Religión

Cuando el extremismo religioso es cristiano y estadounidense

Expertos consultados por Univision señalaron que el polémico sermón del pastor hispano que defendió la matanza de homosexuales en Orlando por parte de un terrorista es equiparable a la propaganda extremista que promueven los fundamentalistas islámicos.
17 Jun 2016 – 6:13 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Tomar la Biblia como un manual de instrucciones o un código de conducta, como sugirió esta semana el polémico pastor de Sacramento que celebró la masacre en Orlando (Florida) por ir contra la comunidad LGBT, es equiparable al extremismo islámico que promueve el Estado Islámico (ISIS), según comentaron a Univision en Los Ángeles varios analistas religiosos.

El domingo, apenas unas horas después del tiroteo en el que fallecieron 49 personas en el club gay Pulse, el líder de la Iglesia Bautista de la Verdad, el venezolano Roger Jiménez, les dijo a sus fieles que no debían estar tristes porque los homosexuales merecían morir.

“Desearía que el gobierno los colocara contra al paredón, frente a un pelotón de fusilamiento y les volara los sesos”, mencionó Jiménez en una homilía que generó una dura reacción -incluidas amenazas de muerte a su persona, según dijo- cuando trascendió a los medios de comunicación.

El pastor, lejos de retractarse, indicó en declaraciones al diario Sacramento Bee, se dedicó a citar lo que dice la Biblia.

"No interpreto nada, es lo que pone", señaló Jiménez, que explicó que "en la Biblia hay más que amor", pero la gente "decide ignorar las Escrituras". A su juicio, no se puede lamentar lo que condena el texto religioso, en referencia a la homosexualidad.


"Es fanatismo"

Para el padre jesuita Allan Figueroa Deck, profesor de teología en la Universidad Loyola Marymount en Los Ángeles, lo que ha dicho Jiménez es lo mismo que se le critica a los extremistas del islam.

“Es fanatismo”, mencionó. “Es un discurso que puede tener consecuecias violentas, la Biblia dice muchas cosas y sus enseñanzas se deben interpretar en conjunto, no solo sacar trozos y decir que es la pura verdad”.

Reconoció que históricamente el cristianismo -y en particular el catolicismo- ha condenado a los homosexuales, pero dijo que esa posición está cambiando con el papa Francisco.

“Es un crecimiento encaminado a tener una actitud misericordiosa hacia toda la humanidad, lo importante es la dignidad humana, no discriminar a los homosexuales... pero hay quienes se han quedado atrasados, como este pastor”, argumentó.

Desde hace dos años el grupo terrorista ISIS ha implantado una interpretación integrista de la ley islámica o "sharia" en los territorios de Irak y Siria que controla llevando a cabo ejecuciones públicas de homosexuales. Los acusados de sodomía son apedreados a muerte o lanzados desde los edificios más altos, como también lo habían hecho los talibanes.


Religión y política

Para el teólogo Juan Martínez, las palabras del pastor de Sacramento son injustificables, aunque este académico del Seminario de Teología Fuller en Pasadena, California, cree que no los actos terroristas no solo se inspiran en el extremismo religioso.

“Los actos violentos también se hacen en nombre de la política”, apuntó Martínez, quien equiparó la radicalidad que algunos promueven desde el púlpito a la que se realiza con fines electorales, en referencia al discurso antinmigrante y antimusulmán de Donald Trump, virtual candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Las posiciones religiosas más estrictas son consideradas por los estudiosos como fundamentalistas cuando se defiende una doctrina de manera intransigente y se interpreta el Corán o la Biblia, por ejemplo, de manera literal.


Remordimiento metodista

El mismo 12 de junio de la masacre de 49 personas en la discoteca gay de Orlando, Minerva Carcaño, obispo de la Iglesia Metodista Unida de Los Ángeles, publicó una carta en la que expresa su pesar por lo sucedido y cuestiona el papel que podría haber jugado la postura que mantiene su comunidad religiosa en la tragedia.

“¿Es posible que nosotros los metodistas unidos, con una actitud tan negativa y postura en contra de las personas LGBT, hayamos contribuido para que se cometiera tal crimen?”, escribió Carcaño.

En su texto, la religiosa explica que quienes se identifican como homosexuales han sido excluidos por los metodistas y los ha considerado como personas que no merecen la pena, una actitud que piensa que pudo haber contribuido a ese ataque.

“No podemos quedarnos sentados y permitir que lo que pasó en Orlando no nos haga reflexionar”, agregó la obispa metodista para quien puede haber llegado la hora del "arrepentmiento y el cambio" a su iglesia en lo referente a la comunidad LGBT.

Más contenido de tu interés