null: nullpx
Star Wars

El refrigerio contraataca: las mejores bento boxes inspiradas en Star Wars

Hoy se celebra Star Wars hasta en las loncheras, con la recreación de personajes y escenarios de la película más exitosa de todos los tiempos.
4 May 2016 – 2:56 PM EDT

En el extraño planeta conocido como Japón hay una rebelión: las madres y los padres que decoran las tradicionales bento boxes de sus pequeños tienen de moda el tema de Star Wars. Hacen un trabajo tan perfecto que los alimentos alcanzan una decoración digna de los más elegantes palacios de Naboo, pero tan divertida que podría ser una escena en cualquier noche de la cantina de Mos Eisley.

Alguien podría pensar que este arte de las bento boxes, en las sabias palabras del almirante Ackbar, ¡es una trampa! Pero no se trata de que los chicos no se atrevan ni a tocar las suculentas obras de arte culinario, sino de festejar con ellos el 4 de mayo o, como se conoce en la Rebelión, el Día de Star Wars, por aquello de “May the 'Fourth' be with you”. ¿O era “may the force be with you”? Mientras lo resolvemos, en el sistema Corcroissant… ehm, perdón: en el sistema Coruscant, empieza una batalla entre las más bellas bento boxes de la galaxia…

1. El despiadado Darth Vader, ese villano mitad sith, mitad alga, que comanda las fuerzas del Refrigerio Galáctico, ha capturado a C3-aPiO, cuyo robótico rostro, teñido de colorante artificial amarillo por el pánico, está custodiado por los soldados de Vader: una infame patrulla de ejotes y rollitos de jamón de pavo.



2. Al rescate de C3-aPiO parten en su nave con techo de kimchi el rebelde Luke Sky-Gohan y Arro2D2. Cruzan a la velocidad de la luz la galaxia hasta que el casco de Luke se vuelve piel de cangrejo. Con sonidos parecidos a los que haría una olla de vapor para avisar que el arroz está listo, Arro2D2 le avisa a Luke que han llegado a la temible base de operaciones del Refrigerio Galáctico, un planeta artificial llamado el Donburi de la Muerte.



3. Darth Vader los recibe listo para la batalla (según puede verse en la caja decorada de su bento box), con una legión de Onigiri Troopers. Bueno, con un solo Onigiri Trooper. Pero está tan bien hecho, que vale por mil…



4. Afortunadamente para Luke Sky-Gohan, viene en su apoyo Rey, una misteriosa recolectora de piezas metálicas (y algún pedazo de shitake o salmón) del planeta Jakku. Junto a ella va el robot Huev8 (y una mascarita de Storm Trooper que podría o no ser Finn, pero como no es comestible, no nos interesa).



5. Sin embargo, Luke Sky-Gohan y Rey la recolectora de shitakes caen en una trampa del Refrigerio Galáctico. Justo cuando están a punto de sucumbir, se les aparece en enorme fantasma de Soya, el maestro jedi que entrenó a Luke. “Temer no deben”, les dice, “la Fuerza usen”, les dice, y entonces el maestro Soya materializa sobre él la Fuerza, que se parece mucho a una suculenta ensalada de papa.



6. No cuentan con que Darth Vader es un sith que también sabe usar la Fuerza: el villano aprovecha sus poderes para hacerse reproducir dos veces, igual que a sus Onigiri Troopers. Ataca a nuestros héroes con pequeños lightsabers de salchipulpo y rayos de elote.



7. Y mientras la batalla está en su punto más alto (Darth Vader está a punto de confesarle a Luke Sky-Gohan que es su padre, después de comerle de un mordisco una de las manos hechas de arroz), en el lejano planeta Tortatooine, Jabba el tsum tsum se divierte con el pequeño ewok llamado Wasabiket.



8. De vuelta en el Donburi de la Muerte, ha venido al rescate de Luke y Rey un wookie de tamaño colosal llamado Chewpasta. Su enorme carota espantó a Darth Vader hasta hacerlo perder la máscara. Al verlo sin ella, nuestros héroes se dieron cuenta de que el temible villano era en realidad solamente una bola de arroz.



9. Aunque nuestros héroes esperaban rescatar a C3-aPiO, encontraron que Darth Vader tenía capturada a la princesa Leia Orgánica, que los esperaba bailando junto a un clon de Arro2D2 llamado RHuevi2.



10. Para festejar la victoria, Huev8 se convirtió en un par de onigiris decorados con zanahoria. Lo vemos saltar y de inmediato la pantalla se va a negros, suena el primer acorde de la famosísima pieza de John Williams, y sabemos que, por ahora, estamos a salvo del Refrigerio Galáctico.



Lea también:

Publicidad