null: nullpx
Política

Republicanos del sur de Florida rechazan destituir a legisladora que dijo que el tiroteo de Parkland era falso

Carlos Giménez, Mario Díaz-Balart y María Elvira Salazar no quieren destituir a Marjorie Taylor Greene, a pesar que señalaron que los comentarios de la republicana eran "inaceptables".
3 Feb 2021 – 07:50 PM EST
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Tres congresistas del sur de Florida se oponen a la destitución de la polémica legisladora Marjorie Taylor Greene, quien había dicho que el tiroteo de Parkland era un “falso tiroteo planeado”.

Tanto Carlos Giménez como Mario Díaz-Balart se opusieron a que Taylor Greene fuera destituida de la Cámara de Representantes, mientras que María Elvira Salazar dijo “sin comentarios” cuando se le preguntó su postura sobre la destitución de su compañera, según el Miami Herald.

"El tema de remover a alguien del Congreso es muy serio y sería reacios a ponerme en lugar del pueblo de Georgia que la eligió", dijo Giménez.

En cambio, Díaz-Balart calificó en un comunicado los comentarios de Greene como "inaceptables", pero indicó que no debería ser expulsada del Congreso.

"La Cámara de Representantes nunca ha expulsado a ningún miembro, de ninguno de los partidos políticos, por lo que han dicho por muy reprobable que sea la declaración", dijo Díaz-Balart en un comunicado.

El senador Marco Rubio, aunque no tiene influencia para remover a la congresista, condenó sus declaraciones: “cualquiera que sugiera que era falso es trastornado o un sádico”.

La polémica Marjorie Taylor Greene

Antes de incorporarse este mes a la Cámara de Representantes, Greene apoyó comentarios en Facebook que promovían el uso de la violencia contra los demócratas y el FBI.

Uno hablaba de pegarle un tiro en la cabeza a la presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi. Al responder a un post que planteaba la posibilidad de colgar al expresidente Barack Obama, Greene dijo que “se está preparando el escenario”.

Si bien algunos republicanos condenaron sus actitudes, no sorprendieron a nadie. Ya había apoyado las teorías conspirativas de QAnon, incluida la afirmación ya desvirtuada de que altos dirigentes demócratas participan en el tráfico sexual de menores, la adoración de Satán y canibalismo.

El año pasado circularon videos en Facebook en los que aparece expresando puntos de vista racistas, antisemíticos y antimusulmanes.

Varios líderes republicanos repudiaron esos comentarios en su momento, en la esperanza de impedir que ganase la nominación a la cámara baja en un distrito legislativo republicano del noroeste de Georgia.

La oposición se diluyó cuando Greene ganó la primaria, que básicamente la garantizaba una banca en el Congreso. Cuando finalmente asumió, ya había viajado con Donald Trump en el avión presidencial.

El respaldo del Partido Republicano

La conducción republicana enfrenta ahora un dilema. El partido le brindó su respaldo a Greene después de ganar la primaria y ahora le resulta difícil tomar distancia, sobre todo porque sus puntos de vista eran bien conocidas cuando la apoyó.

La situación plantea interrogantes acerca de hasta qué punto al partido le interesa, o está en condiciones, de hacer a un lado el estilo político de Trump, que por años promovió teorías conspirativas propias.

“El partido Republicano es hoy Donald Trump”, expresó Stuart Stevens, cofundador del Proyecto Lincoln, una agrupación conservadora que se opone firmemente a Trump. “Son unos radicales”.

CNN sacó a la luz los comentarios de Greene en Facebook, que ya fueron retirados. La legisladora tuiteó respuestas antes de que se publicase la noticia en las que no negó su autenticidad ni se retractó. “Muchos de esos comentarios cayeron bien. Muchos fueron compartidos. Algunos no representaban mis puntos de vista”, se limitó a decir.

La presión para frenar el extremismo

De todos modos, aumentan las presiones para que los líderes políticos condenen los extremismos luego de que una turba trumpista tomase el Congreso y de que cinco personas muriesen en esa sublevación.

El representante demócrata Jimmy Gómez anunció la semana pasada que preparaba una resolución pidiendo la expulsión de Greene del Congreso por su actividad en las redes sociales.

En declaraciones a Axios un portavoz del líder del bloque republicano en la cámara baja Kevin McCarthy dijo que los comentarios eran “muy problemáticos” y que McCarthy planeaba tener una conversación con la legisladora sobre ellos”.

La presidenta del Comité Nacional Republicano Ronna McDaniel dijo que los comentarios eran “repugnantes” y que no tienen cabida en ese partido.

Con información de Associated Press.

Te puede interesar:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés