null: nullpx
Refugiados

¿Qué sigue para los migrantes de la caravana? Para algunos, un largo encierro en centros de ICE

En muchos casos, los solicitantes de asilo pasan meses en instalaciones del Servicio de Inmigración y Aduanas. Hay quienes no lo soportan y firman los papeles de su propia deportación. Pueblo Sin Fronteras, quien guió a los centroamericanos hasta Tijuana, dice que vigilará que las solicitudes reciban el trato adecuado de las autoridades.
5 May 2018 – 08:52 AM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

TIJUANA, México.– Treparse al lomo de los peligrosos trenes de La Bestia, ignorar los amenazantes tuits de Trump, pasar noches de frío y aguantar una larga espera afuera de la garita de San Ysidro es apenas el final de un capítulo para los 228 miembros de la caravana migrante que este viernes ingresaron a Estados Unidos para presentar sus casos de asilo. Lo que sigue para algunos será permanecer durante tiempo indefinido en centros de detención del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), cuyo trato estricto –similar al de muchas cárceles– no soportan todos los solicitantes de refugio.

Tras la salida de Tijuana del último grupo de la caravana –70 madres, niños, mujeres transgénero y hombres–, Pueblo Sin Fronteras, la organización que coordinó su cruce por el territorio mexicano, indicó que su nueva meta es verificar que en estos pedidos se respeten los derechos de los migrantes.

"Queremos darle seguimiento a que no les estén quitando sus niños (…) Esperamos que se les dé el debido proceso, que las entrevistas sean correctas", dijo Alex Messing, coordinador de la organización. "Ellos llevan un número de teléfono para comunicarse con organizaciones", agregó.


La pregunta sobre dónde están ahora estos migrantes aún no ha sido respondida por la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), que los recibió en la garita de San Ysidro; tampoco por ICE, que se encargará de transportarlos a un edificio de inmigración en San Diego y probablemente a sus centros de detención en el sur de California (Otay Mesa, Imperial y Adelanto). Si en estos no hay cupo, entonces podría llevarlos a instalaciones en otros estados. Eso ha pasado con caravanas migrantes anteriores.

"Usualmente los llevan a un edificio federal, otros van a Georgia, DC, Arizona", explicó Messing, quien indicó que pocos casos de asilo han sido aprobados entre quienes participaron en la caravana migrante el año pasado. "Unas 200 personas han empezado trámites, casi todos siguen en proceso, no se ha resuelto casi ninguno. Solo han concluido cuatro casos y todos los ganaron", mencionó el activista.

Se ha reportado que para los solicitantes de asilo la estadía en cárceles de ICE se puede alargar por meses, incluso años. Algunos migrantes han contado que no soportaron el encierro y antes de que sus trámites recibieran el veredicto de un juez de inmigración decidieron firmar los papeles de su propia deportación para quedar en libertad.

Univision Noticias publicó el caso de un mexicano que llevaba más de dos años en la cárcel de Adelanto porque su proceso de asilo fue rechazado en varias instancias.

En un comunicado, ICE no especificó si algún miembro de la caravana ya se encuentra en alguno de sus centros, indicando que sus estadísticas no identifican trámites particulares. Señaló que revisa "caso por caso" para determinar los que quedan bajo su custodia, la cual cumple con estándares que garantizan el respeto de los derechos de los detenidos.

"ICE se compromete a garantizar que las personas que se encuentran bajo nuestra custodia estén en entornos seguros y humanos y en condiciones adecuadas de confinamiento", aseguró la agencia.

La abogada Maricela Amezola explicó a Noticias Univision que los miembros de la caravana que este jueves habrían sido transportados a un edificio de inmigración en el centro de San Diego, solo han dado un paso más en un largo proceso legal. "Lo único que significa es que diste suficiente razón o motivos para presentar tu caso completo frente a un juez de inmigración", comentó.

"Es muy probable que al papá lo detengan y que a la mamá y a los hijos los dejen ingresar con un tipo de permiso. Eso ha estado pasando", agregó Amezola.

Por su parte, la abogada Ginger Jacobs destacó que aquellos que pretendan basar sus procesos en datos falsos podrían terminar en un lío judicial. "Hay un cargo criminal bajo la ley federal por mentir a los oficiales de gobierno. Entonces sí hay un riesgo", señaló.

Ante la llegada de esta caravana migrante el fiscal general Jeff Sessions asignó 18 jueces de inmigración a la frontera y 35 asistentes de fiscales federales para dar celeridad a los procesos migratorios, incluyendo los de asilo. "La gente no va a hacer caravanas o llegar en estampidas a nuestras fronteras", advirtió Sessions este jueves.

Cargando Video...
Migrantes de caravana abordan carros de ICE después de haber sido procesados en garita de San Ysidro

Una vez en EEUU, ¿hacia dónde van?

Muestra de los nuevos flujos migratorios de centroamericanos en Estados Unidos, los miembros de esta caravana no se dirigen solo al sur de California, destino de miles de sus paisanos en la década de 1980 y una de las regiones estadounidenses con más oriundos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Texas, Carolina del Norte, Kansas, Florida, Maryland y Nueva York son algunos de los estados a los que ahora tratarán de llegar los migrantes que logren avanzar con sus procesos de asilo y estén en libertad.

"Van a varios lugares de Estados Unidos: Los Ángeles, Baltimore, Washington, San Francisco, Houston… Cada quien salió de su país por sus propias razones", aclara Messing, de Pueblos Sin Frontera.

La hondureña Ingrid Hernández quiere llegar a Nueva York, donde su padre ha vivido desde hace más de 20 años. Como hicieron varias familias que acampaban en Tijuana, su esposo ingresó primero a la garita de San Ysidro y ella se quedó hasta que confirme que el caso de él fue aprobado. Así tratan de garantizar que, si alguno de los dos es deportado, sus hijos no quedarán a la deriva.

"Mi esposo ya entró con mi hijo, pero no sé nada de él", comentó preocupada esta mujer, que tiene fe en que su familia logre reencontrarse en EEUU. "Confío en Dios, ya está en él", expresó.

Otros como Blanca Murillo, una mujer transgénero, no saben a dónde irán debido a la falta de familiares o amigos en el país al que acaban de llegar. Esta joven de 26 años forma parte de un grupo de entre 35 y 45 miembros de la comunidad LGBT que viajaron con la caravana desde Chiapas.

"Voy migrando por mi seguridad, por mi identidad, por superarme", dice quien confía en que casos como el suyo suelen ser prioridad para las autoridades estadounidenses. "Es porque hay muchos casos de violencia contra nosotras por parte de vecinos y familiares. Sufrimos más".

Blanca, quien se ganaba la vida en una maquiladora y limpiando casas en Honduras, asegura que está viva de milagro. "Intentaron asesinarme, una vez me dispararon, pero corrí. Por suerte había una casa que estaba abierta y ahí me escondí", es lo que contó a los agentes migratorios para sustentar su caso.

Loading
Cargando galería
Cargando Video...
Para los niños de la caravana, EEUU representa la gran ilusión de poder hacer sus sueños realidad
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés