Lavado de Dinero

El director anticorrupción de la Fiscalía de Colombia, investigado por supuestamente recibir un soborno en un centro comercial de Miami

Luis Gustavo Moreno Rivera fue detenido este martes junto a un abogado colombiano. Ambos están acusados en Miami de "lavado de dinero con el fin de promover soborno en el extranjero". Supuestamente recibieron 10,000 dólares en los baños de un centro comercial.
28 Jun 2017 – 5:18 PM EDT

MIAMI, Florida. - Vino a Miami a dar una conferencia sobre la lucha contra la corrupción en el Servicio de Recaudación de Rentas Internas (IRS) y, según los fiscales del Distrito Sur de la Florida, aprovechó el viaje para recibir un soborno de 10,000 dólares en el Dolphin Mall, un reconocido centro comercial de la ciudad, tras prometerle a un exfuncionario colombiano que obstaculizaría una investigación en su país natal.

El protagonista de la escena, que supuestamente tuvo lugar el pasado 15 de junio, es el director anticorrupción de Colombia, Luis Gustavo Moreno Rivera, de 35 años, quien fue detenido este martes en Colombia junto a un colaborador, el abogado Leonardo Luis Pinilla Gómez, de 31, después que la Interpol levantara una alerta roja contra ambos.

Los dos están acusados de "lavado de dinero con el fin de promover soborno en el extranjero", informó la Fiscalía federal del sur de Florida y ahora podrían ser extraditados a EEUU.

Según los documentos presentados en el tribunal, Moreno y Pinilla trataron de obtener miles de dólares en sobornos de una persona que resultó ser un informante de la Agencia Antidrogas DEA, que a su vez estaba siendo investigado por un caso de corrupción por la oficina a cargo de Moreno.

El fiscal general de Colombia, Néstor Martínez, identificó el jueves en un comunicado al informante como el exgobernador de la región colombiana de Córdoba, Alejandro Lyons. La acusación de la DEA señala que Lyons está en negociaciones para declararse culpable en otro caso de corrupción y cooperar contra otros en ese caso.

Un motel y el baño de un mall

Según los documentos legales, en noviembre pasado ambos acusados pidieron al informante 100 millones de pesos colombianos (unos 33,000 dólares) por entregarle copias de declaraciones juradas de personas que habían testificado en su contra.


La agencia AP informó que, según los documentos de la DEA, Pinilla transmitió un mensaje al exgobernador diciendo que Moreno "deseaba utilizar su cargo oficial para obstruir la investigación de corrupción contra la fuente confidencial a cambio de una gratificación".

A principios de junio, Moreno viajó a Miami para participar en el seminario anticorrupción y, acompañado del abogado Pinilla, se reunieron con el informante dirigido por la DEA en diferentes puntos de la ciudad que incluyen el centro comercial Dolphin, en la ciudad de Doral, y el hotel de bajo costo La Quinta Inn, donde el exgobernador vivía desde abril.

En una de esas reuniones en el hotel, los documentos de la DEA indican que el director anticorrupción de la Fiscalía le dijo al informante que "tenía el poder para controlar judicialmente la forma en que procedería la investigación".

Pese a que, según esos documentos citados por AP, en un momento de sus encuentros Moreno descubrió un celular oculto en un automóvil y trató de retractarse, el abogado Pinilla le dijo posteriormente al exgobernador que quería 2,000 dólares adicionales para su estancia en Miami.

Según la Fiscalía, las conversaciones fueron grabadas y así se supo que Moreno y Pinilla discutieron si el primero era capaz de controlar la investigación abierta contra el informante, dando trabajo a sus fiscales para que no pudieran concentrarse en la investigación.

Además en las grabaciones a las que tuvo acceso la Fiscalía registraron cómo Moreno y Pinilla pidieron cun pago de 400 millones de pesos colombianos (unos 132,000 dólares), con un monto adicional de unos 30,000 dólares.

Posteriormente al encuentro en el hotel, el 15 de junio, el informante entregó los primeros 10,000 dólares del soborno en el baño del centro comercial Dolphin.

El dinero, que tenían los números de serie que usa la DEA en sus investigaciones, fue encontrado en el equipaje de Moreno y fotografiado por agentes de aduanas antes de que Moreno regresara de Miami a Bogotá.

El fiscal general de Colombia, Néstor Martínez, expresó en un comunicado "indignación y profundo dolor institucional" por sus conductas. A su juicio, eso daña la "integridad institucional y desdicen de quien fue depositario de la mayor confianza, al serle asignada la responsabilidad de la dirección de uno de los más importantes programas de esta entidad: la lucha contra la corrupción", agregó.


Mira también:


En fotos: Esta es la mansión en Miami que está relacionada con el exgobernador Javier Duarte

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés