La alimentación saludable: un reto diario

Como madre me preocupo por el bienestar integral de mi familia. En el caso de la alimentación saludable, he buscado opciones como la de consumir más vegetales, frutas, carnes magras (cuando consumimos carne) y tomar más agua en lugar de sodas. Me he vuelto experta en leer etiquetas de los alimentos (muchas veces no se …
Univision
5 Dic | 2:10 PM EST

Como madre me preocupo por el bienestar integral de mi familia. En el caso de la alimentación saludable, he buscado opciones como la de consumir más vegetales, frutas, carnes magras (cuando consumimos carne) y tomar más agua en lugar de sodas.

Me he vuelto experta en leer etiquetas de los alimentos (muchas veces no se entienden bien los componentes ni las cantidades), pero trato de hacer que lo que comamos en casa y fuera de ella sea de la mejor calidad posible. Además, busco recetas que sean ricas y nutritivas, pregunto y me fijo en los detalles para lograr mi meta.

Como latina, consigo en las tiendas aquellos tipos de productos de nuestra preferencia para no estar consumiendo papas, pollo frito, pizza y soda, ya que es lo que ofrecen los restaurantes en su mayoría. Aunque siempre se puede preguntar por las sugerencias que contienen menos calorías. Y ni qué decir de la alta variedad de postres, galletas y golosinas justo a bajo precio en el supermercado. Claro está, eso no quiere decir que no las comamos, pero lo hacemos con moderación.

Entre otras ideas de alimentación saludable, podemos pensar en alimentos asados, horneados, hervidos o elaborados con ingredientes orgánicos. A mí me gusta mantener frutas como opciones de meriendas y tener la alternativa de usarlas en jugos (papaya, mango, mora, guayaba, entre otros) hechos en casa que podemos congelar y usar después. Y, ¿por qué no? también postres. Tratamos de consumir los vegetales frescos en ensaladas o al vapor usando aderezos sencillos con recetas basadas en ingredientes que se pueden encontrar fácilmente. También es importante consumir las carnes asadas, a la parrilla en lugar de usar aceites para cocinarlos, revisar que no tengan demasiada grasa, que el pollo esté sin piel y añadir pescados de mar o que sean fuente de ácidos grasos esenciales. Evitar las frituras y si nos provoca, comerlas de vez en cuando o usar poco aceite.

Si los padres no nos fijamos en variar la comida y ofrecer opciones de alimentación saludable (nutritivas y deliciosas), se puede crear un choque cultural en el que los hijos no quieran comer algo diferente a lo que están acostumbrados. O en su defecto, que sería aún peor, sólo quieran comer salchichas, postres, helados y sodas

Es importante que no olvidemos que sólo a través del ejemplo enseñamos a nuestros hijos buenos hábitos.