null: nullpx
Coronavirus

Brote de coronavirus en cárcel de San Quintín amenaza la salud pública en California, advierten expertos

En las últimas dos semanas la prisión estatal pasó de 23 casos de coronavirus a más de 500. Expertos en salud advierten que el brote puede ser "catastrófico" para los reos y poner en riesgo de colapso el sistema de salud en toda la Bahía de San Francisco.
26 Jun 2020 – 12:42 AM EDT
Reacciona
Comparte

SAN FRANCISCO, California. – En los últimos 14 días, la prisión estatal de San Quintín sumó 500 contagios de coronavirus adicionales a los apenas 23 que se reportaban durante la segunda semana de junio, un brote que ha puesto en alerta a las autoridades locales y que los expertos de salud creen que podría ser "catastrófico" para la población carcelaria, además de poner en riesgo la capacidad hospitalaria de toda la Bahía de San Francisco.

El brote de covid-19 en la cárcel más antigua de Estados Unidos ha movilizado además a decenas de activistas y defensores públicos en la región, quienes le exigen al gobernador Gavin Newsom que se haga cargo de un problema que claramente ha rebasado al Departamento de Correccionales de California.

“La única manera de parar una tragedia es liberar a las personas inmediatamente”, dijo Norma Orozco, representante del centro de derechos humanos Ella Baker, en una entrevista con Noticias Univision 14.

Como ocurría durante los primeros días de la pandemia, las cifras de infectados al interior del centro penitenciario aumentan por hora y este se jueves, con 523 contagios, San Quintín se convirtió en la cárcel con más casos de covid-19 en todo California. Por si fuera poco, de la población de casi 4,000 reos y empleados dentro del penal, a solo 1,480 se les han realizado pruebas de coronavirus.

“Hubo muchos errores que llevaron a esta crisis. Todos deberíamos estar muy preocupados, particularmente porque nuestros hospitales locales se ven amenazados con una saturación”, dijo Marc Levine, un asambleísta de California que representa el distrito donde se encuentra la prisión de San Quintín en el condado de Marin, al norte de San Francisco.

Ese panorama desalentador lo comparten también expertos en salud de la Universidad de California que recientemente visitaron el centro penitenciario y dejaron una advertencia sobre la necesidad inmediata de recudir la población carcelaria a la mitad si se quería evitar un “brote catastrófico” de covid-19.

Pero los funcionarios de la correccional estatal hicieron caso omiso a la recomendación, y desde entonces, los contagios se han disparado de manera alarmante. Al menos una muerte entre reos es investigada para determinar si está vinculada a las infecciones de coronavirus.

En un memorando enviado al sistema de correccionales, los expertos de la Universidad de California advierten que el brote en San Quintín puede convertirse en una “crisis de salud en las comunidades aledañas” a la prisión, además de que los errores de la administración han vuelto el ambiente demasiado riesgoso para los reos y los empleados del penal.

“Es inconcebible que se encuentren (los reclusos) en ese entorno tan peligroso”, señala el documento.

Desde que el brote se agudizó, decenas de activistas han recurrido a las redes sociales bajo el hashtag #StopSanQuentinOutbreak para exigirle al gobernador Newsom y al Departamento de Correccionales de California aprobar la liberación inmediata de cientos de reos, frenar las transferencias de reclusos a otras cárceles y someter a pruebas de coronavirus a todos los que estén dentro de la prisión, incluyendo a los empleados.

“No hay otra manera de parar el coronavirus en una prisión. No hay manera de practicar distancia social en una prisión“, advirtió Orozco.

San Quintín registró su primer caso de coronavirus el 1 de junio, días después de que 121 presos fueran trasladados desde otra cárcel en San Bernardino. En ese momento, aquel centro penitenciario registraba más de 450 casos de coronavirus y, según los expertos, ese posiblemente es el origen de los contagios.

Las autoridades estatales anunciaron que pondrán en marcha un programa de liberación anticipada de reos para frenar los contagios de covid-19 en el sistema carcelario. Los beneficiados deberán tener menos de 180 días restantes en sus condenas, además de no haber cometido delitos violentos ni estar registrados como delincuentes sexuales.

Sigue nuestra cobertura sobre la pandemia y encuentra los recursos que ofrecen las autoridades y las organizaciones no lucrativas para sobrevivir a la crisis del coronavirus:

En fotos: así desmantelaron la cámara de gases y la sala de inyecciones letales en California

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés