null: nullpx
Papás y Mamás

Trucos para dejar el chupete, el biberón y el seno

19 Ago 2015 – 09:20 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Motiva a tu hijo a dejar el chupete recordándole lo grande que está. Convéncelo de regalarlo o dejarlo en algún lugar. Algunos niños pueden apegarse tanto al seno, al chupete o al biberón que quitárselos puede llegar a ser muy difícil. Ya dentro del vientre los bebés se chupan el dedo como un acto reflejo y, desde entonces, succionar es para ellos una actividad que relaja y consuela. En lineas generales se dice que hay que dejar el chupete a los tres años de edad (como máximo); que al biberón hay que reemplazarlo por un vaso luego del primer cumpleaños y, en cuanto al seno, cada madre tendrá sus propias razones para decidir cuándo dejar de amamantar. El tema es que cada niño es distinto y, lo que le funciona a algunos padres, a otros no. Comparto en este artículo varios trucos para lograr un exitoso desapego, algunos me dieron resultado a mí y otros me fueron compartidos por otros papás. Chau chupete: En Argentina muchos dejamos el chupete en “el chupetómetro de Carlitos Balá”. Desde los años ’80 que Balá, un artista de público infantil, anima a los chicos a dejar el chupete en un largo tubo de acrílico denominado “el chupetómetro”. Recuerdo cuando mi mamá me convenció y, tras decirme que “estaba grande”, le enviamos a Balá mi chupete para su colección. Si bien el chupetómetro aún existe, hay muchas otras opciones que pueden lograr que tu hijo deje para siempre el chupete:

  • Elimina el placer de la succión cortando poco a poco la tetina, pinchándola o incluso untándola en alguna sustancia de sabor desagradable. Así el chupete ya no será tan tentador como antes.
  • Podría pasar que se olvidaron el chupete en el lugar donde vacacionaron o que lo perdieron en la calle.
  • Motívalo a regalárselo a alguien: En mi caso fue a Carlitos Balá, pero mi sobrinita se lo dio a Minnie en su cumpleaños y mi sobrino a Santa. La idea de recibir un regalo u otra recompensa a cambio puede funcionar también.
  • Levántale la autoestima recordándole lo grande que está y demuéstrale lo orgulloso que estás. Mímalo mucho, te va a necesitar cuando extrañe su chupón.

Lo que NO debes hacer es castigarlo o enfadarte si tu niño no parece querer dejar el chupete por ningún motivo y, en el caso de que ceda y acepte dejarlo, mantente firme y no se lo des si te lo pide después: deberá afrontar su período de abstinencia.
¡Adiós biberón! Se suele recomendar que los niños dejen el biberón una vez que cumplieron su primer año de edad. Lo mejor para lograrlo es introducir previamente el vaso como complemento. Puedes empezar usando el vaso sólo para el agua hasta terminar utilizándolo para todas sus bebidas. Si el problema es el biberón de la noche -ese que lo relaja y reconforta antes de ir a dormir-, busca una nueva rutina que lo relaje. Puede ser un baño, un cuento en la cama o unas dulces canciones de cuna.

El destete. El tiempo de “dejar el seno” debe pautarse entre los dos únicos involucrados: madre e hijo. Lo que opinen los demás (que “tu leche ya no lo alimenta” o que “ya esta grande para el seno”, por ejemplo) queda fuera de toda discusión. Mi primer hijo dejó a los 15 meses y creo que fue mas su voluntad que la mía. Las tomas se fueron espaciando hasta que un día, no hubo mas. Mi otra hija ya tiene 16 meses y pareciera ser que no tiene intensiones de dejar. Incluso su muñeco favorito, ese que lleva a todos lados, se llama “teta”. De todas maneras, ya estamos iniciando poco a poco el destete de manera respetuosa siguiendo el “no ofrecer, no negar”. No le niego el pecho si me lo pide (para que no sienta rechazo) pero no lo ofrezco porque sí tampoco.

Lo mas importante como padres es poder entender lo difícil que es para nuestros hijos dejar el pecho, el chupete o el biberón y saber acompañarlos con dosis de mimos extra durante el proceso. ¿Conoces otros trucos para ayudarlos?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásBebés
Publicidad