La educación musical: actividades musicales en familia

La vida, la música Desde el instante en el que conocemos la noticia de que vamos a ser madres, recurrimos a la música para relajarnos porque sabemos que eso beneficiará a nuestro futuro bebé. Mientras acariciamos nuestro vientre le cantamos canciones de cuna y escuchamos música. Son los comienzos de la educación musical de nuestro …
Univision
11 Nov | 6:58 PM EST

La vida, la música

Desde el instante en el que conocemos la noticia de que vamos a ser madres, recurrimos a la música para relajarnos porque sabemos que eso beneficiará a nuestro futuro bebé. Mientras acariciamos nuestro vientre le cantamos canciones de cuna y escuchamos música. Son los comienzos de la educación musical de nuestro hijo.

Llegado el momento del nacimiento, su llanto es para nuestros oídos música celestial que sobrecoge nuestro corazón. A la vez, nuestro hijo ya es capaz de reconocer nuestra voz y aquellas notas musicales que durante la gestación le arroparon y le hicieron sentir seguro. A partir de ahora la música le acompañará durante toda su vida.

Esta fiel amiga conmoverá y emocionará su alma cada vez que recurra a ella. No le fallará. Y le hará sentir, soñar, imaginar, pensar, reír, llorar, cantar, bailar…


La importancia de la educación musical infantil

La educación musical aporta múltiples beneficios a nuestros hijos porque estimula su desarrollo intelectual y físico; favorece la expresión de sus sentimientos y emociones; consolida su autoestima positiva; propicia su relación con los demás y su inmersión en los acontecimientos culturales en los que la música es un medio de expresión (fiestas de carnaval, navideñas, etcétera) y desarrolla su sensibilidad y creatividad artística.

De ahí la importancia de fomentar desde la escuela y la familia una educación musical precoz (aunque sea informal) para estimular el aprendizaje de nuestros hijos/as de una manera lúdica.


Actividades musicales divertidas

  • Recordar y cantar canciones de cuna o populares a nuestros hijos
  • Montar un espacio musical en nuestro hogar con todos los CD musicales preferidos de la familia
  • Organizar una orquesta casera empleando objetos de uso cotidiano como cazos, ollas, cucharas…
  • Crear música con el cuerpo. Como decía el musicólogo Adolfo Salazar: “La música comienza en el momento en que el hombre se descubre a sí mismo como instrumento de música”. Podemos hacer música a través de los sonidos que producimos rítmicamente con nuestros pies, manos, voz…
  • Acudir a un karaoke para cantar en familia nuestras canciones preferidas
  • Fabricar instrumentos musicales con material de reciclado (palo de lluvia, guitarra, maracas…)
  • Adivinar los instrumentos musicales que se tocan en una canción e identificar a qué grupo instrumental pertenecen (de percusión, viento o cuerda)
  • Asociar una canción o melodía con su cantante o compositor
  • Asistir a musicales, conciertos, recitales, audiciones y museos relacionados con la música
  • Inventar letras de canciones para una melodía
  • Inventar un baile para una canción
  • Cambiar la letra de una canción conocida para que adivinen el gazapo
  • Juego de las sillas: Organizamos un corro de sillas (si por ejemplo participamos 10, solamente se colocarán 9 sillas) y al son de la música desfilamos danzando alrededor. Cuando se detenga la música rápidamente nos hemos de sentar. Queda fuera del juego quien se ha quedado de pie.
  • Hacer una sesión de relajación con música les ayudará a tomar conciencia del propio cuerpo y de sus emociones contribuyendo a liberar tensiones.
  • Actividad “Pintamos emociones que nos sugiere la música”. Consiste en crear sobre una gran pieza de tela o papel de mural una obra de arte empleando colores que asociamos a las emociones que nos produce una determinada melodía (el rojo puede sugerirnos pasión o ira, el blanco paz interior…).
  • Inventar un cuento a partir de una canción
  • Imitar a cantantes favoritos
  • Conocer instrumentos musicales y canciones de otras culturas
  • Apuntar a nuestros hijos en un conservatorio para que desarrollen su sensibilidad artística musical (a través del canto y/o aprendiendo a tocar el instrumento musical que más les guste)
  • Realizar audiciones de sonidos de ambiente para su discriminación (sonidos que podemos escuchar en una calle, el bosque, en casa, etcétera). Esto estimula su percepción auditiva y la escucha activa.

Otras posibilidades educativas de la música:

  • La música como técnica de estudio. Para memorizar determinados contenidos, nuestros hijos pueden hacerlo cantando los contenidos con la entonación de su canción preferida.
  • La música como recurso para aprender un idioma. Escuchando las canciones y leyendo sus letras, podemos aprender un nuevo idioma. Nos ayudará a ampliar nuestro vocabulario y pronunciar correctamente mientras nos divertimos.


Está claro que la música es importante en la educación y desarrollo de nuestros hijos. Es nuestro deber como padres inculcar en nuestros pequeños el respeto incondicional hacia el arte y cultura musical, sus obras y sus creadores (músicos, compositores, intérpretes) independientemente de su estilo (pop, rock, clásico…).

Desde edades tempranas los niños deben concienciarse de la importancia y la necesidad de proteger los derechos de propiedad intelectual de los artistas, evitando y denunciando a toda costa la piratería y respetando a todos aquellos artistas, famosos o no, que con su música alimentan nuestra alma.


Y tú, ¿de qué manera fomentas la educación musical en tus hijos? Agradecemos que compartas tus experiencias con nosotros.