null: nullpx
Actividad de Pandillas

Extraditan a EEUU a 'Droopy', un jefe de la MS-13 que estaba entre los más buscados del FBI

Irwin Hugo García, descrito como uno de los mareros más violentos de Los Ángeles, fue detenido en una colonia de Tijuana en un operativo en el que participaron las autoridades estadounidenses. Esta semana fue procesado en una corte federal de Los Ángeles como parte de una acusación de crimen organizado.
27 Jul 2018 – 5:27 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– La Fiscalía federal informó que Irwin Hugo García, uno de los jefes de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en Los Ángeles que estuvo prófugo desde mayo de 2017, fue extraditado a Estados Unidos luego de que policías mexicanos lo arrestaron en Tijuana este martes.

García, quien estaba en la lista de los más buscados de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) por liderar las actividades criminales de la clica de la MS-13 en Pasadena, en el condado de Los Ángeles, fue detenido en un operativo que agentes estatales realizaron en la colonia Villa del Álamo de Tijuana.

No está claro desde cuándo este fugitivo se escondía en Tijuana. Tampoco se informó sobre si cometió algún delito en esa ciudad fronteriza o si desde ahí envió órdenes a miembros de la MS-13 en California.

El arresto de este hombre, que evadió una impresionante redada policiaca que el 17 de mayo de 2017 puso tras las rejas a 21 líderes y "operadores clave" de la Mara Salvatrucha en Los Ángeles, es el resultado de una "extensa investigación" que efectuaron las autoridades estadounidenses, precisó Thom Mrozek, portavoz de la Procuraduría federal en Los Ángeles.

"El señor García se encuentra actualmente bajo la custodia del gobierno de Estados Unidos en Los Ángeles", indicó Mrozek en un comunicado enviado a Univision Noticias. "Luego de una larga investigación de las autoridades de EEUU sobre el fugitivo, García fue detenido por las autoridades mexicanas el martes por la mañana y fue deportado a EEUU", agregó el vocero.

'Droopy', como apodan a este presunto delincuente, es ciudadano estadounidense y tiene 31 años. Fue procesado el miércoles en una corte federal de Los Ángeles como parte de una acusación de crimen organizado. Se declaró no culpable y recibió la orden de continuar detenido sin fianza.

La Fiscalía señala que García permanecerá tras las rejas hasta el inicio de su juicio el próximo año.

A través de un tuit, la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California informó el miércoles sobre el arresto del jefe de la MS-13 en Pasadena, mostrando una foto de este sin camiseta en la cual se observan sus múltiples tatuajes, como uno en su pecho que dice "marero" y otro en su estómago con las letras "MS" y las palabras "South Side". También se tatuó la figura del diablo, otro símbolo de la MS-13.

El violento 'Droopy'

García está involucrado en el tráfico de armas y narcóticos en Pasadena y otras regiones del condado de Los Ángeles, de acuerdo con una acusación federal contra líderes de la MS-13 en esta metrópoli, donde nació la pandilla en la década de 1980.

'Droopy' es parte del consejo de 'shot-callers' o jefes de clicas que tomó las riendas de la MS-13 hace cuatro años.

Varias comunicaciones y conversaciones que tuvo él con otros miembros de la Mara Slvatrucha fueron interceptadas por agentes federales entre el 26 de octubre de 2014 y el 3 de mayo de 2015.

Este líder pandillero estuvo en una reunión en una casa de Huntington Park a la cual acudieron al menos 10 jefes de clicas de la MS-13, incluyendo José Balmore Romero, alias 'Porky', a quien el FBI señala como el líder principal de la banda en esta región, supervisando el tráfico de droga y la recolección de 'impuestos' (un porcentaje por la venta de narcóticos y armas) a la pandilla Mafia Mexicana.

En ese encuentro, ocurrido a finales de 2014, García y otros mareros no quisieron tomar las riendas de la organización temiendo quedar en la mira de las autoridades y acordaron que la MS-13 fuese operada por un consejo. Tras esa decisión, 'Droopy' golpeó a otro pandillero durante 39 segundos por violar el código de conducta de la banda.

Parte de sus funciones en la clica era precisamente disciplinar a quienes no obedecían las reglas. En una ocasión él golpeó a un marero que intimidó con una pistola a otros miembros de la MS-13 en su propio territorio y otra vez discutió sobre una paliza que durante 26 segundos le darían a alguien que "le había faltado el respeto a la novia de un miembro en Pasadena".

Con armas y marihuana

Sin saber que había un espía en la pandilla, García conversó sobre el cobro de 'impuestos' de hasta 600 dólares anuales a cada pandillero, los castigos a los morosos y la venta de droga. Una vez mencionó comprar "bonitas piezas" con unos 1,000 dólares, refiriéndose en código a las armas.

En otros mensajes él habló sobre al arsenal que poseía su banda y un plantío ilegal de marihuana que él mismo cultivó usando iluminación artificial. Con uno de sus clientes de la droga se comunicó a través de Facebook.

En algún momento, 'Droopy' ofreció 10 pistolas, cinco de ellas de calibre .380 y otras cinco de 9 milímetros. Por estas últimas pedía 500 dólares. Además, ofrecía cada libra de marihuana por 2,400 dólares. Su negocio ilícito lo defendió con extrema violencia, de acuerdo con las autoridades.

"El 1 de abril de 2015, usando leguaje en clave, el acusado Irwin García habló con un cómplice no implicado de que unos pandilleros rivales lo apuntaron con armas desde las ventanas de sus vehículos y que él los habría confrontado, pero había policías en el área", detalla el informe judicial.

Por ese incidente, 'Droopy' prometió tomar represalias y "dispararle" a sus enemigos.

La última información que el FBI obtuvo de García en Los Ángeles data del 24 de junio de 2015, cuando encontraron en la casa de un 'secretario' de la clica en Pasadena una hoja con pagos que tenía su nombre y teléfono, así como cartas e información de mareros encarcelados, un cuaderno con los apodos de quienes debían 'impuestos', artículos sobre la MS-13 y el libro 'Pandilleros sin Fronteras'.

Las autoridades aún continúan tras la pista de dos líderes de la Mara en esta metrópoli: Jesse 'Grinch' Pérez, jefe de la clica Adams, que reclama un sector del suroeste de Los Ángeles; y Jorge Alberto Ramos, alias 'Gustavo Alvarenga', 'Miguel Quintanilla' y 'Poison', quien ha sido identificado como uno de los jefes de los Leeward Grandes, que operan en el barrio Westlake.

La Policía de Los Ángeles cree que hay unos 800 miembros de la MS-13 en esta ciudad.


En fotos: Así nacieron y echaron raíces las pandillas centroamericanas en Estados Unidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés