Temporada de hornear galletas caseras

Las galletas son una merienda dulce y deliciosa que los niños no pueden resistir y muchos adultos tampoco. Se pueden preparar para cualquier ocasión, pero en esta época del año, se convierte en una actividad divertida, que fomenta la integración de la familia, pues es ideal hornearlas en casa y propiciar momentos de afecto y …
Univision
22 Nov | 1:19 PM EST

Las galletas son una merienda dulce y deliciosa que los niños no pueden resistir y muchos adultos tampoco. Se pueden preparar para cualquier ocasión, pero en esta época del año, se convierte en una actividad divertida, que fomenta la integración de la familia, pues es ideal hornearlas en casa y propiciar momentos de afecto y recuerdos para el futuro. También puedes aprovechar la ocasión para enseñar a tus hijos desde la cocina.

Entre los sabores más conocidos están las de vainilla, las de chispas de chocolate, las de chocolate, de mantequilla, de miel, de jengibre, con fruta, con mermelada casera, integrales, de avena, todas con texturas y formas diferentes. Las opciones son muchísimas.

Lo que más me agrada de hornear galletas caseras es el poder escoger los mejores ingredientes y dosificarlos a mi gusto. Normalmente le añado menos azúcar de lo recomendado o pruebo con otros endulzantes naturales como stevia. También le bajo la cantidad de grasa porque así todos podemos comer un poco más sin tanto remordimiento.

Puedo decir que son una opción nutritiva para las meriendas y los frutos secos, las nueces, la harina integral, el salvado y otros ingredientes siempre están presentes. La verdad no me complico mucho y busco en Internet, en libros o aplicaciones, las recetas para galletas que sean fáciles de hacer.

Puedes colocar velas o ambientadores con olor a galletas, pero nada como hornearlas y sentir el olor y el calor en tu hogar. Puedes comprar las más ricas, pero tus hijos no disfrutarán esos momentos junto a ti. Puedes comprar la masa de preparación y simplemente hornearlas, pero qué bueno que le añadas lo que deseas y que tal vez termines haciendo una receta familiar que muchos otros quieran copiar. Así que te invito a hacerlo en casa, ¡manos a la obra!