null: nullpx
Deportaciones

Suspenden orden de deportación a hispana en Carolina del Norte

Una mujer hispana huyó de su natal Honduras a los 19 años luego de ser maltratada por su esposo. Tras pasar varios años sin documentos, una orden de deportación amenazó con alejarla de sus hijos. Luego de permanecer 22 meses en santuario, una corte suspendió la orden y creó un precedente para las víctimas de violencia doméstica.
28 Feb 2020 – 01:43 PM EST

CAROLINA DEL NORTE, Chapel Hill.- La Corte del Cuarto Circuito de los Estados Unidos dictaminó la suspensión de una orden de deportación en contra de una mujer hispana, quien ha permanecido refugiada dentro de una iglesia durante 22 meses.

Rosa Ortez Cruz, originaria de Honduras, ha permanecido en las instalaciones de un templo religioso en Chapel Hill, Carolina del Norte, para evitar ser deportada por las autoridades de inmigración.

“Siento una gran felicidad. Es un gran peso que me han quitado de encima. Muchas veces quería tirar la toalla y decir: No puedo más. Al mirar las caritas de mis hijos, veía que vale la pena hacerlo por ellos”, confesó Ortez Cruz a Noticias 40.

Fue víctima de violencia doméstica

La hispana huyó de su natal Honduras a la edad de 19 años, luego que su expareja la agrediera físicamente. Tras pasar varios años en los Estados Unidos sin documentos, las autoridades de inmigración le retiraron su pasaporte y le extendieron una orden de remoción.

“Mi expareja intentó matarme. Yo estuve por dos meses en un hospital. Él me traspasó un cuchillo en la espalda”, comentó la hispana, luego de expresar que su deseo de permanecer en los Estados Unidos fue la búsqueda de un mejor futuro para sus hijos.

El pastor de la Comunidad Menonita de Chapel Hill, Isaac Villegas, calificó la suspensión de deportación como un “milagro de Dios”.

“Cuando no podemos confiar en el Gobierno tenemos que cuidarnos unos a otros”, dijo el pastor.

Caso de Rosa podría ayudar a más personas

Por su parte, los abogados de Ortez Cruz confesaron su satisfacción cuando el tribunal accedió a revisar una solicitud interpuesta en el caso de la hispana.

“Es una victoria para los sobrevivientes de violencia doméstica, y realmente agradecemos a la corte por eso. Este es un precedente y significa que el caso de Rosa puede ayudar a futuras personas que también han sido perseguidas”, agregó el abogado de Mckinney Immigration Law, J. Simon V. Taft.

Ortez destacó que busca ayudar a otras personas que afrontan la misma situación. Por ahora, la hispana permanecerá en santuario unas semanas más hasta definer su estatus en Carolina del Norte. Ella confesó estar “muy ansiosa” de volver a casa con su familia e integrarse a la vida laboral.

En fotos: la lucha de una madre y su hijo, desde la adopción hasta la deportación

Loading
Cargando galería





Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.