null: nullpx
Sexualidad

Estos 5 hombres nos cuentan por qué les encanta el sabor de la vagina

Contrario a la creencia generalizada (y equivocada), los olores y sabores vaginales vienen en una amplísima gama. Y tienen adoradores en distintos paladares y olfatos.
21 Oct 2016 – 01:52 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Hay mujeres a las que nos encanta recibir sexo oral y otras a las que la sola idea las aterroriza. Del segundo grupo, algunas han tenido experiencias fatales y todavía hay algunas mujeres que tienen complejos con respecto al olor y sabor de sus vaginas.

Llenas de tabúes e ideas machistas, muchas mujeres convierten su cama en un campo de batalla donde su pareja lucha por perder —literalmente— la cabeza entre sus piernas y ellas, en actos extremos de contorsionismo, se desdoblan para impedirlo.

Para salir de dudas y para darle paz a las mujeres que piensan que su pareja padece la labor titánica de lidiar con el supuesto mal olor y sabor de la vagina, preguntamos a varios hombres con historiales sexuales interesantes su opinión sobre el tema.

“Hay un olor característico en cada mujer”, Sebastián, 36 años.

Imaginar que todas las vaginas saben o huelen igual es una locura. Cada ser humano tiene características biológicas y químicas que lo hacen único y esto incluye, por supuesto, a la vagina. El olor normal de una vagina saludable puede pasar de un almizcle perfumado —que será más notorio, por ejemplo, después de hacer ejercicio—, a un aroma metálico que se debe a los cambios del pH que se presentan durante los días del periodo menstrual, pasando por olores fuertes como el que dejan los condones de látex e incluso hay vaginas que carecen de olor, lo cual, según la ginecóloga Lissa Rankin, es completamente natural.


“Cuando uno tiene química con alguien sus olores, sus sabores y sus sudores le excitan”, Lalo, 41.

Así como no existe un vestido que le agrade a todas las mujeres, no hay una vagina cuyo sabor y olor sean de un gusto universal. En este punto estuvieron todos de acuerdo, sin excepción. Para la mayoría de estos hombres, el gusto por los olores y sabores de una mujer tiene mucho que ver con la conexión que tienen con ella.
Óscar, de 29 años, tiene claro por su parte que los prejuicios relacionados con la higiene no caben en esta discusión: “Hay mujeres con un sabor u olor fuerte y eso no tiene que ver con el aseo personal, es su parte íntima que tiene esa particularidad”. En palabras de Sebastián: “que me guste o no depende de mi química, lo que para mí es un olor agradable o interesante, para otros no lo es y seguramente está mediado por las sensaciones también”.


“Siempre he disfrutado el sabor y olor de la vagina. Solo me ha pasado un par de veces que el olor es demasiado fuerte", Patrick, 34 años.

Los olores y sabores vaginales encuentran su adorador en distintos paladares y olfatos. Lalo, por ejemplo, prefiere los suaves: “Un olor fuerte no es necesariamente malo si te gusta, pero por lo general cuando no son tan fuertes son mejorcitos”. En términos generales hay varias cosas a tener en cuenta cuando de tener una vagina saludable se trata: tener una buena higiene, usar un jabón diseñado para el área vaginal con pH balanceado, evitar las duchas vaginales y usar ropa interior de algodón son algunas de ellas. Troi, de 34 años, explica como la vagina de una mujer fumadora sabe muy distinto a una que no lo hace. Los aromas y sabores cambian de región en región y están altamente ligados con la alimentación.

Hay ocasiones en los que el olor y sabor de la vagina son un claro indicativo de que algo no anda bien. Por ejemplo, la idea de que las vaginas “huelen a pescado” es usada para menospreciar a las mujeres y sus cuerpos, pero en las ocasiones en que este particular olor se presenta de forma intensa es señal clarísima de una infección vaginal, que además es más común de lo que pensamos. El olor a levadura o a descomposición son ambos señales de alarma y razón de visita inmediata al ginecólogo.


“Es poderoso y muy irresistible”, Troi, 34 años.

Las que sufren de vergüenza ya pueden dejarla de lado. Si hacemos a un lado a los egoístas que enfocados en su propio placer sólo quieren recibir sin dar, encontramos que los hombres no sólo disfrutan haciéndole el sexo oral a su pareja, sino que están sinceramente interesados en que nosotras sintamos placer. Javier, de 44 años, además ha encontrado algo particularmente atractivo en esta práctica: “Una mujer madura huele a campo de flores. Disfruto mucho el sexo oral, a través de él puedo descubrir cosas realmente interesantes”.

En conclusión, para Patrick el olor y sabor de la vagina hacen parte primordial del juego sexual: “Imagino que el olor de la vagina tiene que ver con las feromonas y realmente me excita. Le avisa al cuerpo que es momento de tener sexo. Es como un catalizador. A veces huele tan bien que sólo quiero inhalar ese aroma todo el día”.


¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Publicidad