¿Irás a visitar a nueva mamá? 10 cosas que NO debes hacer

  Creo que toda madre recuerda perfectamente el día en que nació su hijo. En mi caso, recuerdo con suma exactitud qué hacía cuando se iniciaron las contracciones, la urgida salida hacia el hospital, el clima, la ansiedad, la sala de parto, la amena conversación que mi doctora tenia con los enfermeros sobre la saga …
Univision
14 Jul | 11:31 AM EDT


 
Creo que toda madre recuerda perfectamente el día en que nació su hijo. En mi caso, recuerdo con suma exactitud qué hacía cuando se iniciaron las contracciones, la urgida salida hacia el hospital, el clima, la ansiedad, la sala de parto, la amena conversación que mi doctora tenia con los enfermeros sobre la saga “Los juegos del hambre” mientras me hacían la cesárea y, finalmente, el más mágico de los encuentros: el momento en que el mismo tiempo se detuvo cuando conocí la mirada de mis hijos y pude tenerlos en brazos.

Sin embargo, una nueva mamá vive -tras semejante acontecimiento- una situación que no le es para nada sencilla. Está cansada, dolorida, maravillada, temerosa…ha llegado a su vida una personita que lo pide todo ella y mamá está con las hormonas revolucionadas. Quiere estar con su hijo, con su esposo, descansar, amamantar tranquila y, en el medio, están las visitas. Siempre bien intencionadas claro, pero, muchas veces, inoportunas. Por eso, si estás por visitar a una nueva mamá, ten en cuenta estas 10 cosas que debes evitar hacer. Las visitas pos parto son bienvenidas por los nuevos padres siempre y cuando sigan unas simples normas básicas.

  1. No caigas sin avisar. Puede que justo la nueva mamá encontró un ratito para una siesta o puede también que simplemente no esté de ánimos para visitas: la casa es un caos, la heladera está vacía, no hubo tiempo para un baño y el bebé tiene gases. Por eso, mejor llama antes de cualquier visita y, si te dan a entender que ahora no es un buen momento, entiéndelo, respétalo y no te enfades.
  2. No preguntes “¿por qué llora?”. Si supiera seguramente no estaría llorando.
  3. Evita comentarios sobre el físico de la mamá: “Todavía estas hinchada”, “Mira como te quedaron los pechos”, “Te ha quedado ‘pancita”. Piensa que nada sumas con esas palabras y que en realidad con la llegada del bebé lo estético es lo menos importante.
  4. No preguntes “Y ahora, cuándo encargan el segundo?. Acaba de nacer ese bebe (ese por el que venías reclamando con preguntas del tipo “¿para cuándo piensas encargar”? Pareciera ser a veces que se demanda demasiado. Antes de casarte te apuran para que lo hagas; te casas y al día siguiente comienzan a pedir un hijo; tienes un hijo y preguntan por el segundo y así. ¡Basta!
  5. No opines mucho sobre la lactancia. Si la mamá está intentando darle el pecho a su bebé, lo mejor que puedes hacer es apoyarla. No hagas comentarios del tipo “Tiene hambre, no le das suficiente leche, mejor dale el biberón”.
  6. No llegues con las manos vacías. Una nueva mamá tiene demasiado con levantarse cada tres horas en la noche, con alimentar al bebe, bañarlo y etc., etc., etc. (la lista es interminable) como para procurar que en la heladera hayan refrescos y tentempiés para las visitas. Por eso, cuando vayas a visitarla, llámala antes y pregúntale qué necesita del supermercado. Serás de gran ayuda.
  7. No hagas ruido. Puede que haya costado muchísimo dormir al bebé por lo que imagínate si lo despiertas con el toque del timbre o con una llamada que te ha entrado al celular. Anúnciate con suavidad, pon el celular en vibrador y cuándo el bebé duerma, habla bajo. Incluso puedes sugerirle a la mamá que aproveche a dormir ella también.
  8. No tomes muchas fotos. Después de parir, una nueva mamá está lejos de sentirse fotogénica. Es entendible que las visitas quieran tomar fotos con el bebé y los padres pero hazlo siempre con el consentimiento de ellos, cuando no estén haciendo otra cosa y -si las vas a subir a las redes sociales- pregunta antes.
  9. No te cruces de brazos. Cualquier tipo de ayuda es bienvenida cuando hay un nuevo bebé en casa. Siempre puedes dar una mano en algo. Si hay hermanitos mayores, puedes jugar con ellos, si la mesa aún está servida puedes levantarla…cualquier cosa es un mimo para la nueva mamá.

10. No te quedes todo el día. Salvo que te lo pidan (porque realmente eres una ayuda), intenta que la visita sea breve para que después la nueva familia pueda estar tranquila para re-acoplarse y re-conocerse.

Muchas veces la familia y los amigos, en su afán de ser partícipes de la llegada del bebé se olvidan de lo que los nuevos padres -y el bebé- realmente necesitan: paz, calma y tiempo. Tener un hijo demanda mucho -física y mentalmente- por lo que mamá, papá, bebé y -de haberlos- hermanitos, deben tener su propio espacio para conocerse, para entenderse y para comunicarse. Sabrán comprender los terceros: a veces el “vengo a ver al bebé” debe esperar.

¿Tú qué opinas de las visitas pos parto?