null: nullpx
Elecciones en Puerto Rico

Mueve el problema colonial a los candidatos a la Gobernación

De cara a las elecciones, los seis candidatos a la Gobernación debatieron públicamente sobre temas de seguridad, estatus, corrupción, entre otros.
2 Sep 2016 – 2:18 PM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico. - El problema colonial de Puerto Rico movió a los candidatos a gobernador durante el primer debate televisado, aun en aquellos partidos o candidatos que no se lo han planteado como un problema urgente o que no defienden en sus plataformas una alternativa específica.
Sí se conminaron a que se aclaren las ambigüedades sobre el estatus que se puedan tener, como le pidieron los candidatos Ricardo Rosselló (del PNP) y María de Lourdes Santiago (PIP) a David Bernier (PPD).

“Quien tiene que dejar la ambivalencia es David Bernier, que no pudo ni recordar cómo había votado en el plebiscito (de 2012), no contesta cuál es la alternativa que propone, todos lo han dicho, menos Bernier”, dijo Rosselló, quien apoya la estadidad para el País.
Esta “ambigüedad”, según el candidato del PNP, muestra la falta de liderato en el PPD.

Mientras, Bernier dijo que cree en una fórmula de estatus no colonial ni territorial, con ciudadanía estadounidense vinculado a Estados Unidos, pero con presencia en los organismos internacionales. Sin embargo, dijo que en este momento no debe tocarse el estatus en lo que se manejan las finanzas públicas.
Para Rosselló y María de Lourde Santiago, la presencia de la Junta debe encaminar al país hacia la estadidad, según el primero, y, al oponerse de frente a la Junta, dirigirse a la independencia.

Santiago dijo que “no hay una colonia próspera en el mundo” y que Bernier, aunque dice ahora que apoya la asamblea de estatus, no la encaminó mientras estuvo en el poder.

El candidato independiente Manolo Cidre reconoció el problema colonial y cree que las dos alternativas son la estadidad o la independencia. Pero criticó a los tres partidos principales al indicar que “si les quito el estatus, son la misma cosa los tres”.
Acepta que el coloniaje “es un problema de derechos humanos” y que él gobernaría con cualquier estatus.

Rafael Bernabe, del PPT, dijo que su partido está conformado por gente de todas las ideologías, sin empujar alguna en específico, aunque cree que el problema de la colonia debe resolverse en un asamblea constitucional de estatus, aunque un voto por el PPT es para revisar la deuda y corregir la economía.
La candidata independiente Alexandra Lúgaro descartó ser ambigua e cuanto al estatus y afirmó que hay un problema colonial. Igualmente apoyaría formas no coloniales, como la estadidad o la independencia.

Caliente tiraera

Fue Bernier quien abrió el primer segmento del debate entre los candidatos a gobernador atacando fuertemente al candidato Ricardo Rosselló, del Partido Nuevo Progresista, con varios puntos que anteriormente han levantado.

Bernier, luego de varios segmentos en que cada candidato lograba exponer claramente sus ideas, cuando se hablaba sobre inversionismo político Bernier se dirigió a Rosselló y le dijo que el “antídoto contra la corrupción son los valores”, que empiezan no colándose en la fila, ni robarse el cable’ y tampoco agenciarse una plaza en la Universidad de Puerto Rico ni financiar un libro político con recursos del estado.
Los ataques han formado parte de la campaña del PPD contra Rosselló.

Rosselló reaccionó en su momento diciéndole, al hablar sobre el tema de “decencia política”, que el significado de este término también es “asumir su responsabilidad con el gobierno” y no rechazándolo, en alusión a palabras de Bernier, quien dijo que “este no es mi gobierno”, aunque fue el segundo al mando durante tres años como secretario de estado y permitió la gran cantidad de impuestos que se le impuso al país.
Bernier, quien se apartó de expresar sus ideas para concentrar sus ataques a Rosselló, dijo que “gobernar no es repetir de memoria lo que alguien te escribió, una máquina repetidora”, y que se puede programar y manipular” y por tanto “es un peligro”.

Bernier indicó al inicio del debate que el país podría verle “tal como soy”.
Rosselló, igualmente al inicio del debate, advirtió que recibiría esos ataques de parte de Bernier pero que no se desenfocaría de expresar sus ideas, no obstante cuestionó la capacidad de Bernier, quien luego de estar al frente de la comisión de reforma de gobierno, no produjo resultados.
Rosselló propone reformas de gobierno y el concepto de empleador único en todo el gobierno.

Aunque los candidatos María de Lourdes Santiago (PIP) y Rafael Bernabe (PPT), así como Rosselló, se mantuvieron con graves críticas a las limitaciones que tiene el Estado Libre Asociado, los candidatos independientes Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro apoyaron las críticas a la falta de herramientas económicas, y a leyes como la del cabotaje.

El tema de seguridad fue abiertamente diferenciado, cuando Rosselló afirmó que no cree en la despenalización de las drogas, aunque sí en la medicalización y en la integración de agencias de seguridad. Mientras, Bernier, que vino vestido de azul, cree en la legalización, así como los demás candidatos.
Todos los candidatos atacaron el inversionismo político, aunque de distinta manera. Rosselló expuso un compromiso de todos sus candidatos y funcionarios, la creación del inspector general y otras reformas.

Santiago, Bernabe y Lúgaro rechazaron los donativos privados y apoyaron el financiamiento enteramente público, mientras Bernier apoyaría limitadamente la inversión privada.

Los candidatos reconocen al narcotráfico como un problema fundamental que podrían detener, de maneras distintas, con mejor integración de las agencias, adiestramiento y medicación (Rosselló), educación y rehabilitación (Santiago); desarrollo económico y evitar impunidad (Cidre); despenalización de las drogas, curación (Bernier); legalización (Lúgaro); educación y despenalización (Bernabe).

Para los deponentes, excepto Santiago y Bernabe, la junta ya llegó y tendrán que trabajar con ella. Puede ser una oportunidad para dirigirse hacia la estadidad, una plataforma, según Bernier u oponerse frontalmente, como cree Santiago, de camino a la independencia.

Más contenido de tu interés