null: nullpx
Planeta

Juez que fue criticado por Trump le allana el camino para cumplir su promesa de construir el muro

El juez de distrito en San Diego Gonzalo Curiel se alineó este martes con el gobierno Trump y rechazó un intento de California y de grupos ambientalistas para evitar la construcción de un muro en la frontera con México. La sentencia proviene del mismo magistrado a quien Trump acusó de parcialidad durante la campaña presidencial de 2016 por su ascendencia mexicana.
28 Feb 2018 – 04:43 AM EST
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

SAN JOSÉ, California.– El juez federal Gonzalo Curiel de San Diego, quien fue duramente criticado por el presidente Donald Trump por ser "de origen mexicano", allanó este martes el camino para que la actual administración construya el muro fronterizo con México, una de las promesas de campaña del actual mandatario.

La imparcialidad de Curiel –nacido en Indiana– fue cuestionada en junio de 2016 por Donald Trump, quien en ese momento era candidato presidencial, debido a su ascendencia mexicana. En ese momento, el juez estaba supervisando una demanda contra la Universidad Trump y tanto republicanos como demócratas calificaron el comentario como racista.

Grupos defensores del medio ambiente y de California apelaron a esta instancia para hacer ver que la falta de revisiones medioambientales para construir el muro en San Diego pondría en peligro a múltiples especies en peligro de extinción, incluida la mariposa de quino, entre otras plantas y animales.

Alegaban, además, que usar de esta forma la Ley de Reforma de Inmigración Ilegal y de Responsabilidad de Inmigrantes (IIRIRA) de 1996 era una "maniobra inconstitucional" que atenta también contra la naturaleza y los californianos.

No obstante, Curiel le dio la razón a Trump este martes y rechazó los argumentos del Centro para la Diversidad Biológica, Sierra Club, Defenders of Wildlife y Animal Legal Defense Fund.

Según él, la ley federal de inmigración sí le da la potestad al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de renunciar al cumplimiento de las leyes de protección ambiental en la zona. Entre otras razones, el juez asegura que 14 millas de vallas existentes cerca de San Diego "ya no son óptimas para las operaciones de patrullaje fronterizo".


"En su revisión de este caso, la corte no puede y no considera si las decisiones subyacentes para construir barreras fronterizas son políticamente sabias o prudentes", escribió Curiel en su fallo de 101 páginas.

"Los tribunales tienen la autoridad para interpretar la ley; no poseemos la experiencia ni la prerrogativa de emitir juicios de política. (...) Esas decisiones se confían a los líderes electos de nuestra nación, que pueden ser destituidos si la gente no está de acuerdo con ellos. No es nuestro trabajo proteger a la gente de las consecuencias de sus elecciones políticas", expresó.

El presidente Trump tuiteó lo siguiente horas después de conocerse el fallo: "Gran victoria legal hoy. Estados Unidos juzgó de parte de la administración de Trump y rechazó el intento de impedir que el gobierno construyera un gran muro fronterizo en la frontera sur. ¡ Ahora este importante proyecto puede seguir adelante!".


Devin O'Malley, portavoz del Departamento de Justicia, dijo a Bloomberg que el gobierno está satisfecho de que el fallo le permita avanzar sin demora en la construcción del muro (para la que de hecho aún no se ha aprobado financiación y podría costar alrededor de 20,000 millones de dólares).

El funcionario resaltó que "la seguridad fronteriza es primordial para frenar el flujo de inmigración ilegal que contribuye al aumento del crimen violento y a la crisis de las drogas y socava la seguridad nacional".

Cargando Video...
Juez levantó las restricciones ambientales para la construcción del muro fronterizo


Por su parte, el fiscal general de California, Xavier Becerra, rechazó esta sentencia diciendo que "un muro medieval a lo largo de la frontera entre México y los Estados Unidos simplemente no pertenece al siglo XXI". Becerra aseguró que seguirán peleando para evitar que se vea afectada la salud de las personas que vivirían al lado del muro y la naturaleza.

El fallo se produce unos días después de que comenzara la construcción de una barrera de 30 pies (10 metros) de altura en Calexico, California, el primer proyecto de muro de la administración fuera de ocho prototipos en San Diego que se completaron en octubre.

No es la primera vez que una administración renuncia a normativas vigentes para construir en la frontera. El propio Departamento de Seguridad Nacional indicó en su comunicado que entre 2005 y 2008 se acogió en cinco ocasiones a esta fórmula. George W. Bush también lo hizo para terminar de construir casi 1,100 kilómetros de valla fronteriza a lo largo de la misma frontera que Trump pretende ahora cerrar.

Impacto ambiental previsto

"En términos de adaptación climática, la construcción de un muro fronterizo es un acto de autosabotaje. Dividirá en dos el hábitat natural de estos animales e interrumpirá sus ciclos migratorios, vitales para su reproducción en algunos. Además, debido a la presencia de antiguas porciones del muro que obstruye el flujo de agua, en el pasado también se han registrado fuertes inundaciones que afectan a las comunidades en ambos lados de la frontera, así como el ecoturismo", expone Dan Millis, director del programa de la frontera sur de la organización Sierra Club.

Además, como ha publicado la web Outside Magazine, su construcción tendría un impacto potencial en 111 especies de animales y plantas en peligro de extinción de Estados Unidos, entre ellos los jaguares –de los que solo se tiene registro de un espécimen–, así como del águila calva –símbolo nacional de EEUU–, de los lobos grises, el manatí antillano, las tortugas verde, carey y baula.

Este cálculo se hizo con base en información oficial del Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos (USFWS), considerando que el supuesto muro tendría 1,989 millas de largo y un ancho total de unos 1,000 pies y que su infraestructura irrumpiría en cuatro refugios de vida silvestre, criaderos de peces y varios humedales protegidos en Arizona, California, Nuevo México y Texas, así como en el flujo natural de 108 variedades de aves migratorias.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés