Homenajes y Reconocimientos

Marilyn Arroyo: "Jamás es tarde para que una mujer realice lo que ambiciona"

La paramédico hispana, madre de cinco, fue reconocida por su heroísmo con la medalla EMT-P Carlos Lillo/Lt. Ricardo Quinn, que concede el FDNY.
2 Jun 2016 – 8:29 AM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- Aunque no sabe nadar, la paramédico Marilyn Arroyo no dudó en sumergirse en aguas residuales, con una profundidad de siete pies, para rescatar a tres ancianos que clamaban por ayuda.

Arroyo y su compañero Jimmy Guailacela, de padres ecuatorianos, no podían esperar a los bomberos y a los oficiales de policía. En cuestión de minutos, el agua contenida en un paso elevado inundó el carro en el que viajaban la monja Claudia Bradshaw, de entonces 86 años, y sus amigos Joseph y Mary Lawrence, de 81.

El agua les llegó al cuello y apenas podían moverse, pero los paramédicos demostraron valor y heroísmo en el incidente, que ocurrió en agosto de 2012 en la Avenida Cooper y la calle Central, en Queens.

“No tenía miedo. Sólo pensaba en salvarles la vida”, dijo Arroyo, quien trabaja para el Departamento de Bomberos (FDNY) desde el año 2010. “No estamos entrenados para una labor de rescate de esta clase, pero de haber esperado a los bomberos, se habrían ahogado”.

El arrojo de los paramédicos fue premiado el miércoles con la Medalla EMT-P Carlos Lillo/Lt. Ricardo Quinn, durante la entrega anual de medallas del FDNY, que se realiza desde 1870. El evento se realizó en la Alcaldía de la Ciudad de Nueva York.

“Vivo cada día como el único día. Cuando salgo de casa no sé si regresaré”, dijo Arroyo, de 48 años.



En la infancia, Marilyn soñaba con ser enfermera, pero antes de cumplir su propósito en la vida se dedicó ser madre.

“Tengo cinco hijos de entre 17 y 31 años”, comentó con orgullo. “Dejé de lado mi deseo de servir, hasta que llegó el momento de unirse al departamento. Jamás es tarde para que una mujer realice lo que ambiciona”.

Sólo dos mujeres fueron condecoradas entre los 67 miembros del FDNY que recibieron medallas. La hispana Cristina Aponte también fue reconocida con la Medalla Chief James Scullion, junto con otros tres paramédicos y un médico que asistieron un rescate en octubre de 2015.

“Espero que mi historia inspire a otras mujeres a unirse al FDNY como paramédicos o bomberas”, dijo Arroyo. “El valor no tiene género”.


HAY ESPACIO PARA CRECER

Han pasado 33 años desde que el Departamento de Bomberos contrató a las primeras 41 mujeres, después de que una demanda de 1977 determinara que la agencia discriminaba por género. Actualmente hay 49 mujeres en sus filas, lo que representa el 1% del total de bomberos.

En 2014, el Concejo Municipal pidió al FDNY revisar sus políticas de admisión para asegurar la inclusión de las mujeres. La Ciudad tendría que contratar al menos 400 para alcanzar el promedio nacional.

“Las cosas están cambiando. Tenemos que luchar por esos espacios”, dijo Arroyo. La paramédico destacó que pretende seguir escalando en el departamento para abrir el camino a otras mujeres.

La Medalla EMT-P Carlos Lillo/Lt. Ricardo Quinn se entregó por primera vez este año como una mención especial para los paramédicos que se distinguen por sus actos de valor. El galardón será entregado cada tres años.

Lea también:


Más contenido de tu interés