null: nullpx
Crisis económica

Gobernador recalca los beneficios y repercusiones de la junta de control fiscal durante su mensaje del Día de la Constitución del ELA

Alejandro García Padilla aceptó que Promesa tiene un lado oscuro, pero recalcó que es la única oportunidad viable para poder reestablecer la deuda económica de Puerto Rico.
26 Jul 2016 – 8:51 PM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico.- Tradicionalmente en Puerto Rico, el 25 de julio de cada año se celebra la Constitución del Estado Libre Asociado (ELA), pero en su 64ta celebración conmemoración, el gobernador Alejandro García Padilla habló sobre la Ley federal para la Supervisión, Administración, y Estabilidad Económica (Promesa), que crea una Junta de Control Fiscal que le resta poderes constitucionales al ELA.

"Como se sabe, para encarrilar el problema de la deuda, la falta de acceso a la ley de quiebras federal, tuvimos que tocar la puerta del Congreso. La respuesta fue Promesa", dijo.

El funcionario indicó que Promesa ofrece los recursos para realizar ordenadamente la restructuración de deuda y que a su vez, el proyecto tiene su lado oscuro, ya que incide en las facultades de gobierno "que ha conquistado nuestra gente a través de siglos."

"Es justo indignarse contra la Junta Fiscal por tomar control de nuestras instituciones, pero tenemos que responsabilizarnos por lo que nos toca en el problema", aceptó.

El gobernador puso en perspectiva a la isla, como si fuese una república.

"Si Puerto Rico fuese república y hubiese tomado a préstamo el dinero que tomó, el Fondo Monetario Internacional, le obligarían a tomar medidas. En el caso de Grecia, los obligó la Comunidad Europea. Por otro lado, a Nueva York le pasó igual y a Detroit lo mismo", aseguró.

Además, explicó que con "no tuvimos más remedio que apoyar Promesa".

A su vez, el primer mandatario expresó que la crisis fiscal que traviesa la Isla no fue generada por el estatus.

"Hemos tenidos gobiernos buenos y malos en el Estado Libre Asociado. Una cosa es el status y otra son los gobiernos. Es demagogia esconderse detrás del status para no dar cara por la administración", opinó.

García Padilla tildó de irresponsables a los políticos que acusan el ELA "de los actos imperiales que nos han devuelto a la discusión colonial”, como fue la aprobación de la ley congresional Promesa.

También, expresó que ni el ELA, ni la independencia, ni la estadidad, son garantizadores de un buen gobierno, sino solo los gobernantes.

"Es justo también aceptar responsabilidades propias. Yo no pude convencer a la legislatura de reformar el sistema contributivo para basar las contribuciones en el consumo y no en el trabajo. Ello hubiese permitido que dejaran de pagar impuestos sobre el ingreso el 82% de los que hoy pagan. Me tocaba a mí convencerlos y no lo logré”, admitió el gobernante.

De haber sabido que fracasaría en ese empeño, agregó, “admito que hubiese adelantado la determinación de reestructurar la deuda a mi primer mes en el gobierno. Yo también debí lograr cosas que no logré".

Dijo en su momento que no busca excusas a esos fracasos y que se responsabiliza del lo que pase en su gobierno.
"Sepan que me hago responsable de lo bueno y de lo malo que pasa en mi gobierno. No busco excusas. No cometeré la cobardía de culpar a otros, y mucho menos la injusticia de culpar al Estado Libre Asociado", exaltó.

Insta a renovar votos con el 25 de julio

El gobernador llamó a renovar los votos con el 25 de julio, día de la Constitución del ELA.

En un mensaje ante la Fundación Luis Muñoz Marín, creador de esta fórmula política, que recientemente fue definida como sujeta a las cláusulas territoriales por el Congreso, el Tribunal Supremo y por igual opinión del Departamento de Justicia de Estados Unidos, el primer mandatario defendió el actual estatus y lo exoneró de ser la causa de la crisis fiscal y económica de Puerto Rico.

“Mi conciencia me reclama volver a mirar al 25 de julio, como día de renovación de nuestras lealtades con la cultura de buena y justa civilización que hizo la constitución del Estado Libre Asociado”, dijo al cerrar su último mensaje del día del ELA.

Para García Padilla, hoy es “el día de pensar en cómo podemos labrar un futuro en común, con buena voluntad, como lo hicieron los que firmaron la Constitución. Con imaginación y con confianza en sí mismos. Dejando a un lado diferencias para crear un gran acuerdo de convivencia y de porvenir”, había indicado anteriormente en su discurso.

