null: nullpx
Juicios

Juicio por la muerte de Gabrielito: tenía arena para gato en el estómago y había cientos de manchas de sangre en la casa

Avanza la segunda semana del juicio en contra de uno de los acusados de torturar y asesinar al niño Gabriel Fernández en 2013: el novio de su madre. Dos criminalistas presentaron su testimonio para sustentar las acusaciones de maltrato físico al menor.
24 Oct 2017 – 2:23 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La segunda semana del juicio por la tortura y muerte del niño Gabriel Fernández avanza en una corte de Los Ángeles y con cada testimonio se descubren detalles más difíciles de escuchar. Este lunes se conoció que el estómago del pequeño de 8 años -quien habría sido asesinado por el novio de su madre- contenía residuos de arena para gato y las pruebas de ADN realizadas a cientos de manchas que había en las paredes del apartamento donde vivía confirmaron que era sangre que pertenecía a la víctima.

Así lo establecieron dos criminalistas que testificaron en contra de Isauro Aguirre, de 37 años, acusado de torturar y asesinar al niño en mayo de 2013. La madre del menor, Pearl Fernández, de 31, será enjuiciada por separado por los mismos cargos. Ambos enfrentan la pena de muerte.

La Fiscalía de Distrito de Los Ángeles presentó como testigo de cargo a la criminalista Tiffanny Shew, quien analizó las muestras de cientos de manchas de sangre que tomaron de las paredes del apartamento en Palmdale, donde Gabrielito vivía con su mamá, padrastro y tres hermanos.

Shew dijo que eran tantas las manchas que había en la vivienda que se le acabó el papel con el que marcaba cada una de las muestras.

Los resultados de las pruebas de ADN a las marcas de sangre en las paredes resultaron compatibles con la sangre del niño al igual que las muestras tomadas de otros objetos de la casa, incluyendo un bate de béisbol, una garrote de madera y un cable con los cuales se cree que era golpeado.

En el interior de un pequeño armario, donde supuestamente era encerrado por horas, sin comida y sin agua, atado y amordazado, también había rastros de ADN de Gabrielito, confirmo Shew.

La evidencia en el estómago

El segundo testigo del día, Stephan Schliebe, experto en medicina forense, determinó que en el estómago del niño encontró residuos de arena similar a la que se coloca en las cajas para que los gatos defequen.


Parte de la tortura y maltrato que sufrió Gabrielito, según el caso judicial, establece que el niño era obligado a comer heces de gato.

El material encontrado en el estómago de Gabrielito, como parte de la autopsia, fue comparado con una muestra de arena para gatos y era tan similar que no pudo diferenciarse, dijo el experto.

La muerte de este pequeño captó la atención nacional y puso al Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS) del condado de Los Ángeles en el ojo de la polémica por la forma en atender las denuncias de abuso infantil a tal grado que dos trabajadoras sociales y sus supervisores también enfrentan cargos criminales por negligencia en este caso.


El caso de la muerte Gabriel Fernández contado en imágenes

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Juicios AsesinatosNiñosMuertesTortura

Más contenido de tu interés