null: nullpx
Prostitución

"Las drogaba y llevaba a hoteles": hombre de California reclutaba a menores por Instagram para prostituirlas

Ariel Guizar-Cuellar, de 38 años, se declaró culpable de tráfico sexual y explotación de menores esta semana en una corte federal de San José. El acusado, que operaba redes de prostitución en el norte y sur del estado, podría ser sentenciado a cadena perpetua.
10 May 2019 – 9:13 PM EDT

En las redes sociales lo conocían con el sobrenombre de “Shy”, un prolífico tatuador del norte de California con un considerable número de seguidores en plataformas como Facebook, Twitter e Instagram. Pero de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Ariel Guizar-Cuellar usaba las redes sociales no solo para publicitar sus servicios, sino también para reclutar a menores de edad con el objetivo de prostituirlas en hoteles en el norte y sur del estado.

Este martes en una corte federal de San José, Guizar-Cuellar se declaró culpable de tráfico sexual y explotación de menores, cargos que lo podrían llevar a pasar el resto de sus días tras las rejas. El fiscal federal David L. Anderson informó que, entre septiembre de 2014 y enero de 2016, el acusado -junto a varios de sus cómplices- operó una red de trata mediante la cual ofrecía los servicios sexuales de mujeres, entre las que había por lo menos tres adolescentes menores de edad a las que mantenía drogadas para obligarlas a trabajar.

Los documentos judiciales señalan que "Shy", de 38 años, fungía como líder y principal operador financiero de la red de prostitución que operaba desde las ciudades de San José y Santa Clara, pero que tenía alcance en el resto del Área de la Bahía. El indiciado usaba su popularidad como artista de tatuajes para reclutar a menores de edad a través de las redes sociales, principalmente Instagram, desde donde iniciaba conversaciones con las adolescentes que dejaban comentarios en sus publicaciones.

El Departamento de Justicia dijo que Guizar-Cuellar subía fotografías de sus víctimas a la página de internet Backpage.com, un sitio web de clasificados que fue confiscado por las autoridades federales el año pasado por facilitar la prostitución y el lavado de dinero. Desde Internet ofrecía los servicios de las menores y las llevaba a hoteles de toda el Área de la Bahía para que tuvieran sexo con sus clientes.

"(El acusado) les daba condones a las menores para que los usaran durante los encuentros sexuales con sus clientes y les exigía dinero después de las citas", explicó Anderson. El fiscal agregó que Guizar-Cuellar incluso "grabó a una de las menores teniendo relaciones sexuales con un cliente adulto en la ciudad de Sunnyvale".

Durante la audiencia del martes, "Shy" admitió también que una de sus prácticas consistía en surtir a las adolescentes con metanfetaminas para convencerlas de seguir trabajando para él. Además, cuando las llevaba con sus clientes, les prohíba que revelaran su verdadera edad.

En total, el acusado se declaró culpable de cinco cargos por trata, tráfico y explotación sexual de menores. La juez federal Beth Labson Freeman programó para el próximo 22 de octubre una nueva audiencia para dictarle una sentencia que, según los fiscales, podría ser de cadena perpetua.

Historial como proxeneta

Las actividades delictivas de Ariel Guizar-Cuellar no se limitaban al Área de la Bahía o el norte de California. Su papel de proxeneta también era conocido por las autoridades en el sur del estado, donde fue juzgado y sentenciado por violar a una adolescente de 15 años y prostituir a por lo menos siete mujeres más, entre ellas varias menores de edad.

Las autoridades del condado Orange le comenzaron a seguir la pista en febrero de 2016, cuando recibieron el reporte de una joven que había escapado de su casa y terminado como víctima de trata en la ciudad de Anaheim.

Los fiscales de ese condado le presentaron 17 cargos por delitos relacionados con violación, sodomía, suministrar drogas a menores, posesión ilegal de armas, tráfico sexual de menores y explotación, y en julio de 2017 fue sentenciado en una corte de Orange County a 31 años en prisión y a registrarse como delincuente sexual por el resto de su vida.

Guizar-Cuellar operaba la red de trata en el norte y sur de California en complicidad con Jocelyn Contreras, Araceli Mendoza y Alyssa Anthony. Contreras fue sentenciada a 873 días en prisión y a cinco años de libertad condicional, mientras que Mendoza recibió una condena de 860 tras las rejas y cinco años de libertad supervisada.

La investigación contra Guizar-Cuellar en el norte de California se realizó en cooperación con el Buró Federal de Investigaciones (FBI), el Departamento de Policía de San José, la oficina de investigaciones de la Fiscalía del condado de Santa Clara y el Grupo Especial de Investigación sobre Tráfico Humano del condado de Santa Clara.

Así fue la caída de La ‘Madame’, la "mayor proxeneta de Cartagena" investigada en Colombia (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés