Lluvias

Puerto Rico aún no se recupera del huracán y nuevas lluvias colapsan puentes y provocan derrumbes

No se han reportado víctimas, pero algunas zonas volvieron a quedar incomunicadas. Autoridades advierten que las lluvias de los próximos tres días pueden deteriorar aún más la infraestructura de la isla.
16 Oct 2017 – 10:13 AM EDT

Las fuertes lluvias que han caído sobre Puerto Rico durante las últimas horas y que se espera se extiendan hasta el jueves provocaron el colapso de al menos dos puentes, un deslizamiento de terreno y ríos fuera de su cauce, en la isla devastada por el paso del huracán María.

Gran parte de la isla se encuentra bajo vigilancia de inundaciones repentinas hasta el miércoles por la noche debido a fuertes lluvias y vientos producto de la gran cantidad de humedad en la atmósfera por una onda tropical, según el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan.

El SNM advirtió de que “los suelos ya están saturados y muchos ríos están aún sobre su cauce normal. Cualquier lluvia fuerte adicional puede provocar inundaciones repentinas urbanas y en arroyos pequeños”.

También advirtió de la posibilidad de deslizamientos de terreno y desprendimiento de rocas en las zonas rurales de la isla, duramente golpeadas por María. Las lluvias también podrían obstaculizar la entrega de ayuda a personas en las áreas montañosas de la isla y las zonas inundables.

Los primeros problemas se registraron este lunes en el interior del norte de la isla, donde un puente colapsó por la mañana en la carretera PR-734 de Cidra, dejando a varias familias incomunicadas, según la Policía, que fue alertada sobre el incidente mediante una llamada a la línea de emergencias 911.

Otro puente colapsó luego en la carretera PR-830 en el barrio Cerro Gordo de Bayamón.

En Caguas, el río Bayamón se salió de su cauce en el sector Los Reyes y las vías que se ubican en el área se encuentran intransitables, según un reporte policíaco.

También se registró un deslizamiento de terreno en la carretera PR-798 en el barrio Río Cañas.

En la vecina Aguas Buenas se registró otro deslizamiento de terrero en la carretera PR-173 en el barrio Jagüeyes, sector La Mula, pero no se reportó de personas afectadas por el incidente.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, pidió a los damnificados por el huracán María buscar refugio y protegerse durante los próximos tres días debido a las lluvias que pueden deteriorar aún más la precaria infraestructura dañada por el ciclón hace casi cuatro semanas.

Rosselló advirtió de que las lluvias “van a tener un impacto más fuerte que si hubiesen venido antes del huracán” y pidió a los ciudadanos que “tratemos estas circunstancias con seriedad. Que si están en un área vulnerable, que busquen dónde puedan estar seguros. Que cuando esté lloviendo, si no hay necesidad de estar transitando por estas áreas, que no lo hagan”.

“Hemos visto, por ejemplo, que gran mayoría de las muertes provocadas por el huracán han sido por deslizamientos, personas ahogadas, etcétera, y lo que queremos alentar es que en estos días va a haber unos patrones de lluvia que pueden ser significativos”, agregó el gobernador.

El Ejecutivo también anticipó problemas de salud pública y posible colapso adicional de infraestructura con las nuevas lluvias.

Como ejemplo de lo delicado que está la infraestructura explicó que “aun sin lluvia hemos podido ver cómo han pasado días y algunos puentes no se han sostenido, algunas vías han caído particularmente en las montañas, por la condición del suelo”.

Un total de 18 puentes en la isla están fuera de servicio por los efectos de María, 42 carreteras siguen bloqueadas y 34 con daños severos, según Rosselló.

Otro punto delicado son las personas que no tienen techo o cuyas viviendas resultaron dañadas por el huracán.

Las autoridades calculan que unas 250,000 viviendas sufrieron severos daños por el huracán María y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) solo ha podido distribuir 30,000 toldos para por lo menos tapar los techos de las residencias que lo perdieron.

Se espera un cargamento adicional de alrededor de 450,000 nuevos toldos.



Ya hace una semana otra serie de fuertes lluvias por una vaguada y una onda tropical obstaculizaron la entrega de suministros como agua y alimentos a los damnificados por el huracán María, porque las aeronaves que llevan la ayuda a la población aislada no podían aterrizar .

Las inundaciones de entonces afectaron con especial virulencia al área metropolitana de San Juan.

El gobierno no ha dicho aún qué alternativas tomará, si alguna, para suplir las necesidades de los damnificados o si continuará con su plan de ayuda a las comunidades.

Tampoco se sabe qué impacto tendrán las nuevas lluvias sobre la recuperación de los servicios esenciales como el agua, la luz y la telefonía.

Según los últimos datos oficiales poco más de 898,000 clientes de 1.2 millones de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) tenía servicio de agua el lunes y poco más de 200,000 clientes de un total de 1.5 millones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) tenía luz en 23 de los 78 municipios de la isla.

Poco más de la mitad (59%) de los clientes de telefonía fija y móvil en el país tenía servicio este lunes.

En vista del deterioro de las condiciones del tiempo en el mar, tampoco se puede anticipar si las ayudas por barco o los ejercicios de la Guardia Costera o hasta la nave-hospital USS Comfort se verán afectadas.

Más contenido de tu interés