null: nullpx
Papás y Mamás

¿Tu hijo se priva? puede ser espasmo del sollozo

Imagínate ver como tu hijo, en medio de un berrinche o como resultado de un susto fuerte llora, deja de respirar, se desmaya y presenta movimientos similares a los de una convulsión. Cualquiera se alarmaría, si le pasara a tu hijo seguramente correrías al médico en pánico pensando que tu hijo está enfermo de gravedad. Esto que acabo de describir, en la mayoría de los casos resulta ser un episodio llamado “Espasmo del sollozo” que es descrito coloquialmente como que el niño “se priva”. Estos episodios no representan ningún peligro para quienes lo presentan, pero eso no exenta a los padres de sufrir un susto terrible. Aquí te explico todo lo que necesitas saber sobre el espasmo del sollozo: Síntomas: Es una detención involuntaria de la respiración que sucede normalmente cuando el niño es sorprendido, sufre de dolor o por la frustración producida durante un berrinche o pataleta. El niño exhala y deja de respirar, la piel se puede poner de color morado o azulado y es común que se desmaye y en algunos casos presentan movimientos espasmódicos similares a una convulsión. Este episodio no es largo, dura entre 20 segundos y un minuto aproximadamente. Cuándo aparecen: Normalmente aparecen por primera vez entre los 18 meses y los dos años de edad, y normalmente desaparecen alrededor de los seis años. Es mucho más común en niños que tienen algún padre que también haya sufrido de estos espasmos. ¿Cómo deben reaccionar los papás?: Es muy importante que los padres mantengan la calma, alarmarse sólo asustará más al pequeño y no lo ayudará, deben mantener en mente que no es peligroso, asegúrense que no está en un lugar en donde se pueda golpear, quítenle cualquier cosa que tenga en la boca y traten de no prestarle demasiada atención. En caso de que no se desmaye, debe ser tratado e ignorado como cualquier otra rabieta para no reforzar la aparición de estos. Es probable que el niño quiera tomar una siesta después del episodio, es normal y se le debe permitir. Es muy importante acudir al médico cuando se presenta por primera vez un espasmo por sollozo para poder descartar cualquier otra causa posible del episodio. No hay tratamiento médico estándar pero si es importante darle seguimiento con el pediatra y estar abiertos a una posible consulta psicológica ya que es frecuente que los niños que presentan espasmo del sollozo también presenten algunos problemas conductuales o emocionales. ¿Lo hacen a propósito? Es importantísimo que los padres tengan en cuenta que su hijo no tiene control sobre el espasmo, aunque es común que se presente durante una rabieta no debemos frustrarnos con los pequeños cuando lo presentan ya que ellos son los primeros que no lo quieren padecer. Los padres deben tratar de ser empáticos, si bien no ceder ante las demandas cuando se trata de una pataleta, no deben regañar o gritar ya que esto sólo propicia que se presenten más episodios. ¿Tu hijo o hija ha sufrido de espasmo por sollozo? ¿Cómo reaccionaste? Comparte algunos consejos que te hayan servido para que otros padres puedan enfrentarlo mejor.  
25 Ago 2015 – 11:18 AM EDT

Imagínate ver como tu hijo, en medio de un berrinche o como resultado de un susto fuerte llora, deja de respirar, se desmaya y presenta movimientos similares a los de una convulsión. Cualquiera se alarmaría, si le pasara a tu hijo seguramente correrías al médico en pánico pensando que tu hijo está enfermo de gravedad.

Esto que acabo de describir, en la mayoría de los casos resulta ser un episodio llamado “Espasmo del sollozo” que es descrito coloquialmente como que el niño “se priva”. Estos episodios no representan ningún peligro para quienes lo presentan, pero eso no exenta a los padres de sufrir un susto terrible.

Aquí te explico todo lo que necesitas saber sobre el espasmo del sollozo:

Síntomas: Es una detención involuntaria de la respiración que sucede normalmente cuando el niño es sorprendido, sufre de dolor o por la frustración producida durante un berrinche o pataleta. El niño exhala y deja de respirar, la piel se puede poner de color morado o azulado y es común que se desmaye y en algunos casos presentan movimientos espasmódicos similares a una convulsión. Este episodio no es largo, dura entre 20 segundos y un minuto aproximadamente.

Cuándo aparecen: Normalmente aparecen por primera vez entre los 18 meses y los dos años de edad, y normalmente desaparecen alrededor de los seis años. Es mucho más común en niños que tienen algún padre que también haya sufrido de estos espasmos.

¿Cómo deben reaccionar los papás?: Es muy importante que los padres mantengan la calma, alarmarse sólo asustará más al pequeño y no lo ayudará, deben mantener en mente que no es peligroso, asegúrense que no está en un lugar en donde se pueda golpear, quítenle cualquier cosa que tenga en la boca y traten de no prestarle demasiada atención. En caso de que no se desmaye, debe ser tratado e ignorado como cualquier otra rabieta para no reforzar la aparición de estos. Es probable que el niño quiera tomar una siesta después del episodio, es normal y se le debe permitir.

Es muy importante acudir al médico cuando se presenta por primera vez un espasmo por sollozo para poder descartar cualquier otra causa posible del episodio. No hay tratamiento médico estándar pero si es importante darle seguimiento con el pediatra y estar abiertos a una posible consulta psicológica ya que es frecuente que los niños que presentan espasmo del sollozo también presenten algunos problemas conductuales o emocionales.

¿Lo hacen a propósito? Es importantísimo que los padres tengan en cuenta que su hijo no tiene control sobre el espasmo, aunque es común que se presente durante una rabieta no debemos frustrarnos con los pequeños cuando lo presentan ya que ellos son los primeros que no lo quieren padecer. Los padres deben tratar de ser empáticos, si bien no ceder ante las demandas cuando se trata de una pataleta, no deben regañar o gritar ya que esto sólo propicia que se presenten más episodios.

¿Tu hijo o hija ha sufrido de espasmo por sollozo? ¿Cómo reaccionaste? Comparte algunos consejos que te hayan servido para que otros padres puedan enfrentarlo mejor.

 

RELACIONADOS:Papás y MamásNiños

Más contenido de tu interés