null: nullpx
Masacre en Orlando

El padre del atacante de Pulse fue un informante del FBI entre 2005 y 2016, según los fiscales

La defensa de la viuda de Omar Mateen, que mató 49 personas en un bar gay de Orlando, ha pedido que se anule o desestime el caso de su cliente al conocer esta información.
26 Mar 2018 – 3:49 PM EDT

Un giro inesperado dio este lunes el juicio contra Noor Salman, la viuda de Omar Mateen, el joven que en 2016 entró en el club Pulse en Orlando y mató a 49 personas.

La defensa de Salman, que está acusada de ayudar a su esposo a cometer la masacre en el club de clientela homosexual, pidió que se desestime el caso o incluso que se anule el juicio. ¿La razón? Los abogados indicaron que no supieron hasta este fin de semana que el padre del atacante fue un informante del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) desde 2005 a 2016.

Los letrados se quejaron de que tuvieron conocimiento de esta información el sábado pasado por lo que alegan que su defensa se hubiera preparado de manera diferente de conocer este dato.

"De la divulgación tardía del Gobierno se desprende que Salman ha estado defendiendo su caso" sin tener el conocimiento completo de todos los hechos y pruebas que el Gobierno estaba obligado a revelar, según dijo el abogado Fritz Scheller en una moción presentada este domingo.


Dicho documento, sin embargo, no se conoció hasta este lunes y especifica que Seddique Mateen colaboró con la agencia por más de una década. Además, se supo que, tras la matanza del 12 de junio, agentes del FBI registraron la casa del progenitor del atacante y descubrieron recibos en su posesión sobre dinero enviado a Turquía y Afganistán entre el 16 de marzo y el 5 de junio. Tras este hecho, se abrió una investigación a Seddique Mateen.

El FBI también recibió una pista en 2012 que sugería que Seddique llegó a recolectar entre 50,000 y 100,000 dólares en donaciones para "colaborar en un ataque contra el gobierno de Pakistán".

Sin embargo, ninguna de estas informaciones fue entregada a la defensa de Salman. La viuda, de 31 años, está acusada de ayudar y encubrir a su esposo a la hora de planear y ejecutar el atentado en nombre de la organización terrorista ISIS. Además, enfrenta cargos de obstrucción a la justicia. Si finalmente es hallada culpable, podría ser sentenciada a cadena perpetua.

"A pesar del correo electrónico del Gobierno, todavía no se ha proporcionado a la defensa ningún informe o documentación sobre la conducta de Seddique Mateen, incluida su transferencia de fondos", relata la moción. "Hay dos teorías de defensa viables que podrían haberse desarrollado (...) Primero, Omar Mateen conspiró con su padre, en lugar de Noor Salman, para cometer los actos. Alternativamente, las supuestas entrevistas del FBI con la Sra. Salman se orientaron a evadir la negligencia que tuvieron con su propio informante para encontrar un culpable adicional en lugar de su propio informante", sigue el documento.

Hasta ahora, los abogados tenían planeado presentar a Salman como víctima de abusos de su esposo y defender que su confesión, en la que reconoció que estaba al tanto de los planes de Mateen, fue un falso testimonio tras las 16 horas en las que estuvo siendo interrogadas. Además, al presentar a su esposo como un maltratador, querían ver que ella tenía miedo de contradecirlo.


Pero los datos de los fiscales, según aducen, modifican todo el escenario procesal. De esta manera indicaron que, de haber conocido las transferencias realizadas del progenitor, habrían indagado más en las relaciones entre Seddique y su hijo, y si aquel estuvo "involucrado o tuvo conocimiento previo" de la matanza.

Por otro lado, el jurado en el juicio contra Noor Salman escuchó este lunes el breve testimonio de un amigo de Mateen considerado importante en el caso, informó EFE.

La defensa de Salman, que llamó a este y otros testigos, señaló que Mateen mintió a su esposa y a sus padres al decirles que se dirigía a ver a su amigo horas antes de perpetrar la masacre en la discoteca Pulse.

El tiroteo en Pulse es considerado un atentado terrorista pues Mateen se identificó durante sus conversaciones con la Policía como "soldado islámico" y juró lealtad al Estado Islámico (EI) antes de morir por disparos de los agentes que tomaron el local para liberar a los rehenes que él había tomado.

Los maniquíes que no olvidan la masacre en Orlando

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés