null: nullpx
Papás y Mamás

Niños pequeños en la iglesia: tips para pasar momentos tranquilos en familia

3 Mar 2014 – 06:36 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Llevar a nuestros hijos a la iglesia se convierte en un acto significativo que queda en la memoria familiar. La decisión es personal. Llevar a un bebé a sitios públicos, supermercado, restaurantes y eventos, depende de cada quien. Algunos padres deciden esperar varias semanas o meses, otros queremos presentar al nuevo miembro y compartir con nuestros amigos y conocidos en la que consideramos una casa espiritual.

Aunque no lo parezca, es más fácil mantener calmados a los más pequeños. Cuando ya hablan, los niños quieren cantar, gritar para que los oigan, jugar, llevar su juguete más ruidoso, saludar, entre otras actividades. Y si ya caminan, quieren irse a la silla del vecino, correr, subirse al púlpito, cantar en el coro y hacer lo que menos te imaginas que se les pueda ocurrir.

Ir a la iglesia con los hijos es agradable si lo manejas bien, pues la mayoría de lugares tienen guardería hasta los 4 años y clases para los más grandes. Si prefieren estar todos juntos o no hay quien cuide al bebé, deben ir preparados para que sea una buena experiencia para todos.

1. Si tienes una silla del carro que puedes adaptar al coche de tu bebé, mucho mejor. Si va dormido, no toca despertarlo para re-acomodarlo en algún otro lugar y simplemente te desplazas con él hasta el lugar de reunión. Si no es así, simplemente acomódalo de tal forma que pueda estar reposando y mantenerse tranquilo y abrigado.

2. Siéntate en sillas y espacios cerca de los pasillos y lo más cercano posible a una puerta. No sabes en qué momento toca salir.

3. Ten siempre a la mano su alimento si le estás dando biberón con leche de fórmula. Si se le da leche materna, la mamá debe estar preparada para salir y atender al pequeño apenas lo necesite.

4. Llévale un juguete suave, que pueda agarrar, que sea colorido y le pueda entretener. Aunque los bebés se distraen más con aquellos que tienen sonido, no es buena idea llevarlos a una congregación.

5. No olvides tener una manta o frazada extra. Hay que vestirlos cómodos y abrigarlos lo suficiente, pues hay lugares que pueden ser más fríos y si un bebé no se siente cómodo, lo hará saber.

Espero te sirvan estos cinco tips que me funcionaron muy bien cuando llevaba a mi hija pequeña a la iglesia y me permitieron disfrutar de momentos agradables con toda la familia.

¿Tienes alguna otra recomendación? Compártela con nosotros.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad