null: nullpx
Papás y Mamás

¿Por qué no te debes comparar con otros padres?

10 Jul 2014 – 10:27 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Según los expertos, el ser humano tiene una tendencia natural de compararse con otros. Las comparaciones dentro del rol que ocupamos como padres pueden provocarnos: exigencia, ansiedad y pérdida del disfrute. ¡Es una lástima perdernos de esta gratificante tarea que ocupamos!

Creo que no hay necesidad de compararse con los demás. A la hora de comparar, prefiero hacerlo en cuanto a mí misma y mi propio progreso, mirando cómo estaba ayer y cuántas cosas he logrado hasta hoy, haciendo mi propio balance para reflexionar sobre los rumbos tomados. ¡Siempre existirá alguien mejor que uno!

Aquí comparto ideas para no compararse con otros padres:

  1. Aceptarse: Todas las personas son valiosas, diferentes y únicas. Poseen fortalezas y debilidades, en cada rol que ocupan y dentro de un contexto con circunstancias particulares. No existen los padres perfectos y el mejor ejemplo que podemos brindar a nuestros hijos, es la aceptación de nosotros mismos como personas. ¡Aceptémonos con virtudes y defectos delante de ellos!
  2. Planificaciones personales: Aquí planifica tus propias metas y objetivos basadas en lo que vos quieras alcanzar, y no caigas en compararte con los demás. Después de todo, no hay nada más lindo que trazar tu propio plan con aciertos y errores, pero haciendo tus propias conclusiones. Siendo auténtico en cada paso y escuchando lo que dicta tu interior. ¡Adelante!
  3. Focaliza en lo positivo y aplica la risa para lo negativo: Dale prioridad a tus puntos fuertes, y haz una lista de los mismos para aprovecharlos al máximo en cada ocasión que puedas. Aplica el buen humor para nombrar tus debilidades delante de los demás. ¿Quién no las tiene? Permitirnos reírnos de nosotros mismos, es la mejor virtud para salir adelante.
  1. Humildad: Reconoce tus propias limitaciones y acepta las fortalezas de los demás, sin caer en la comparación.
  2. Admirar a los demás: Valorar lo que te da cada persona y lo que cada una de ellas pueden enseñarte con admiración, sin necesidad de sentirte inferior. No hay nada más limitante que vivir tu propio rol de padre en función de comparar con el resto día a día. ¡Eres único!

Y tú, ¿cómo evitas comparar tus habilidades con los demás padres?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásFamilia
Publicidad