null: nullpx
Papás y Mamás

Niña de cuatro años ‘adopta’ a anciano y su historia derrite el corazón de miles

La noticia perfecta para mejorar tu día. La inusual amistad entre una nena de cuatro años y un señor de 82 tiene enternecidas a las redes sociales .
26 Oct 2016 – 04:50 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

A veces hablar con extraños no es del todo negativo. Esto es lo que parece decirnos la pequeña Norah, el día que cumplió cuatro años, cuando se le acercó a un adulto mayor en un supermercado para pedirle una foto con él.

A su madre, Tara de Tara Wood, Writer, no le pareció tan raro el comportamiento de su hija. Justo el día anterior habían estado conversando sobre los adultos mayores y Norah había mencionado que los adultos mayores eran sus “favoritos porque caminan lento como yo y tienen piel suave como yo y se van a morir pronto y yo los voy a amar toditos antes de que se mueran”.

El señor al que Norah le pidió una foto se llama Dan Peterson y Norah y su familia lo bautizaron como Sr. Dan. Antes de pedirle una foto, Norah lo saludó a la distancia, “Hola persona viejita, hoy es mi cumpleaños”. Lejos de sentirse ofendido u ofuscado el Sr. Dan saludó a Norah cariñosamente y accedió a tomarse una foto con ella cuando se lo pidió.

Tara le agradeció al Sr. Dan la atención a su hija y no se esperaba la contestación que recibió. El Sr. Dan le dijo que había sido su mejor día en muchísimo tiempo gracias a la atención que le brindó Norah. Al regresar a casa Tara compartió esta experiencia en su blog en Facebook. Al día siguiente se encontró con la noticia de que una de sus conocidas sabía quién era el Sr. Dan y le agradecía el gesto porque el señor se había quedado viudo recientemente. Probablemente, necesitaba un poco de cariño y atención.

Norah inmediatamente le agarró un cariño enorme al Sr. Dan, y el mismo es recíproco.

Norah enmarcó la foto de ambos en el supermercado y pidió ir a visitar al Sr. Dan para entregársela. Por medio de Facebook, Tara encontró la dirección del Sr. Dan y acordaron una fecha para la visita. Al llegar, Norah y Tara se encontraron con que el Sr. Dan estaba en ropa de vestir, con un nuevo corte de pelo y esperándolas ansiosamente. Había dispuesto una mesita de niños con crayones para que Norah pudiera jugar y pintar. Norah, feliz, decidió hacer un montón de dibujos para que el Sr. Dan pudiera colgarlos en su refrigerador y conversaron y jugaron durante dos horas y media. Al salir de la primera de sus muchas visitas, el Sr. Dan le entregó a Norah una rosa de su jardín.

Cuenta Tara que Norah siempre está pendiente del Sr. Dan y de lo que pudiera querer o necesitar. En otra de sus visitas, Norah le llevó al Sr. Dan un perrito de peluche para que no se sienta solo y el día de su cumpleaños Norah lo fue a visitar con globos y cupcakes para celebrar con él.

La amistad que nació entre Norah de cuatro años y el Sr. Dan, de 82, es enternecedora. Dan Peterson pensó que el pasado marzo, cuando falleció su esposa Mary, se había quedado solo en el mundo. Con el corazón roto, había dejado de dormir ininterrumpidamente desde la partida de Mary. Luego de conocer a Norah, Dan duerme tranquilamente. Siente que ella lo ha ayudado a sanar y llenar ese vacío interior.

Hay que tomar en cuenta que uno de los mayores factores de riesgo para la salud de adultos mayores es la soledad y el aislamiento social que pueden llegar a sufrir a medida que sus compañeros de vida son cada vez menos. Por ello y en base a la preocupación y cariño que le tiene Norah al Sr. Dan, ella y su madre se han comprometido a visitar al Sr. Dan todas las semanas.

La amistad entre la niña y el adulto es tan estrecha que la familia Wood lo han invitado a pasar el Día de Acción de Gracias en familia. Es así como la ocurrencia de una niña de cuatro años le cambió la vida a Dan Peterson, y la llenó de sonrisas y abrazos pegajosos.


Reacciona
Comparte
Publicidad