null: nullpx
Papás y Mamás

Tradiciones navideñas en los Estados Unidos y Latinoamérica

23 Nov 2014 – 01:26 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La Navidad es parte de un lenguaje universal. Aunque cada lugar conserve sus propias tradiciones navideñas, nos une el deseo de reunirnos una vez al año, tal vez en el encuentro más importante y antiguo para compartir en familia y celebrar el amor y la vida.

En cualquier rincón donde es tradición esperar la llegada del niño Jesús, Papa Noel o Santa Claus, no importa cuál sea su nombre, representa para todos la llegada de la esperanza y cualquier regalo pequeño o grande logra sacarnos siempre una sonrisa. La Navidad es un momento mágico, indescriptible donde se mezclan las emociones de felicidad, gratitud y nostalgia, y eso no conoce diferencias, ni idiomas, ni fronteras.

Pero pensar en la Nochebuena nos lleva a cada uno a la niñez y las tradiciones navideñas del lugar donde crecimos. Es imposible desapegarse del recuerdo de nuestras primeras Navidades, pues son las que se quedarán con nosotros para siempre y son esas costumbres las que transmitiremos a nuestros hijos en casa.

Nuestro continente es tan grande como hermoso y diverso, pues cada región tiene formas hermosas de celebrar estas fiestas. Desde el norte de los Estados Unidos hasta el sur de la Patagonia, los paisajes, el clima y la cultura de cada país le da su toque especial a estas celebraciones.

Hay tradiciones hermosísimas como “las posadas” en México que recuerdan el peregrinaje de María y José los días previos al nacimiento de Jesús. Comienzan el 16 de diciembre y duran hasta la noche del 24. Los niños y adultos de cada barrio representan a los peregrinos que pedirán posada en 3 casas pero sólo en la tercera los dejarán entrar y allí se reunirán alrededor del pesebre a rezar un rosario.

La Misa de Gallo, que la conocemos también como Misa de los Pastores o Misa de Aguinaldo en Venezuela, es una de las tradiciones navideñas celebrada en casi toda Latinoamérica y el mundo. Es una bonita ceremonia que mantiene presente el origen católico de estas festividades en muchos países de Europa y América y se da justo a la medianoche, con el cantar de los gallos.

Hay rincones con tradiciones navideñas muy peculiares pero que no dejan de ser bellísimas como el “Christmas Tree Ship” que todos los años desembarca en las costas de Hawaii (Estados Unidos) repleto de árboles de Navidad. Y es justamente en Norteamérica donde la Navidad tiene sus costumbres más populares y replicadas en el mundo entero. Oficialmente la Navidad en estas tierras comienza luego del fin de semana de acción de gracias. Las calles, plazas, centros comerciales y edificios se transforman completamente en un espectáculo de luces, adornos y música, todo para esperar la llegada de Santa Claus, quien el 24 de diciembre entrará por la chimenea de cada hogar a dejar regalos para todos.

La comida cambia un poco entre cada país pero es deliciosa en cada rincón. En Argentina acostumbran cenar asado y combinar con platos livianos, pues están en pleno verano, y en Venezuela, por ejemplo, la familia se reúne a hacer las hallacas (que son una especie de tamales rectangulares rellenos de un guiso de pollo delicioso) y envueltos en hojas de plátano, y van acompañadas de ensalada de gallina y pan de jamón. Y en Chile tienen un ponche que llaman cola de mono que se prepara con pisco, café con leche, azúcar y canela.

La tradición del pesebre o nacimiento es una de las que más adoro. Tal vez porque mi padre se dedicaba a elaborar el pesebre de nuestra casa con tanto amor y cuidado que llevo ese recuerdo en mi corazón. En muchos países se mantiene viva esta hermosa manera de celebrar el nacimiento de Jesús o la llegada de la Nochebuena. En Venezuela, Colombia y Chile por ejemplo, se acostumbra a no colocar la figura del niño Jesús hasta la noche del 24.

La música, es otra de las tradiciones navideñas que en cada rincón tienen una historia especial. Los aguinaldos y gaitas venezolanas, los villancicos y los tradicionales temas navideños en Norteamérica como “Jingle Bells” y “Santa Claus is coming to town” hacen imposible que no amemos esta época.

La Navidad en todas partes, logra algo hermoso. Nos transporta inevitablemente a querer abrazar a todos los seres que amamos, a llamar a esa persona que no hemos visto en mucho tiempo o que, por el contrario, vemos a diario y nunca le damos un detalle. La Navidad nos invita a estar en casa, y a recordar con alegría y humildad que un año más estamos juntos para celebrar lo hermoso de la vida.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásFamilia
Publicidad