null: nullpx
Papás y Mamás

Vacaciones familiares: un espacio ideal para fortalecer el bilingüismo

25 Abr 2015 – 11:05 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

En los últimos años, hemos programado las vacaciones familiares en invierno. No es tan complicado viajar como en verano—que los vuelos están llenos—y en algunos lugares normalmente apetecidos, puedes encontrar cupos. Además, nos escapamos del frío cuando ya la mayoría de personas se cansan de las bajas temperaturas y la nieve.

Podríamos buscar opciones fascinantes, sitios pintorescos, pero siempre terminamos yendo a Latinoamérica porque de verdad, buscamos pasar el mayor tiempo posible con la familia en Colombia. No hay nada como llenarse de energía, amor y visitar a los seres queridos. No nos aburrimos porque tenemos mar, playas, montañas, parques y tantos sitios por descubrir. También aprovechamos que nuestra hija está pequeña y aunque va al colegio, no es obligatorio ir a clases, cuando cumpla los 5 años y esté en el Kinder, sabemos que toca modificar las fechas.

Este año, a nuestro regreso estamos más felices que nunca, nuestra toddler, quien ya había soltado mucho la lengua con el inglés desde que asiste al preescolar, empezó a hablar español, a usar muchas más palabras, frases completas, expresiones y a hacerse entender en ese idioma. Sí, es cierto, no cabemos de la felicidad, porque tenemos una pequeña bilingüe muy conversadora. El inglés lo puede hablar todo el tiempo con su papá, escucharlo en la radio, en la TV o Internet cuando ve dibujos animados, cuando va a una fiesta o en cualquier otra actividad, en fin, hace parte de su cotidianidad. Yo sólo le hablo español, pero en este ambiente mamá es la única quien le habla así. Entonces, aprovechamos para que durante las vacaciones familiares, sus abuelos, tíos, primos y amigos, le den la dosis necesaria de este lenguaje para que ella practique.

Un consejo o un tip muy importante que se le da a los padres que crían niños bilingües es ese: llevarlos de vacaciones a lugares donde puedan escuchar más el otro idioma. Ya sabes, pasar temporadas disfrutando el otro idioma en familia, en nuestro caso español. Pero una cosa es saberlo y hasta decirlo y otra es ver cómo se da un resultado tan sorprendente en tan poco tiempo.

Anímate a aprovechar las vacaciones familiares para que tus hijos potencialicen su bilingüismo y practiquen su segundo idioma. Vale la pena—y mucho.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásFamilia
Publicidad