null: nullpx
Papás y Mamás

¿Tu hijo hace “bullying” en la escuela?

6 Jun 2015 – 11:42 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte


 
Si existe algo peor a que un hijo sufra de bullying en la escuela, es que sea tu propio hijo quien molesta a sus compañeros. Puede ser una experiencia muy solitaria como padre, ya que toda la compasión, atención y simpatía se centra en la víctima sin dejar un espacio para que los padres de quienes perpetúan el bullying obtengan el apoyo que necesitan para abordar el problema. Si llegara el día en que suene el teléfono y te digan que tu hijo es quien hace bullying en la escuela, aquí encontrarás los consejos que necesitas para afrontar la situación:

1. No te apresures a negar la acusación: Resulta mucho más fácil aceptar que un hijo es víctima de bullying a pensar que es nuestro hijo quien puede hacer sufrir a otros, y la primera reacción (muy natural por cierto) es negarlo, pero al hacer esto no le hacemos ningún bien a nadie, es un problema que hay que afrontar, y el primer paso es aceptar que todos los niños son capaces de muchas más cosas de las que queremos pensar.

2. Predica con el ejemplo: Si tú reaccionas con paciencia y de forma racional, le enseñas a tus hijos cómo afrontar situaciones difíciles. Ármate con toda la paciencia que tengas disponible e intenta hablar con tu hijo sobre lo sucedido. Si reaccionas de forma violenta, con golpes o tan sólo con gritos, le estás dando un ejemplo clarísimo que lo llevará a usar la violencia en sus interacciones sociales.

3. Ayúdale a empatizar: Hacer bullying en la escuela no necesariamente convierte a tu hijo en el demonio mismo, los chicos muchas veces no entienden que en verdad están lastimando los sentimientos de otros, viven en el momento sin detenerse a pensar en las consecuencias de lo que hacen. Haz el ejercicio de que se ponga en el lugar de la víctima, pregúntale cómo se sentiría si le hicieran eso a él, y de forma rutinaria hazlo pensar en las consecuencias de sus actos. Por ejemplo, le puedes preguntar cuando van en el auto: “¿Cómo te sentirías si en la escuela alguien se riera de cómo usas la ropa? ¿Cómo reaccionarías? ¿Por qué crees que la persona que se burla lo haría?”

4. En conjunto con la escuela, establecer una consecuencia clara: Cuando se da comportamiento de este tipo, resulta de vital importancia dejar claro que no se tolerará nada del tipo, la consecuencia debe ser firme y clara. Algo que también ayuda es obligarlo a confrontar el daño que hizo al pedir perdón en persona a su víctima. La comunicación con la escuela será muy importante para presentar un frente unido. La contención es importante, ayuda a tu hijo a que sea capaz de autorregular sus emociones.

5. Explora las razones del comportamiento: Cuando un niño hace bullying en la escuela, muchas veces existen razones escondidas que motivan su conducta. Explora si hay ansiedad, enojo hacia alguna situación familiar (un divorcio o una muerte, por ejemplo), o si existe alguna otra razón que pudiera requerir la intervención de un psicólogo clínico.

6. Encuentra formas para enseñarle a expresar sus emociones: Cuando los niños no pueden expresar sus emociones (tanto positivas como negativas) tienden a actuarlas, una de estas formas es el bullying. Formando parte de actividades en equipo como algún deporte o actividades de fin de semana estilo Boy Scouts, los niños aprenden a convivir mejor y a expresar emociones agresivas de forma constructiva. Dale espacios en casa para que pueda expresar lo que siente, ya sea escribiendo, hablando, dibujando, etc.

Nunca será fácil escuchar que tu hijo le ha hecho daño a alguien más, pero aceptándolo y tomando las medidas adecuadas es posible ayudar a tu hijo a crecer y aprender de la experiencia, ayudándolo a ser mejor persona en el futuro. Tu apoyo, contención y amor serán muy importantes para lograr esto.

Reacciona
Comparte
Publicidad