Masacre en Orlando

Desfile LA Pride en Los Ángeles transcurre con tranquilidad y entre fuertes medidas de seguridad

La comunidad LGBT del sur de California festejó la edición número 46 del desfile del orgullo gay, entre una fuerte presencia policiaca y con mensajes de solidaridad con las víctimas de la masacre que ocurrió este domingo en Orlando, Florida.
12 Jun 2016 – 12:57 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El ataque que ha dejado al menos 50 muertos en una discoteca gay en Orlando (Florida) ha generado conmoción en Los Ángeles donde este domingo la comunidad LGBT celebró su día grande por las calles de West Hollywood, entre fuertes medidas de seguridad y con mensajes de solidaridad para las víctimas y las familias del tiroteo más mortífero en la historia de EEUU.

La noticia de la masacre en Orlando fue “devastadora” dijo Chris Classen, el presidente de LA Pride, la organización que dirige y coordina la celebración del orgullo gay en Los Ángeles.

Sin embargo, Classen aseguró en una entrevista con Univision Los Angeles, que LA Pride "nunca consideró" cancelar los festejos del domingo, incluyendo el desfile que este año marcó su edición número 46 en el sur de California.

“No vamos a dar marcha atrás de cara al miedo”, afirmó Classen, quien además invitó a los angelinos a unirse y mostrar su solidaridad con la comunidad LGBTQ. "Queremos el apoyo de todos en esta marcha contra la violencia", explicó el funcionario.

Aunque toadavía se desconoce cuántas personas asistieron al desfile, Classen indicó que hubo menos de las 250,000 personas que se anticipiban para el evento. No obstante, el presidente de LA Pride señaló que la participación de los angelinos sirvió para mostrar que "somos una comunidad fuerte y unida".

Los eventos pautados para el domingo en West Hollywood comenzaron poco antes de las 11 de la mañana, con una rueda de prensa en la cual participaron Classen, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, Lauren Meister, la alcaldesa de West Hollywood, miembros de múltiples agencias del orden local y agentes del FBI.

Las autoridades dieron a conocer el arresto de un sospechoso "fuertemente armado", que presuntamente tenía como su intención acudir al desfile del orgullo gay. El sujeto identificado como James Howell, de Indiana, permanece bajo custodia de la policía de Santa Mónica y de acuerdo con los investigadores, el caso no tiene vínculos al ataque mortal en Orlando.

Durante la rueda de prensa la alcaldesa de West Hollywood, Lauren Meister, fue la encargada de confirmar que, a pesar de la tragedia en Florida, los festejos en Los Ángeles iban a continuar con el programa previsto, al entender que era la mejor respuesta ante la violencia.

"Esto es un terrible recordatorio para la comunidad LGBT de que aunque hemos logrado mucho mucho en la lucha por la igualdad, aún queda mucho trabajo por hacer para que prevalezca el amor. Hoy en West Hollywood, LA Pride debe seguir", manifestó Meister, que encabeza el consistorio de la ciudad considerada el epicentro del colectivo LGBTQ en el condado de Los Ángeles.

Decenas de organizaciones participaron en el desfile de LA Pride y a lo largo de la jornada se vieron los mensajes de condolencia y solidaridad con las víctimas de Orlando.


Participantes en el sur de California compartieron imágenes y videos del desfile a travé de las redes sociales, donde los hashtags #LAPride, #PrayforOlando y #ThePrideMustGoOn formaron parte de los temas populares.

Al menos 50 personas murieron y otras 53 resultaron heridas esta madrugada cuando un sujeto armado con un rifle de asalto y una pistola ingresó disparando en una fiesta latina dentro del conocido club gay de Orlando, Pulse, en la que ya es considerada la peor masacre ocurrida en Estados Unidos.

El rifle utilizado por el agresor fue un AR-15, el mismo modelo usado en el tiroteo de la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut, donde un pistolero mató unas 26 personas –la mayoría niños– en 2012, así como en otro sucedido en un cine de Aurora, Colorado, donde murieron 12 personas.



Las autoridades aseguraron a Univision Los Ángeles que no existía una amenaza creíble sobre la marcha LA Pride Parade, a la que se anticipaba la participación de cerca de 200,000 personas.

"Queremos asegurarnos de que la gente sepa que tendremos una amplia presencia de agentes de la ley en el LA Pride," comentó a Univision el teniente Edward Ramírez del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles (LASD), quien indicó que circunstancias como la ocurrida en Orlando se tienen en cuenta a la hora de diseñar el plan de seguridad para eventos como LA Pride. Ramírez además indicó que los agentes estaban prepardos para dar una "respuesta táctica" en caso de algún altercado.

El desfile culminó aproximadamente a las 2 de la tarde el domingo y las autoridades no han reportado disturbios o altercados a lo largo de la jornada. La fiesta culmina con un concierto programado hasta las 11 de la noche, pero el teniente Ramírez afirmó que habrá presencia policíaca a pie por las calles de West Hollywood hasta cerca de las 3 de la mañana del lunes, cuando se den por concluidos todos los festejos de LA Pride.

Miembros de las organizaciones "Brady Campaign to Prevent Gun Violence”, “Violence Prevention Coalition of Greater Los Angeles” y “Women Against Gun Violence”, hicieron un llamado a la comunidad para tomar parte en una vigilia en honor a las víctimas de Orlando.

Los activistas, que además buscan crear conciencia sobre las armas y la violencia, programaron su vigilia para las 6 de la noche sobre el bulevar Santa Monica y Holloway Drive.

"Violencia armada contra la familia LGBTQ durante el Mes del Orgullo me enferma", dijo a Univision la concejal de West Hollywood y anterior alcaldesa, Lindsey Horvath.

"Al tiempo que lamento esta pérdida que me rompe el corazón, recuerdo que debemos dedicarnos más a la lucha por la completa igualdad de todos. Nadie es igual a menos que todos lo seamos", añadió Horvath.



Lea también:


Más contenido de tu interés