Los niños y sus perros: amor y responsabilidad

Las familias con perro siempre tienen muchas anécdotas que contar, a medida que pasan los años los recuerdos y aventuras son innumerables. Es indiscutible que las mascotas traen alegría al hogar y  proporcionan compañía. Pero también hay que tener en cuenta que generan responsabilidades y gastos. Entre otras ventajas, tener un perro en casa puede ayudar …
Univision
15 Sep | 8:00 AM EDT

Las familias con perro siempre tienen muchas anécdotas que contar, a medida que pasan los años los recuerdos y aventuras son innumerables. Es indiscutible que las mascotas traen alegría al hogar y  proporcionan compañía. Pero también hay que tener en cuenta que generan responsabilidades y gastos.

Entre otras ventajas, tener un perro en casa puede ayudar a que los niños puedan crear más anticuerpos y desarrollen una mejor barrera para combatir las alergias.  Los más pequeños tienen un sinnúmero de posibilidades de compartir, cuidar y aprender a amar a otro ser vivo. Y también se pueden distraer y jugar sin estar llamando la atención 100% de los padres o cuidadores.

Los perros son excelentes compañeros para los niños, los que hemos sido criados con ellos tenemos huellas  imborrables en nuestras memorias.  Los beneficios son enormes, nuestros hijos pueden aprender con ellos ciertos valores con ellos. El respeto, el cuidado a otros, el compartir, dar amor, compasión, entre otros.

Hay que tener en cuenta de que los perros son seres vivos, no juguetes que podemos reemplazar fácilmente, cambiar baterías y listo. No, no es así. No se trata de la emoción del momento, comprar el perro o adoptarlo (tal vez es la mejor opción),  conseguir juguetes, comida y a los pocos meses aburrirse y venderlo o regalarlo porque genera mucho trabajo y porque empezó a ladrar a los niños.  Si algo de eso ocurre es normal. Pues hay que enseñar tanto a los niños como a los perros ciertas normas de convivencia.

Enseñemos a los niños a:  No jalar la cola del animal ni sus orejas, no pegarle, empujarlo o gritarlo. Cuidar, proteger es tan importante como jugar con él. Hay que darles de comer a tiempo y que tengan una dieta balanceada, tenerles agua fresca permanente, sacarlos a hacer sus necesidades entre dos y tres veces al día y caminar o correr con ellos porque necesitan ejercicio también.

Otros detalles son: Es importante dejarlos solos por momentos, saber lidiar con su temperamento, llevarlos a entrenamiento si es necesario,  mantener sus vacunas, llevarlos al veterinario para sus chequeos, así como cuando están enfermos. Conseguir un seguro médico es una buena idea. Nunca está de más.

El perro debe entrenarse para: no escaparse de la casa sin humanos supervisando, no cruzar la calle solos, no estar lamiendo a las visitas o saltando o arañando apenas llega un extraño a casa, como también ladrar fuerte o intimidar. Mantener la calma cuando sea necesario y en fin ciertas normas de convivencia para ellos también. Son parte de la familia, así que tienen que cumplir las reglas de la casa.

Todo tiene un proceso y estoy segura que aunque suene por momentos difícil y tiene ventajas y desventajas, el poder lidiar con los caninos y nuestros hijos es y será una experiencia maravillosa.