null: nullpx
Papás y Mamás

Pagarles a los niños por los quehaceres de la casa… no solamente con dinero

8 Ene 2014 – 11:44 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Cuando tenía como 10 años, me senté a la mesa de la cocina con mi mamá y mi tía, quien era el árbitro para una unión prominente, para negociar un contrato sobre la ayuda con los quehaceres de la casa. Después de años de ganarme dos dólares a la semana por un número indeterminado de quehaceres, ya era tiempo de renegociar el contrato. Los quehaceres eran específicos, estaban perfectamente detallados, y me fui de la mesa de negociación ganando más de $20 al mes. Unos pocos meses después tenía más dinero, lo cual era impensable para mí, para comprarme historietas cómicas y caramelos. Rompí el contrato, porque, ¿qué niño de 10 años no es poco precavido?

A una edad temprana en la vida de mi hija, yo utilizaba los quehaceres de la casa en lugar de castigarla. Cuando llegó el momento de hacer la transición a realizar los quehaceres como responsabilidad, yo me preguntaba si pagarle a ella era la mejor manera de motivar esa transición. Realmente nunca funcionó.  Mi hija tiene una mente empresarial. Cuando estaba en tercer o cuarto grado, ella vendía lápices, borradores, chucherías e inclusive sus propias esculturas de arcilla. Eso era mucho mejor que realizar los quehaceres. Pero, también es una persona muy empática. Si ella no hacía algo que yo le había pedido, muchas veces terminaba haciéndolo yo. Después de unos momentos, casi siempre se ofrecía para ayudar, motivada quizás por sentirse culpable o por su buena naturaleza.

Pagarles a sus hijos para que ayuden en los quehaceres de la casa puede ser una lección valiosa sobre cómo ganar dinero, pero como nosotros no vamos a “despedir” a nuestros hijos, usualmente no es efectivo. Recientemente, durante una cena oí a mi amigo Dagni y a su hija Athena discutiendo sus “puntos totales” diarios. En una conferencia, Dagni tuvo un encuentro con un padre quien, con tal de que sus hijos pararan las discusiones, implementó un sistema en el cual los hijos ganaban o perdían puntos, dependiendo de su comportamiento. Cuando Athena comenzó a pedir un Kindle Fire, Dagni, de una forma muy ingeniosa, adoptó el sistema de puntos para que su hija pudiera ganarse el regalo.

Esto, en mi opinión, es preferible que pagarles a los muchachos por ayudar con los quehaceres de la casa. Los muchachos pueden comenzar el día con una cantidad de puntos. Si los quehaceres que se les asignaron no se cumplen durante el día, se les quitan puntos. Dagni utiliza tres puntos por día, lo cual quiere decir que ella puede abarcar una gran distancia sólo con la amenaza de perder puntos.  Sin embargo, un puntaje alto le puede permitir a los padres quitarles puntos como un instructor de Hogwarts.

Los puntos también pueden ser canjeados por regalos o recompensas, lo cual es mucho mejor que el dinero para aquellos padres cuyos hijos no tienen gustos caros. Como los puntos son intangibles, no como el dinero, quitárselos todavía puede lastimar, pero no se sentirán como si sus propios padres les hubieran robado. De todas formas se trata de una herramienta de motivación. Lo más importante que los padres les pueden inculcar a sus hijos es que el beneficio real de realizar los quehaceres de la casa, es cuánto ayudan a la familia. Esto los debe mantener unidos en lugar de crear otra división.

¿Tú recompensas a tus hijos o les pagas por ayudar en los quehaceres de la casa?  ¿Cómo?

 

 

Reacciona
Comparte
Publicidad