null: nullpx
Demandas

El policía que mató en agosto a un menor hispano también baleó fatalmente días antes a un hombre

Hay versiones encontradas sobre este incidente: la Policía afirma que el adolescente disparó contra los uniformados, pero la familia del menor asegura que este no tenía el arma cuando lo balearon y presentaron una demanda alegando que el agente había disparado contra un hombre días atrás.
24 Jun 2017 – 10:45 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- "Queremos justicia", expresó Jesús Romero, padre de un adolescente de 14 años que falleció luego de ser baleado por un policía de Los Ángeles en agosto del año pasado, al anunciar este viernes que entabló una demanda en un tribunal federal contra el gobierno angelino y el agente que mató al menor.

La querella alega que la Policía de Los Ángeles violó los derechos civiles de Jesse James Romero, quien fue abatido a tiros durante una persecución en el barrio hispano de Boyle Heights. La demanda expone que el oficial que baleó fatalmente al chico, mató a un hombre 12 días antes de que ocurriera este incidente.

Hay versiones encontradas sobre lo ocurrido: la Policía afirma que el adolescente disparó contra los uniformados, pero la familia del menor asegura que este no tenía el arma cuando le dispararon.

Humberto Guizar, abogado de los padres del menor, indicó que el policía que detonó su arma contra el chico, Ede Medina, mató a tiros a otro hombre en Boyle Heights 12 días antes.

"No debía de haber estado trabajando. No debió haber estado en la calle", dijo Guizar.

Según la Policía, en la tarde del 9 de agosto oficiales de la División Antipandillas recibieron un aviso de que dos jóvenes estaban pintando grafitis cerca de la intersección de la avenida César Chávez y la calle Breed. Cuando se acercaron, Jesse salió corriendo mientras que su acompañante -otro menor- se quedó en el lugar. En ese momento comenzó una persecución que finalizó en el fatal tiroteo.

"De acuerdo con un testigo que vio al sospechoso huyendo de los agentes, este disparó una pistola en la dirección de los policías que lo seguían", dijo poco después de la balacera el subjefe de la Oficina Central de la Policía angelina, Robert Arcos.

Sin embargo, los abogados de la familia de Jesse han compartido dos fotografías en las que aseguran se demuestra que el menor no estaba armado cuando los oficiales le dispararon.


Además, un video tomado por un vecino muestra que el adolescente habría agonizado durante minutos tirado en el suelo sin que ningún oficial le prestara atención.

"Estamos aquí pidiendo justicia para Jesse Romero que fue baleado por la Policía", expresó la madre del menor, Teresa Domínguez, durante la conferencia en la que se habló sobre la demanda.

En esa rueda de prensa, realizada frente al Ayuntamiento de Los Ángeles, el abogado Guizar insistió en que Jesse jamás intentó detonar la pistola que llevaba consigo, sino arrojarla a través de una reja.

"Habría sido imposible que Jesse tuviera un arma en la mano, dirigiéndola a los oficiales en el momento en que le dispararon", señaló el litigante.

La Policía angelina señaló que no daría un nuevo comentario sobre este caso por tratarse ahora de un litigio pendiente. Mientras que la Fiscalía municipal indicó que no había recibido dicha demanda.

Vea también:



Altares callejeros perpetúan el Día de Muertos en Los Ángeles

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:DemandasMuertesTiroteosPolicíaHispanos

Más contenido de tu interés