Juegos de niños: la importancia de las actividades estructuradas y no estructuradas

Antes de tener hijos, no le daba mucha importancia a los juegos infantiles, por lo tanto estoy seguro de que desconocía el valor de los mismos. Pero mis dos hijos de 5 años me han enseñado la importancia de los juegos entre niños, ya sean estructurados o no estructurados, cuando observo cómo aprenden, se relacionan …
Univision
27 Nov | 3:33 PM EST

Antes de tener hijos, no le daba mucha importancia a los juegos infantiles, por lo tanto estoy seguro de que desconocía el valor de los mismos. Pero mis dos hijos de 5 años me han enseñado la importancia de los juegos entre niños, ya sean estructurados o no estructurados, cuando observo cómo aprenden, se relacionan y el mundo les hace sentido, un Lego y una vía de ferrocarril, cada uno en su tiempo.

Lo bueno de tener gemelos es que les puedes decir, “vayan a jugar”.  Pero jugar con ellos me permite animarlos a probar cosas nuevas, escoger actividades que sean educativas, pero, al mismo tiempo, divertidas y observar cómo se inclinan, de manera natural, hacia las cosas que les gustan. Además, es muy divertido para mí actuar también como un niño.

Una de las cosas favoritas que nos gusta compartir es crear música, o en este caso “música”, ya que, probablemente, sean sonidos que solamente a un padre le puedan gustar. Pero en medio de nuestros ruidos alegres, ya estoy viendo un talento natural emergiendo, y esto me hace pensar que debemos comenzar a tomar clases de música. A ellos también les gusta armar cosas, lo cual es bueno para sus habilidades motoras y su razonamiento espacial. No estoy seguro de cómo el hecho de echar abajo las estructuras les pueda enseñar algo, ¡pero lo disfrutan por igual! Quizás en un futuro, mis hijos sean arquitectos—o mi propia cuadrilla de demolición. De cualquier manera, estoy contento de darles muchísimos bloques para jugar y así mantener sus manos y su imaginación ocupadas. 

Trato de encontrar tiempo para compartirlo con ellos, aunque sólo sea para que tengan un esparcimiento sin estructura y corran libremente todos los días. A ellos les encanta, y el bono que recibo es una gran probabilidad de que estén cansados a la hora de dormir. El área de jugar en el parque es, verdaderamente, el lugar que los hace felices. Ver a mis hijos correr como hombrecitos locos me causa mucha risa. Además, este juego no estructurado tiene un valor educativo. Es interesante observar las interacciones sociales. Ya sea esperando su turno para usar el tobogán o negociar pacíficamente cuando se crean escaramuzas en el área de los columpios—esas interacciones son saludables para ellos. Tengo que admitir que es difícil para mí no saltar inmediatamente para servir de mediador, pero me he dado cuenta que ahora que son mayorcitos, si no intervengo, los niños usualmente encuentran la forma de ponerse de acuerdo. Por lo tanto, el parque no sólo es bueno para hacer ejercicios físicos, tan necesario para su crecimiento, sino, también, es una buena manera de amoldar su carácter.

¿Cuáles son las actividades estructuradas o no estructuradas que tú y tus hijos disfrutan más? ¿Cómo se están beneficiando tus hijos de una actividad que no solamente sea “juegos infantiles”?