null: nullpx
Papás y Mamás

Misterios de la mente humana: ¿qué debemos conocer sobre el cerebro de nuestros niños?

30 Abr 2014 – 05:29 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

A pesar de los centenares de libros, artículos y menciones en discursos que podamos encontrar sobre el cerebro humano y los grandes misterios de la mente humana, nuestra máquina por excelencia, dotada de giros y surcos es un gran tesoro por descubrir. Debemos informarnos sobre todas aquellas virtudes y fortalezas asociadas a nuestro encéfalo o cerebro, para aplicarlas en la crianza efectiva y actualizada de nuestros niños y adolescentes.

A continuación, te presentamos algunos puntos importantes que debe conocer todo padre actual:

1. El por ciento de utilización de nuestros cerebros: ¿Cuántos hemos escuchado que, únicamente utilizamos un diez por ciento de nuestro cerebro? Aclaremos, de una vez, uno de los misterios de la mente humana y del funcionamiento del cerebro es que nuestro cerebro, en condiciones normales, actúa de forma óptima. No debemos confundir la potencialidad de nuestra mente con el funcionamiento del cerebro. Nuestros encéfalos trabajan de forma ardua, son increíbles en sus funciones diversas, en la rapidez en que las ejecutan y realizan tareas de forma simultánea.

2. Plasticidad: Uno de los términos que jamás olvido de mis años de estudio de la neurociencia es “plasticidad”. Precisamente, por los nuevos hallazgos en torno a esta gran habilidad del encéfalo en el desarrollo de nuevas destrezas, yo auguro que será el metal preciado del futuro. El término “plasticidad” se refiere a la capacidad de crear nuevas conexiones en lugares determinados, algunos de poca actividad, lo que permite el dominio de ciertas tareas, incluso nuevas. Por lo tanto, más que hablar de número de neuronas, refiriéndonos por “neuronas” a las células del cerebro, como equivalente a inteligencia o al desarrollo de múltiples habilidades, hablamos de un aumento del número de conexiones de neuronas acumuladas en ciertas áreas (ejemplo: la corteza cerebral) para propiciar estos cambios denominados, “conexiones sinápticas”. Por lo tanto, Einstein seguramente tenía una gran cantidad de conexiones neuronales en las áreas concernientes al pensamiento lógico-matemático, así como Picasso en las áreas concernientes a la sensibilidad típica del artista y su dominio del arte.

3. Los niños son pequeños adultos: Si bien es cierto que los niños de esta generación, tal como yo indico en mi libro Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo (Orama, 2014), pareciera que vienen con un cableado distinto al de nuestras generaciones anteriores (observen sus capacidades en el uso de la tecnología a corta edad), su cerebro o encéfalo no corresponde al de un adulto en su totalidad. Incluso las áreas concernientes al pensamiento abstracto se terminan de desarrollar en la adolescencia tardía, bajo ciertos procesos de protección (mielinización). Este proceso finaliza cercano a los veinticinco años, precisamente en las áreas concernientes a las funciones ejecutivas y el pensamiento abstracto (típico de un adulto). Por lo tanto, resulta congruente que el uso de bebidas alcohólicas, la acción de manejar y otro tipo de decisiones (ejemplo: ser padres) no correspondan a la tarea de un cerebro de un niño (menores de 21 años).

4. ¿Lado derecho o lado izquierdo? A pesar de haber escuchado por tantos años que el lado izquierdo del cerebro se asocia al área del pensamiento lógico-matemático y el derecho a la sensibilidad en las artes y a la creatividad, la realidad es que nuestro cerebro está formado por dos hemisferios, conectados por una estructura denominada como “cuerpo calloso”. Más allá de promover la dominancia hemisférica bajo el binomio hemisferio izquierdo-hemisferio derecho, la nueva educación se dirige hacia el desarrollo de múltiples habilidades, al observar el encéfalo como un todo. Esto lo propuse en mi marco teórico sobre creatividad, neurociencia y virtualidad que inicié en el año 2000 y coincide, varios años después, con las tendencias de la nueva educación fundamentada en los hallazgos recientes del cerebro y promulgada por el gobierno de los Estados Unidos, así como en el nuevo plan de integrar las artes a los proyectos de educación que solamente se centraban en las matemáticas y las ciencias. Por lo tanto, no somos únicamente un solo lado del cerebro.

5. Comunicación entre las neuronas: Otro de los grandes misterios del cerebro es que sus células, denominadas neuronas, se comunican entre sí, sin tocarse. Precisamente, allí es donde ocurre la magia—cuando existen ciertas condiciones mentales o cuando se requiere iniciar o finalizar una tarea, a través de un mágico baile entre químicos y receptores se van orquestando las melodías del cerebro, tales como cantar, correr, deletrear, bailar o incluso, ser feliz.

Te invito a ser un experto en las distintas estructuras del cerebro y crear un sistema de preguntas y respuestas con tus hijos, para que conozcan el hechizo peculiar de este órgano que, indudablemente, será su fiel acompañante a lo largo de su trayectoria educativa y laboral.

Luego de revisar nuestras creencias sobre el cerebro, mis queridos padres, ¿estamos listos para seguir descubriendo todos los misterios mentales de nuestros niños?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad