null: nullpx
Papás y Mamás

¡Noooo eso es mío! Enseñar a compartir y a dar sin esperar recibir

12 Dic 2014 – 01:55 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Compartir es una habilidad social que es aprendida y es una de las más difíciles de enseñar. A medida que crecemos vamos poniéndola en práctica, pues no es algo innato en los seres humanos. El ser generosos, ayudar, el poder ofrecer a otros algo bueno de nosotros mismos, dar algo valioso que sabes que los demás necesitan mucho y lo más bonito a no esperar nada a cambio, es algo que es apreciado en la sociedad.

Todo suena hermoso, pero no es una tarea fácil y se hace más difícil cuando los niños son pequeños, porque aunque hay ocasiones en que comparten un delicioso bocado de su dulce favorito, o la merienda con su compañero en el preescolar, prestan su juguete preferido o esperan turno para jugar, no todas las veces es así y se aferran con todas sus fuerzas a gritar, patalear y defender lo que es suyo o creen que es suyo. No es que sean egoístas o no puedan hacerlo, es que todo eso hace parte de su crecimiento y es una etapa de la vida. Cuanto más pequeños, los humanos somos más impulsivos y más centrados en nosotros mismos.

¿Qué deberíamos tener en cuenta para enseñar a compartir?

  • La mejor forma de enseñar a compartir es con el ejemplo.

  • No obligues al niño.

  • No sermones, no regaños, no castigos, no criticar, no palabras negativas

  • Estimula encuentros y grupos de juego con niños de su misma edad.

  • Fomenta los juegos grupales con los hijos.

  • Ayúdale a distinguir entre las cosas que son de todos en casa o fuera de ella y sus propias cosas.

  • Asegúrate de que tengan juguetes propios (algunos se convierten en favoritos) y juguetes comunes para todos los hermanos y para prestar a los amigos.

  • Utiliza palabras para estimular y motivar a los niños a ser generosos.

  • Felicita al niño cuando comparte.

  • Habla y ayuda a que pueda expresar sus sentimientos y con palabras suaves y ejemplos podrá entender mejor.

  • Aprovechemos situaciones para enseñar a compartir—a la hora de comer que podemos partir y probar todos, cuando hay un invitado en casa y pueda prestar sus juguetes.

  • No debemos comparar a nuestros hijos con otros niños porque las habilidades sociales se desarrollan en cada persona en distintos niveles y momentos.

  • Respetemos sus cosas, pidamos permiso para tocarlas o prestarlas a otros.

  • Prestar no es lo mismo que obsequiar. Obsequiar no es lo mismo que perder.

  • Enséñales a ponerse en el lugar de los demás—en los zapatos del otro.

  • Apoya actividades de voluntariado y donaciones e involucra a tus hijos también.

Como padres debemos hacer que el valor de compartir sea agradable, divertido y genere bienestar y sonrisas. Toca hacerlo con tranquilidad, dulzura, paciencia e inteligencia, sin regaños, reproches, o peleas.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad