Papás y Mamás

Tierno video de padre conociendo a su bebé recién nacido durante su juicio se viraliza

Ocurrió en un juzgado de Kentucky, donde pocos pudieron contener las lágrimas al presenciar el primer encuentro entre padre e hijo.
13 Ago 2016 – 10:49 AM EDT

Un hombre se convirtió en padre mientras estaba preso. Una jueza lo sorprendió hasta las lágrimas al permitirle ver a su bebé durante el juicio. Ocurrió en Kentucky y la reacción de la familia fue capturada por la cámara y ahora es viral.

En el video se puede ver a James Roeder besar la cabecita de su bebé recién nacido mientras llora abiertamente de la emoción.

Se trata del primer encuentro que Roeder tiene con su hijo, de un mes. La jueza Amber Wolf, que permitió este momento tan especial, también se encargó de repartir pañuelitos de papel para que puedan secarse las lágrimas.

James Roeder y su esposa Ashley están acusados de robo y prohibidos de establecer contacto uno con otro. Durante la audiencia de Roeder, Ashley intentó levantar al bebé para que su esposo lo pudiera ver, cosa que llevó a la jueza a apiadarse de la pareja.

Aprovechando que se encontraban los tres en la sala, la jueza Wolf permitió excepcionalmente que padre, madre e hijo compartieran un tierno momento juntos antes de que Roeder tenga que regresar tras las rejas.

“Era un tema de humanidad, sé que (Roeder) estaba preocupado porque no sabía cuándo podría conocer a su bebé y vi una oportunidad que no quise desaprovechar”, dijo la jueza al diario local WDRB.

Incidentes de este tipo llevan a pensar sobre qué es lo que sucede con las familias que tienen hijos cuando un miembro, en el especial las mujeres, está detenidos. Los números para estos casos son mucho más altos de los que se podría llegar a pensar. Según las últimas estadísticas del Departamento de Justicia cerca del 18% la población en instituciones penitenciarias son mujeres, de las cuales entre el 6 y 10 por ciento estaría embarazada, tal como lo estima el el American Journal of Public Health.

Estados Unidos es el país con mayor población femenina encarcelada del mundo y se estima que más de 2,000 niños nacen cada año con sus madres tras las rejas.

Si bien tienen acceso a citas ginecológicas, dietas prenatales, clases y vitaminas, la mayoría de mujeres embarazadas son obligadas a dar a luz encadenadas. Esta práctica está vigente en todo el país con la excepción de 18 estados entre los cuales están Illinois, Vermont, California y Nuevo México, que prohíben enteramente el uso de cadenas durante el parto.

La fecha del parto es desconocida por las madres, incluso en casos de cesáreas planificadas y la labor de parto la realizan solas, bajo supervisión de agentes de la ley. Una vez que nace el bebé, muchas madres deben regresar al sistema dentro de 24 horas en caso de parto vaginal, o 72 horas en caso de cesáreas, lo que significa que luego de esas preciadas horas con sus bebés es muy posible que estas madres no los vuelvan a ver hasta que salgan o alguien los lleve al horario de visita. La mayoría de madres deben dejar a sus bebés a cargo de familiares o entregarlo al sistema de cuidado temporal del estado.

Hay algunos centros innovadores, alrededor de 10 en todo el país, que están experimentando con guarderías en prisión para que madres e hijos no sean separados inmediatamente y los bebés puedan ser criados por sus madres durante sus primeros días o años de vida dependiendo del centro.

Las plazas sólo están disponibles para las madres con sentencias cortas por crímenes no violentos. En South Dakota, las madres pueden permanecer con sus bebés durante un mes, en Washington hasta tres años y en Nueva York podría ser hasta el año. La intención es afianzar el vínculo entre madre e hijo. Se entiende que compartir tiempo juntos y presentar oportunidades para períodos de lactancia más sostenidos contribuiría a evitar que la madre vuelva a la cárcel y que su hijo crezca con menos riesgos de terminar preso también.

Estos centros ayudan a las madres a combatir lo que varios estudios y la experiencia de Roeder dejan clarísimo, lo más duro de estas situaciones es la separación, algo para lo que nadie los prepara.


RELACIONADOS:Papás y MamásBebésViralLocal

Más contenido de tu interés