóxido de carbono causada por el uso de generadores.

El humo de los incendios forestales, que obstruye cada vez más el cielo con niveles peligrosos de contaminación atmosférica, provoca picos en las visitas a las salas de urgencias.

Los desastres que se repiten, como huracanes o fuegos, pueden conllevar problemas de salud mental. Por no hablar de las enfermedades infecciosas.

Tan fuertes como el eslabón más débil

La población más vulnerable (niños, tercera edad, minorías, enfermos, personas sin recursos) sufre los mayores riesgos, y todo ello vuelve a los países ricos en forma de enfermedades, migración, conflictos e inseguridad alimentaria. “ Somos tan fuertes como los miembros más débiles de la comunidad internacional”, dice el texto.

Esta la primera vez que semejante número de publicaciones influyentes se unen para hacer una misma declaración, un reflejo de la gravedad de la situación. El editorial se publica antes de la asamblea general de la ONU y de la cumbre climática de la Cop26 que se celebrará en Glasgow, en Escocia, el próximo mes de noviembre, donde líderes mundiales discutirán nuevos compromisos para reducir los gases de efecto invernadero.

"En vísperas de estas reuniones fundamentales, nosotros -los editores de las revistas de salud de todo el mundo- hacemos un llamamiento para que se tomen medidas urgentes a fin de mantener el aumento medio de la temperatura mundial por debajo de 2 F, detener la destrucción de la naturaleza y proteger la salud".

Misma

atención que la pandemia

El editorial señala que el cambio climático requiere el mismo tipo de financiación y atención que ha recibido la pandemia del covid-19.

" El cambio climático puede ser la mayor amenaza para la salud pública y para nuestro modo de vida", afirma Eric Rubin, redactor jefe del New England Journal of Medicine. "No creo que podamos perder de vista estas enormes cuestiones porque nos consuma una que resulta ser un problema de salud en este momento".

"La salud ya se está viendo perjudicada por el aumento de la temperatura global y la destrucción del mundo natural, una situación sobre la que los profesionales de la salud llevan décadas llamando la atención”, sostienen. “La ciencia es inequívoca; un aumento global de 3F por encima de la media preindustrial y la continua pérdida de biodiversidad suponen un riesgo de daño catastrófico para la salud que será imposible de revertir”.

Los autores indican que la pandemia no debería ser excusa para no actuar. "Estamos unidos al reconocer que sólo los cambios fundamentales y equitativos en las sociedades revertirán nuestra trayectoria actual. Deben realizarse cambios urgentes en toda la sociedad, que conducirán a un mundo más justo y saludable”.


Países ricos, países pobres

Los países más ricos, que han provocado la crisis medioambiental de forma desproporcionada, deben hacer más para ayudar a los países de renta baja y media a construir sociedades más limpias, sanas y resistentes, afirman los autores.

"El clima cambiante nos pone en peligro de muchas maneras, incluyendo sus impactos críticos sobre la salud y la prestación de asistencia sanitaria. Como profesionales de la medicina y la salud pública, tenemos la obligación no sólo de anticiparnos a las nuevas necesidades sanitarias, sino también de participar activamente en la limitación de las causas de la crisis climática," advirtió Rubin.

La estrategia actual de animar a los mercados a cambiar las tecnologías sucias por las más limpias no es suficiente, dice el editorial. " Los gobiernos deben intervenir para apoyar el rediseño de los sistemas de transporte, las ciudades, la producción y distribución de alimentos, los mercados de inversiones financieras, los sistemas de salud y mucho más".

El presidente Biden se ha comprometido a ampliar los vehículos eléctricos, a mejorar el ahorro de combustible y a desplegar más energías renovables, pero con una escasa mayoría demócrata en el Congreso, sigue luchando por aprobar algunas de sus principales políticas climáticas.

Los científicos afirman que, aunque es inevitable un cierto calentamiento a corto plazo, aún hay tiempo para evitar los peores impactos del cambio climático. No todo está perdido.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés