Respetando a los abuelos aunque interfieran en tus reglas y autoridad

Una de las situaciones más complicadas es lidiar con las personas que aman a los hijos casi tanto como los padres: los abuelos. Establecer límites e insistir que la abuela y el abuelo sigan las reglas de la casa, a veces conduce al estrés y a herir los sentimientos. A continuación menciono algunas maneras de …
Univision
12 Dic | 12:00 AM EST

Una de las situaciones más complicadas es lidiar con las personas que aman a los hijos casi tanto como los padres: los abuelos. Establecer límites e insistir que la abuela y el abuelo sigan las reglas de la casa, a veces conduce al estrés y a herir los sentimientos. A continuación menciono algunas maneras de mantener una relación pacífica respetando a los abuelos.

Establece los límites

Por supuesto, ellos quieren ver a sus nietos, sin embargo, los padres y los niños necesitan pasar algún tiempo juntos. Si tus padres o tus suegros los visitan muy frecuentemente—especialmente sin avisar, déjenles saber un programa que les convenga a ustedes. Háganlo con cualquier situación en la que no estén de acuerdo. Pero siempre, respetando a los abuelos.

Tengan presente que quizás sus padres también tengan que establecer límites para ustedes. Es muy fácil caer en la trampa de aprovecharse del deseo de los abuelos de pasar un rato con tus hijos. Recuerda que los abuelos también tienen su propia vida.

Escoge tus enfrentamientos

¿Cuáles son los temas que más te apasionan? ¿Cero televisión? ¿Apagar las luces a las 7PM? ¿No comidas sólidas antes de que cumplan un año? Mantente firme en lo que es realmente importante para ti y entonces deja que los abuelos consientan un poco a los niños. Después de todo, ¿no es ésa la gratificación para los abuelos?

Resalten la posición de los abuelos y muéstrenles agradecimiento

Ellos aman a tus hijos. Ellos te aman a ti. Ellos sólo conocen una forma de criar y si tú lo estás haciendo diferente, quizás ellos se sientan rechazados. Ésa es la posición de los abuelos.

No te olvides de demostrarles lo mucho que los aprecias. Ser criticado por la forma en que cuidan y muestran afecto a tu hijo, es una píldora difícil de tragar, especialmente cuando ellos los están ayudando. Un “gracias” y un “te quiero” tienen un impacto muy positivo en la relación y posición de los abuelos.

No esperes que ellos cambien su forma de ser. Cuando amas a alguien, lo aceptas tal cual es, con defectos y virtudes. En algunos casos significa que las primeras palabras de tus pequeños serán un poco vulgares porque tu mamá nunca ha podido controlar su vocabulario excéntrico. Tu hijo va a conocer personas con toda clase de peculiaridades. No hay por qué esperar que el abuelo y la abuela sean perfectos.

Recuerda que los padres triunfan sobre los abuelos, pero juega esa carta cuando sea absolutamente necesario.

En su ensayo “Our Baby, Not Yours” (Nuestro bebé, no el tuyo), la escritora Barbara Graham comenta sobre lo difícil que es amar a un nieto y reconciliarse con la idea de que los abuelos no tienen la última palabra. Resumiendo, tú eres la madre o el padre y tienes el derecho de aplicar tus reglas con respecto a tu hijo. Si necesitas tomar una posición fuerte, es mejor que los abuelos lo sepan por boca de su propio hijo o hija. Si el conflicto es con tus suegros, deja que sea tu compañero quien tome la iniciativa.

La sensibilidad y la comunicación transparente son las llaves que asegurarán que todos sean respetados y que están en la misma página. Y si no están en la misma página, estar en el mismo capítulo es más que suficiente.