null: nullpx
Muro Fronterizo

El gobierno de Trump ya evalúa los 8 prototipos de muros fronterizos (y no hay ninguno solar)

La Patrulla Fronteriza explicó que en un plazo de 30 a 60 días se deberá elegir el modelo o modelos que sirvan para construir la muralla que separare Estados Unidos y México. Los prototipos deberán demostrar que no pueden ser escalados, cortados o excavados y para eso serán sometidos a golpes hasta de martillos y hachas.
26 Oct 2017 – 07:48 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.- Sin revelar aún las especificaciones de los ocho prototipos de muro que se construyeron entre San Diego (California) y Tijuana (México), la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) indicó este jueves que ha comenzado un proceso de prueba "en un entorno real", incluso sometiéndolos a golpes de martillos y hachas, para seleccionar la pared que crean podría detener a inmigrantes y narcos. Ninguno cuenta con paneles solares, como prometió el presidente Donald Trump.

Estos ocho gigantes de concreto y metal que seis contratistas erigieron en un paraje de Otay Mesa, una de las zonas más activas para la Patrulla Fronteriza, deberán demostrar que no pueden ser escalados, cortados o excavados por traficantes de personas y droga (en California y Arizona se han descubierto 231 túneles de 1990 a enero de 2017). Ese periodo de evaluación durará de 30 a 60 días.

Hasta ahora, solo se saben detalles generales de estos prototipos. El CBP solo ha indicado que cuatro son de concreto, dos de acero y dos más combinan ambos materiales. Lo que se observó a la distancia en un recorrido reciente al lugar donde se edificaron es que algunos tienen barras en sus bases o están coronados con picos, tubos de metal o inclinaciones para evitar que los trepen.

Cargando Video...
Trump propone instalar paneles solares sobre el muro fronterizo con México


Cada diseño costó entre 400,000 y 500,000 dólares, sumando un gasto de 20 millones de dólares, los cuales provinieron de un presupuesto que el Congreso autorizó al CBP a principios de este año.

Los ocho modelos triplican el tamaño de la vieja valla que se construyó en la década de 1990 con láminas que datan de la era de la guerra de Vietnam. Ese cerco ahora es considerado obsoleto e inútil.

La Patrulla Fronteriza asegura que cualquiera de estos diseños le ayudaría en su labor. "Los muros fronterizos han demostrado ser una parte extremadamente efectiva de nuestra estrategia de seguridad desde varios frentes para prevenir la inmigración indocumentada y el tráfico de drogas", dijo Ron Vitiello, su vicecomisionado interino, en una conferencia que usó de fondo a las vallas ya levantadas.

Según indicó, la zona con doble cerco a lo largo de 13.6 millas, de Otay Mesa a Imperial Beach, en San Diego, ha reducido los cruces de indocumentados y traficantes en las últimas dos décadas. En ese sector se registraron 31,000 arrestos en 2016, veinte veces menos de los ocurridos en la década de 1990.

"La seguridad en la frontera se logra de una combinación de infraestructura, tecnología y personal", señaló Vitiello, agregando que la muralla es parte de una "visión más integral" de la seguridad fronteriza, que incluya cámaras de vigilancia, sensores y más agentes.

El CBP enfatizó que en su proceso de evaluación no tendrá que elegir un modelo definitivo, sino que podría seleccionar "influencias para nuevos diseños" que se convertirían en el muro que divida definitivamente a Estados Unidos y México.

Cifras conservadoras estiman que esa barda costaría alrededor de 21,000 millones de dólares, pero esa cantidad está en vilo porque legisladores demócratas han rechazado propuestas anteriores para renovar y edificar muros, además por demandas que alegan violaciones a leyes ambientalistas.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés