null: nullpx
Papás y Mamás

Qué hacer si tu hija adolescente quiere cirugía plástica

No todas las adolescentes que buscan la cirugía plástica están una edad física o emocional para hacérsela.
29 Sep 2015 – 8:30 AM EDT

A los 19 años (cuando ya estaba en la Universidad) tuve una cirugía plástica para reducir el tamaño de pechos. Después de varios años de aguantar burlas de mis compañeros de colegio, de conocidos y desconocidos, de no encontrar ropa que me quedara bien y de sentirme todo el tiempo incómoda con mis ‘delanteras’, mis padres me dieron el permiso para someterme a la operación en una clínica en Argentina.

Mi abuelo nos recomendó un muy buen cirujano y nada quedó sin revisarse y analizarse.

El doctor hizo un excelente trabajo de cirugía, pero a mí la anestesia me cayó super mal y tuve un post operatorio de seis meses. Ya se acordarán mis ‘roommates’ de la Universidad cómo me ayudaron a abrir alacenas y levantar cosas ya que por unas semanas no podía hacer ningún tipo de fuerza con los brazos.

Aunque nunca me arrepentí de la cirugía, definitivamente no es algo que busco repetir.

Adolescentes al quirófano

Y esto se los cuento porque la semana pasada me llegó a un mi correo un estudio sobre la cantidad de niñas adolescentes que se someten a cirugías plásticas en Estados Unidos, y no hablo de chicas que están ya en la Universidad, sino de estudiantes de la escuela preparatoria, que tienen entre 13 y 18 años.

El reporte, divulgado por la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos dice que 64 mil adolescentes se hicieron cirugía en el último año, y que muchas coincidieron con la temporada de regreso a clases: al parecer el nuevo año escolar, o el miedo bullying tienen algo que ver con este fenómeno.

Muchas de ellas lo hicieron para corregir una nariz con alguna deformidad, corregir orejas prominentes o senos demasiado grande o asimétricos o acné severo y cicatrices. Pero muchas otras llegaron a la clínica del cirujano pidiendo cosas como ‘implantes de senos’ o ‘relleno en los labios’, algo que genera preocupación y sorpresa entre los padres y profesionales.

Social media y el efecto Kardashians

Durante una entrevista telefónica con el Dr Andrew Miller, reconocido médico cirujano en el área de New York y New Jersey no me sorprendí al escuchar su explicación sobre los efectos que social media e Internet tienen sobre las chicas adolescentes, en especial cuando se trata de querer cambiar su apariencia a través de cirugías.

“Las jóvenes ven a gente como las Kardashian, haciendo procedimientos desde tan jóvenes y sacan la idea de que eso también puede funcionar para ellas”, explicó el médico durante la charla.

Solo basta recordar la cantidad de chicas que se lastimaron los labios intentando copiar a Kylie Jenner, la hermana menor del clan Kardashian que durante mucho tiempo juró que no se había hecho cirugía, sino que sus labios pomposos eran producto de maquillaje. Finalmente terminó admitiendo que se ponía ‘fillers’ o rellenos, a los 16 años.

Cirugías necesarias vs ‘caprichos’

Dr Miller explicó que no está mal que las chicas quieran cirugías, ya que algunas realmente son necesarias o recomendables: por ejemplo las cirugías correctivas como darle mejor forma a las orejas, remover vello facial y otros tipos de retoques que realmente tienen un alto impacto en la autoestima de las chicas y que se pueden hacer a esa edad.

Pero el médico coincidió con las advertencias de la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos, que asegura que no todas las adolescentes que buscan la cirugía plástica están una edad física o emocional para hacérsela.

Los adolescentes deben demostrar la madurez emocional y la comprensión de las limitaciones de la cirugía plástica. Además deben tener la madurez física para someterse a una cirugía, es decir hay partes del cuerpo que siguen cambiando con la edad y eso significa que aún están muy pequeñas para la cirugía.

“Hay que ser cautelosos y preguntarles a las hijas exactamente por qué quieren cirugías. No puede ser un capricho o el camino más fácil para cambiar algo que no les gusta. Hay que ser cautelosos con las adolescentes ya que su cuerpo aún está en crecimiento”, advirtió el Dr Miller

Qué deben y pueden hacer los padres

El Dr Miller explicó que es muy importante que los padres se involucren en la decisión de su hija adolescente de hacerse cirugía o que sepan cómo convencerla de que ahora no es el momento o la edad apropiada. “En primer lugar hablar con la hija para saber por qué quiere la cirugía, si es porque se burlan de ella, porque le causa dolor, etc. Saber si la edad es la ideal para ese tipo de cirugía. Algo que también es fundamental es tomarse el tiempo para buscar médicos con experiencia, hacer investigación sobre el hospital, el staff, el postoperatorio”, añadió.

“Ellos (los padres) siempre pueden recomendar primero un cambio en el estilo de vida: que vayan al gimnasio, que cambien de dieta y que tomen otras medidas que no impliquen ir al quirófano desde tan jóvenes”, concluyó el Dr Miller.

RELACIONADOS:Papás y MamásAdolescentes

Más contenido de tu interés