null: nullpx
Control de Inmigración y Aduanas (ICE)

Detrás de la lucrativa industria de los centros de detención de inmigrantes

Para los legisladores es un "pago de factura", para el sistema es un negocio, pero para los millones de inmigrantes que vienen a Estados Unidos en la conquista del sueño americano, se convierte en la dolorosa pesadilla que separa a niños de sus padres y los hace víctimas de abusos que no pueden denunciar.
19 Sep 2019 – 7:28 PM EDT

Reportes históricos revelan que hace dos siglos migrar a Estados Unidos era un tema de voluntad y no de papeles. De acuerdo con estadísticas entre 1892 y 1954 doce millones de personas entraron al país sin un documento que los acreditara, a sumarse a una sociedad pujante formada para y desde el esfuerzo inmigrante.

A través de los años, las políticas de entrada a la unión americana fue evolucionando conforme a los cambios económicos y de seguridad de la nación. Sin embargo, en el último cuarto de siglo el sistema migratorio se ha convertido en una industria de persecución y detención.

Con el número de inmigrantes, también han aumentado los controles para el ingreso al país, las políticas de visas, las leyes castigo y por ende los detenidos que no cumplen las nuevas reglas de inmigración.

El presupuesto de la patrulla fronteriza y ICE se ha disparado: de poco más de 9 mil millones de dólares en 2005 a más de 22 mil millones de dólares en 2019, y para el año fiscal 2020 la agencia estatal está solicitando fondos para cubrir la demanda de unas 54 mil camas para inmigrantes detenidos. En total sería una inversión de 2,700 millones de dólares.

El más notable incremento en la reciente solicitud presupuestaria ha sido justificada por el gobierno de Donald Trump en base al aumento de inmigrantes centroamericanos que llegan a EE.UU en buscan de asilo.

De acuerdo con la organización Freedom For Immigrants en Estados Unidos hay más de 200 centros de detención de inmigrantes y los cinco estados con la mayor cantidad de detenidos por día en 2019 son:


¿De dónde sale y dónde se gasta el dinero asignado al Departamento de Seguridad Nacional (DHS)?

Según registros del departamento de investigación de Univision Los Ángeles, la detención de inmigrantes es hoy, una industria lucrativa que le cuesta a los contribuyentes 2 mil millones de dólares al año, a razón de 5 millones de dólares diarios.

Si hablamos de Centros de Detención, se debe tener en cuenta que el 71% de los inmigrantes detenidos en el país se encuentran en centros operados por compañías privadas.

“Son nuevas formas de negociar con la humanidad”, dijo la congresista demócrata Norma Torres en entrevista con León Krauze.

Torres explicó que se trata de una dinámica injustificable. Explicando que es un nuevo modelo de negocio cuyo producto son “niños de tierna edad, mujeres y hombres que vienen con nada, con nada más que el amor de tratar de tener un futuro mejor”, aseguró la congresista.

La teoría de Torres es apoyada por el activista de Freedon Thrive en LA, Daniel Carrillo, quien además asegura que las empresas apoyan las campañas de los legisladores encargados de crear nuevas leyes que criminalizan a los inmigrantes, generando detenciones y por ende la necesidad de nuevos centros de reclusión.

Por su parte, Adam Schiff, congresista demócrata asegura que esta es una situación “aberrante” y agrega que las que compañías privadas de detención se lucran con la separación de familias migrantes.

De estas corporaciones destacan GEO Group y Corrections Corporation of America (CoreCivic) con un aproximado de 15,000 personas detenidas por día, según datos de Freedom For Immigrants.

Desde la llegada de Donald Trump al poder, los ingresos de ambas compañías suman casi el billón de dólares. GEO Group ha recibido 480 millones de dólares, mientras que Core Civic, otros 331 millones de dólares.

Estos astronómicos presupuestos los explica Naureen Shah, de la Unión Americana de Libertades Civiles en la frase: “Lo importante es llenar camas”. Mientras que para el senador Cory Booker, la explicación posible para la bonanza de ambas empresas “es un pago de favores políticos”.

Geo Corrections Holdings, subsidiaria del Geo Group, donó cientos de miles de dólares a comités de acción política afines a la campaña de Donald Trump y al partido republicano durante el ciclo electoral de 2016, además de millones de dólares en cabildeo en Washington. Por su parte Geo Group ha donado miles de dólares al congresista de Texas, Henry Cuellar.

John Kelly, antiguo jefe de gabinete de Trump y artífice de parte de la estrategia radical de detención de inmigrantes del actual gobierno, es actual consejero de Caliburn International. Una subsidiaria de Caliburn opera varios centros de procesamiento de inmigrantes en el sur de Estados Unidos.

Todas estas evidencias son de conocimiento público y establecen bases suficientes para sustentar un conflicto de intereses, según la congresista de California Nannette Barragán, quien asegura que Kelly se beneficia de la industria de detención de inmigrantes, la misma que ayudó a consolidar.

La industria de detención de inmigrantes en Estados Unidos, la cual se lucra con el dolor migrante está plagada de conflictos de interés pero además enfrenta otro escándalo igualmente grave: múltiples denuncias por el abuso sistemático de los derechos humanos de los inmigrantes detenidos: hombres, mujeres y niños.

Más contenido de tu interés