null: nullpx
Protestas

Crece la tensión en Los Ángeles tras la absolución de un policía por la muerte de una afroamericana

La Comisión de Policía encontró justificado el uso de la fuerza letal en el caso de Redel Jones, una mujer afroamericana muerta a balazos por un oficial que intentaba arrestarla por el robo de una farmacia. Activistas han iniciado protestas en el centro de la ciudad por esa decisión.
12 Jul 2016 – 6:09 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Un agente hispano de la Policía de Los Ángeles (LAPD) que el año pasado mató a una mujer afroamericana al dispararle tras el robo a una farmacia, actuó dentro de las normas y procedimientos para el uso de la fuerza letal, determinó este martes la Comisión de Policía.

La decisión del panel ciudadano que supervisa al LAPD provocó el enojo de activistas afroamericanos y miembros de Black Lives Matter que abarrotaron la sala de sesiones y que de inmediato pidieron la renuncia del jefe policíaco Charlie Beck.

Los activistas se han reunido afuera del City Hall de Los Ángeles para protestar la absolución del policía. El edificio municipal ha sido cerrado.

Redel Jones, de 30 años de edad, murió el 12 de agosto de 2015 por las heridas de bala que le disparó el oficial Brett Ramírez.

La investigación del caso que realizó la Comisión de Policía determinó que el oficial Ramírez disparó su arma de manera justificada cuando al perseguir a la sospechosa de robo, la mujer sacó un cuchillo.


Los oficiales que ese día intentaron detener a Jones, indicaron que la mujer se opuso al arresto y que antes de dispararle le dieron una descarga eléctrica con la pistola Taser, pero aparentemente no tuvo efecto.

Junto al cuerpo de Jones se encontró un cuchillo y el dinero robado a una farmacia del vecindario afroamericano de Crenshaw, según la investigación.

Pero los argumentos de los comisionados no convencieron a los activistas afroamericanos que consideran que se trata de un caso de abuso policíaco, por lo que al salir de la sesión gritaron a los comisionados y al jefe de la policía que deberían estar avergonzados.

Afuera del cuartel general del LAPD, en el centro de la ciudad, cientos de activistas pedían la renuncia de Beck y de Matt Johnson, presidente de la Comisión de Policía.

La relación entre la comunidad afroamericana y la policía ha sido más tensa durante las últimas dos semanas luego de los asesinatos de dos afroamericanos balaeados por agentes del orden, uno en Louisiana y el otro en Minnesota, que provocaron protestas callejeras y que derivaron en la balacera de Dallas donde un francotirador mató a 5 policías.


Más contenido de tu interés