null: nullpx
Control de Inmigración y Aduanas (ICE)

Acusados de homicidio y violación: ICE publica lista de indocumentados que las Policías no han querido entregar

El Servicio de Inmigración y Aduanas reveló su primer reporte sobre las órdenes de retención que han sido rechazadas por las autoridades locales, en el que destaca el caso de un hondureño arrestado en 10 ocasiones por la Policía de San Francisco y el de otro mexicano detenido seis veces por la Policía de San José.
19 Jul 2019 – 1:17 PM EDT

SAN JOSÉ, California. - Como parte de un esfuerzo para evidenciar los “riesgos a la seguridad pública” derivados de la falta de cooperación de las agencias del orden locales en California, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) hizo público un reporte en donde enumera las ocasiones en que los departamentos de Policía y oficinas del Sheriff han rechazado sus peticiones para retener a un inmigrante indocumentado detenido.

Si bien los desencuentros entre ICE y las autoridades locales no son nuevos, en el documento la agencia federal señala a las policías y alguaciles de más de una decena de ciudades y condados por negarse, de forma “obstinada”, a cooperar con sus oficiales. Esta acción, según la agencia, responde a una orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump y busca poner en evidencia las instancias en las que ICE emitió una orden de retención ( detainer, en inglés) que fue declinada, y como resultado de esto el indocumentado volvió a cometer un delito tras ser liberado de la custodia local.

El reporte destaca los casos de 16 indocumentados detenidos que posteriormente salieron bajo fianza, sin que las peticiones de ICE para trasferir su custodio fueron honradas. Entre estos destacan el de un mexicano de 30 años que la Policía de Los Ángeles no le quiso entregar a ICE y que, tras salir libre, volvió ser detenido bajo cargos de homicidio, así como el de otro hombre de la misma nacionalidad arrestado inicialmente en el condado de San Luis Obispo, pero puesto en libertad solo para que días después volviera a caer preso por presuntamente cometer una violación.

“Desafortunadamente, un número de indocumentados que han sido liberados en estas circunstancias han terminado cometiendo crímenes adicionales, incluyendo delitos violentos. La mayoría de estos crímenes se pudieron haber prevenido si se le hubiera permitido a ICE poner bajo su custodia a estos indocumentados y deportarlos del país, como lo establecen las leyes federales”, escribió la agencia en el reporte.

Aunque en la orden ejecutiva del presidente solo señala que se debe “proveer al público con información sobre las órdenes de retención rechazadas”, ICE decidió que para su primer entrega, que comprende el segundo trimestre del año fiscal 2018 -entre el 1 de enero y el 31 de marzo-, el documento estaría enfocado únicamente en California, donde recientemente la agencia realizó operativos que arrojaron más de una veintena de detenidos y cuyos líderes -a nivel local y estatal- han desafiado abiertamente las políticas antiinmigrantes implementadas por la administración Trump.

Criminales conocidos por la ley

La lista de ICE pone en el banquillo de los acusados a más de una decena de agencias del orden locales, entre las que están las Policías de San Francisco, Santa Clara, San José, Los Ángeles, Oxnard y Beverly Hills, así como las oficinas de los Sheriff de los condados Riverside, San Luis Obispo, Los Ángeles, Monterey, Ventura y Santa Cruz.

No es coincidencia que en el reporte destaquen las jurisdicciones que se han visto involucradas en casos de alto perfil, como ocurren con las policías de San José, con tres casos en el listado, y de San Francisco, con dos. En el pasado, ambos departamentos han sido tenido bajo su custodia a indocumentados acusados de homicidios que reavivaron el debate migratorio y que pusieron en entredicho las leyes santuario del estado de California.

En marzo de este año, la Policía de San José arrestó Carlos Eduardo Arévalo Carranza, un indocumentado de origen salvadoreño acusado por el homicidio de Bambi Larson, a quien apuñaló en repetidas ocasiones el pasado 28 de febrero. Tras su detención, se dio a conocer que había sido deportado en al menos una ocasión y había estado bajo la custodia de las autoridades locales por delitos como rapto, robo y posesión de drogas. En San Francisco, por su parte, el caso de José Inés García Zárate, absuelto por el homicidio de Kate Steinle, también tuvo alcance nacional e incluso fue utilizado por el presidente Trump para justificar el endurecimiento de sus políticas migratorias y entablar una batalla contra las ciudades santuario.

En el reporte de ICE, un robusto segmento está dedicado a casos de indocumentados que son criminales reincidentes ya conocidos por las autoridades locales, como ocurrio con un hondureño de 23 años que, entre el 20 de febrero de 2018 y el 21 de enero de 2019, fue detenido por la Policía de San Francisco en 10 ocasiones por cargos relacionados como atracos, robo de vehículo, invasión de propiedad privada y posesión de drogas. En cada arresto, contactaron a la Policía a través de una orden de retención para que lo entregaran a las autoridades migratorias, pero todas fueron rechazadas.

Destaca también el caso de otro mexicano de 26 años detenido en seis ocasiones por la Policía de San José bajo cargos de robo vehicular, portación de arma blanca, posesión de drogas y de artículos robados, entre otros. Al igual que en todos los casos enlistados en el reporte, las autoridades locales se negaron a entregar al indocumentado a los agentes de ICE.

No fue "redada masiva", pero este discreto operativo de ICE dejó una veintena de arrestados en California (fotos)

Loading
Cargando galería

Ley santuario en California

Desde el 1 de enero de 2018, la ley SB 54 convirtió a California en el primer estado que se autodenominó como santuario y amplió la protección para los inmigrantes indocumentados, al limitar la cooperación de los cuerpos policiales locales con las autoridades de inmigración federales.

El 'Acta de los Valores', como también se le conoce, busca prevenir el uso de recursos públicos, estatales y locales en tareas que competen al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), como una respuesta de los legisladores de California ante el endurecimiento de las políticas migratorias de la administración del presidente Donald Trump contra los indocumentados.

Los policías y agentes del Sheriff, incluyendo los que trabajan en las cárceles, pueden seguir trabajando con las autoridades federales de inmigración si es que una persona ha sido hallada culpable de uno de unos 800 delitos, mayormente delitos graves y delitos menores que pueden ser aplicados como delitos graves, pero ellos no pueden entregar inmigrantes a las autoridades federales si es que solo tienen delitos menores en su historial delictivo.

La medida fue presentada por el entonces líder del Senado, Kevin de León, y se aprobó en la Legislatura estatal solo con votos demócratas. Desde que se comenzó a debatir, los republicanos de California dijeron que la ley protegería a delincuentes y dificultaría la tarea de los agentes del orden para mantener la seguridad de las personas.

"Son tiempos inciertos para los californianos sin documentos y sus familias. Esta ley encuentra un punto intermedio que protegerá la seguridad pública mientras aporta una medida de alivio para aquellas familias que están ahora viviendo con miedo cada día", señaló el exgobernador Jerry Brown luego de firmar la iniciativa de ley en 2017.


En fotos: Así recomiendan actuar a los inmigrantes en caso de ser detenidos por ICE o la policía

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés