null: nullpx
Papás y Mamás

Mi hijo bilingüe: cómo lograr que hable dos idiomas

1 Ene 2015 – 01:01 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Tener un hijo bilingüe es el sueño de muchos padres latinos en Estados Unidos, pues quieren que sus hijos se críen y sean bilingües. Digo de la mayoría, porque no todos lo ven necesario. Les enseñan sobre cultura, comida, música, modos de ver el mundo, pero no se les habla español en casa o se les da la posibilidad de hablar este idioma.

Una amiga muy querida, me dijo que el bilingüismo es un regalo de los padres que los hijos agradecen como 20 años más tarde y ella lo dice por experiencia. Ella hablaba español y su esposo francés con los niños, en el parque escuchaban suizo-Alemán, en el colegio aprendieron alemán, al ir creciendo aprendieron inglés (no les costó mucho trabajo) y ahora que ya han crecido, han aprendido hasta japonés o checo. No está de más decir que admiro su esfuerzo y la recompensa que tiene es invaluable.

Definitivamente lo que garantizará que tengas un hijo bilingüe es que puedas enseñar el otro idioma en casa. O sea, español si vives en Estados Unidos donde el idioma oficial es el inglés. Enseñar en casa no tiene que ser con métodos específicos, tablero y libros apropiados. Si los tienes sería maravilloso, pero se trata de hablar y comprender con los hijos en ese otro idioma.

Hablar con los niños en tu idioma es un ejercicio que exige mucha energía y mucho compromiso—muchísimo, diría yo. Por ejemplo, en una conversación normal, los niños intentan contestar en el idioma que manejan mejor (a menudo el idioma de sus amigos o compañeros de escuela). Lo difícil es que aunque se haya comprendido la respuesta, debe pedirse al niño que conteste en el idioma en el que se le habla. Va a haber interrupciones, no va a ser tan fluida la comunicación, pero se verán resultados.

Para que la relación entre los padres e hijos sea clara, se deben poder expresar los sentimientos de forma natural, sin esfuerzos por encontrar las palabras precisas para expresarse. Recuerda que se necesita practicar a diario y que no se puede estar cambiando el idioma como cambiar de camisa. Por ejemplo, un día hablar español y al otro inglés o dejar de hablar por un tiempo y luego volver a hablar español. Así no se podría, porque la clave es la constancia.

Como consejos prácticos, ya sabes, nada de confusiones. Usa todos los recursos y opciones que tengas a la mano, lleva a tus hijos por lo menos una vez al año de vacaciones a sitios donde puedan practicar el idioma , conocer amigos y hacer actividades que les interesen. Utiliza mucha música, canciones, juegos, cuentos, actividades, dibujos animados en ambos idiomas, y sobre todo tu mejor herramienta es hacer todo con mucho amor para tu hijo bilingüe.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad