null: nullpx
Papás y Mamás

Padres e hijos y las relaciones típicas y curiosas que observamos

20 Oct 2014 – 02:26 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Entre padres e hijos hay detalles curiosos que recordar y relaciones típicas que no pasan desapercibidas. Por ejemplo, se dice que los hijos son de las madres y las hijas de los padres, o que el primer amor de la niña es el papá y del niño es la mamá.

Tal vez a tu hija le brillan los ojos y deja todo tirado para correr a abrazar a papá cuando llega del trabajo, sólo quiere que papi le ponga los zapatos o la lleve de la mano y tu hijo no hace más que admirarte y decir lo bonita que se ve su mami y pedir que lo abraces todo el tiempo. Pero también abrazas o besas a tu pareja y tus hijos lloran y saltan para que no lo hagas o porque ellos son los que quieren hacerlo. No te preocupes por nada, son celos comunes, es algo natural. También, notas que tu hija quiere vestirse como tú y ayudarte en la cocina y tu hijo se entusiasma por ayudar a papá a cortar el césped y lavar el carro. Pues aprovecha esos momentos, disfruta y guárdalos como un tesoro en tu corazón como ellos lo están haciendo, porque los niños quieren pasar tiempo y aprender mucho de ambos padres.

Lo del primer amor no es sólo un dicho arraigado culturalmente, el juego de roles en casa en parte se mueve con esa realidad entre padres e hijos. Esto ha sido analizado desde hace mucho tiempo atrás por autores como Sigmund Freud y su concepto del “complejo de Edipo” concepto con el que pretendía explicar el funcionamiento psíquico y la estructuración de la personalidad. Freud afirmaba que las emociones y sentimientos infantiles van caracterizados por la presencia simultánea y ambivalente de deseos amorosos y hostiles hacia los progenitores. A su vez, este tema fue tratado por Carl Jung y su versión del “complejo de Electra”. Ellos no han sido los únicos y podemos encontrar cantidades de respuestas a muchas preguntas sobre el tema.

Los hijos son de los dos y el amor y cuidado debe ser compartido. Es importante que una hija crezca viendo a su padre de modelo y un hijo a su madre. En el futuro tratarán a sus parejas con todo el amor y la atención porque así aprendieron a tratarse en familia. Lo importante que debemos analizar es que debe existir una unidad en familia, que debemos aprender y compartir con ambos sexos o géneros, pues esto nos brinda la oportunidad de valorar los alcances de cada uno, los roles de cada uno, las vivencias de cada uno. La equidad, el respeto, el valor del otro que los padres enseñan a sus hijos con el ejemplo, es algo que queda arraigado en cada persona. Debe existir un balance, es lo ideal y así se mantiene la estabilidad familiar entre padres e hijos.

El padre y la madre pueden tener ciertas tareas o responsabilidades con los niños para que los hijos vean que ambos, papá y mamá los quieren y valoran. Tareas tan sencillas como hacer turnos para llevarlos a dormir, que cepillen sus dientes, organizarlos para ir al colegio o crear actividades específicas con cada uno que incluyen tareas del hogar pero también juegos y paseos.

Hay quienes dicen que quien no compartió con la madre no puede interpretar lo que necesita una mujer y quién no comparte con un buen padre no tiene un modelo a seguir. La realidad es otra, porque lamentablemente no todos los hogares cuentan o han contado con ambos padres y hay quienes crían niños que no son suyos con todo el amor y devoción posibles, pero sin importar el sexo del padre o tutor con quien vivan, basta sólo con que sea bueno, que le dedique buena calidad de tiempo y valores.

Recuerda que los niños y las niñas al crecer, van cambiando las prioridades de su vida, pero sin olvidar el primer amor verdadero: el amor de los padres. “Hijo eres y padre serás”.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásFamilia
Publicidad