El mandatario aseguró que este es un día para todos los puertorriqueños, no solo para los miembros del Partido Popular Democrático (PPD). En la Isla, solo los partidarios del PPD apoyan el ELA o su variante independentista. La mayoría sin embargo, según el plebiscito de 2012, no lo apoya.

“Anoche un periodista me preguntaba si hay algo que celebrar hoy. Quiero comenzar por ahí. Hoy celebramos nuestra Constitución. Es un día de Puerto Rico. No es un día para gente de un partido”, señaló en el mensaje.

García Padilla hizo su propio recuento sobre la historia del ELA y el país y aceptó que a este momento, aunque el problema fue cuando “por razones ideológicas” en el Congreso se eliminó la sección 936. De ahí en adelante los gobernantes no supieron manejar las finanzas del país, hasta que García Padilla asumió el reto “de decir la verdad”, entre ellas que el ELA no es la causa de la crisis.

“Los autores de la crisis en distintas administraciones, han continuado cometiendo la injusticia de ocultar sus actos tras la discusión del estatus”.

Aceptó en su mensaje, sin embargo, que con la Junta de Control Fiscal hay un “retroceso colonial que ahora tenemos que enfrentar”.

Dijo que “la cúspide de la irresponsabilidad de algunos políticos está en acusar el ELA de los actos imperiales que nos han devuelto a la discusión colonial. Y si no fue el ELA ¿qué lo fue? La respuesta está en la manera como nos hemos comportado”, es decir las malas admiistraciones.

Porque la del ELA, cree, es buena “en buenos gobiernos” y mala “en malos gobiernos. “Nuestro jíbaro no tuvo que ir a la universidad para ser nuestro más certero analista: la fiebre no está en la sábana”.

Dijo también que quejarse contra la Junta es como quejarse ante un juez de quiebras.
García Padilla exhortó al país a insertarse en la economía mundial.

“Tenemos el poder para acercarnos al mundo. Lo hemos demostrado ya. Poder para que nuestros empresarios se integren a la CEAL, el principal grupo empresarial latinoamericano; para que nuestros bancos se integren a FELABAN, la asociación de bancos de América Latina; para abrir oficinas de promoción en Bogotá y en Lima”, sostuvo.

Porque, “mirar solo a Estados Unidos para crear empleo, como hay quien pretende que hagamos, es un paradigma al que le pasó su fecha de expiración”, dijo en torno a la propuesta de incorporar a Puerto Rico como un estado de EEUU.

Contrariamente, igualmente señaló que “ni el ELA, ni la independencia, ni la estadidad, son garantizadores de buen gobierno. Esa responsabilidad recae en la comunidad, en los partidos políticos y en el proceso democrático”.

El gobernante aludió una vez más al sacrificio que hizo de no ir a la reelección para tomar las medidas necesarias que salvaran al país. “Preferí sacrificar mi carrera política para echar adelante al país en momentos difíciles”, dijo. Planteamientos similares hacía precisamente Muñoz Marín, cuando desarrolló el ELA, en vez de seguir el sendero independentista de sus sentimientos, para darle de comer al país.

En su mensaje de 10 páginas aseguró que el caso Sánchez Valle define al ELA como "un ente político con soberanía propia", y que fue un cambio sustancial en las relaciones entre Puerto Rico y EEUU.

“Muchas preguntas históricas formuladas por el autonomismo puertorriqueño fueron contestadas por el Supremo a favor de Puerto Rico; a favor de que Puerto Rico pueda crear, en interacción con Estados Unidos, el arreglo que nuestra mutua adhesión a los principios de la democracia y progreso nos sugiera. No hay límites constitucionales, dice el Supremo a las posibilidades que tienen Puerto Rico y el Congreso a la hora de construir soluciones políticas nuevas e imaginativas. El camino está abierto”.

Al juicio del Gobernador, este caso “allana el camino para lograr la meta autonomista: el máximo de soberanía que es posible obtener en nuestra relación permanente con los Estados Unidos de América”, y ese es, “el ideario autonomista”.

De ahí en adelante García Padilla exhortó al culturalismo nacionalista y motivador, “la defensa de la puertorriqueñidad, ante las fuerzas atirantadas de la separación y del asimilismo”.

Más:


Más contenido de tu interés