null: nullpx
Papás y Mamás

“¡No me dejas salir a jugar!”, explícale a tu hijo el por qué de tu decisión

17 Jun 2014 – 06:01 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Soy un padre que protege a sus hijos porque es mi responsabilidad cuidar de ellos. En ocasiones he sacrificado su diversión a favor de su seguridad. Ellos han disfrutado de muchas cosas, pero cuando yo no puedo estar presente, no les otorgo permiso para ir a piscinas o jugar en inflables, y les explico por qué.

Un día firmé un papel para no autorizar que mis hijos participaran en un día escolar de diversión con máquinas de inflables. No les dí autorización, pues los padres no estarían presentes y les expliqué los riesgos de la actividad y el por qué de mi decisión. Mis hijos se quedarían sin brincar y saltar ese día pero ellos me entendieron. Sus maestras, sin embargo, dejaron que ellos jugaran en los inflables y mi hija sufrió un golpe.

Ella no fue la única niña lesionada ese día y el incidente reafirmó la decisión que había tomado y le mostró a mis hijos los riesgos de los que les había hablado. Mis hijos han hecho rabietas cuando no se les ha dado permiso para ir a jugar fuera de la casa. Recientemente mi hija lloraba a gritos y reclamaba que su mamá no la dejaba salir a jugar. Mamá dejó que la niña descargara toda su frustración y su coraje con su rabieta. Al rato se acercó a ella, le pidió que fuera a sus brazos y la abrazó para explicarle su decisión. En sus brazos le dijo que la amaba, que amarla significaba cuidarla y protegerla. Le explicó los peligros de lo que la niña quería salir a hacer y que si le pasaba algo, yo no estaba en la casa para poder ayudarla, además, ese día no había un auto por si había que salir a atender una emergencia. Mamá continuó asegurándole que si no la dejaba brincar en el trampolín de una vecina junto a otras cuatro amigas mayores que ella, no era por un capricho, sino para evitar que ella tuviera un accidente, en un momento donde mamá estaba sola y no había un vehículo para salir del hogar. “Te amo y mi labor es protegerte, otro día podrás ir, a lo mejor tú no me entiendas ahora, pero mamá quiere lo mejor para ti y en este momento es mejor que te quedes en casa con tu mamá, voy a jugar contigo”. Mi hija se tranquilizó inmediatamente y le dijo a su madre que quería tenerla siempre a su lado. El episodio demuestra que tenemos que ser claros con nuestros hijos, expresarles con amor por qué no los dejamos salir a jugar y decirles que mientras ellos sean niños, nosotros somos quienes velamos por su bienestar. No deseamos inculcarles que sean miedosos o que no se atrevan a hacer cosas, sólo queremos confrontarlos con las situaciones y enseñarles a pensar y decidir lo mejor. Soy feliz de ser papá.

¿Te identificas con esta historia?

Reacciona
Comparte
Publicidad